Empresas

Cuándo y por qué tomar complementos alimenticios

La Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición (AESAN) define a los complementos alimenticios como aquellos productos consistentes en fuentes concentradas de nutrientes que tienen como objetivo complementar la ingesta de dichos nutrientes en una dieta normal. Pero, ¿en qué consisten en general estos complementos alimenticios y cuándo debemos tomarlos?

Por lo general, los complementos alimenticios pueden ayudar a garantizar que tengamos un consumo adecuado de los nutrientes esenciales. Pero, a su vez, también pueden ayudar a reducir el riesgo de contraer enfermedades. Aunque, según los principales organismos, estos complementos no deberían reemplazar por completo la variedad de alimentos que son importantes dentro de una dieta saludable.

En el mercado actual, y tal y como podemos ver en este enlace, hay complementos alimenticios de todo tipo. Las formas más consumidas son las cápsulas y los comprimidos y están dirigidas para personas de cualquier edad, con buena salud, y que por alguna razón quieren complementar los nutrientes que ya reciben en su dieta.

Cuándo y cómo tomar un complemento alimenticio

Los complementos alimenticios están pensados para estados carenciales puntuales en los que debemos encontrar el equilibrio saludable. Especialmente en aquellas situaciones en las que nuestro organismo no recibe la dosis necesaria de uno o más nutrientes para su correcto funcionamiento.

Por esta razón, es muy importante saber escoger cuál es el suplemento más adecuado acorde a nuestra dieta y cuándo debemos tomarlo. Acertando en las decisiones anteriores lograremos aprovechar al máximo las cualidades y beneficios del complemento, sin que haya nada en el entorno que pueda minimizar sus efectos.

Lo más recomendable y habitual será repartir las tomas del complemento a lo largo del día. De esta manera, el organismo podrá recibir un suministro constante de los nutrientes con los que cuente el suplemento para así absorberlos mejor.

No obstante, hay que recordar que no solo basta con tomar únicamente el complemento en sí para paliar una carencia nutricional. Junto a las tomas, se hace necesario llevar un estilo de vida saludable y cambiar una serie de hábitos en nuestra rutina diaria para que la ingesta resulte mucho más efectiva.

Para que no haya ningún tipo de duda, hay que seguir siempre las recomendaciones que sobre su consumo nos dará el fabricante en la etiqueta del envase. Sobre todo porque es muy probable que el complemento pueda tener efectos secundarios. Además, la respuesta a un mismo complemento alimenticio puede ser muy diferente entre las personas.

Los complementos alimenticios en el deporte

La dieta de los deportistas no siempre es todo lo adecuada que uno quisiera. Sobre todo cuando la elección de los alimentos no resulta la más idónea para las exigencias especiales que tiene cualquier entrenamiento o competición. Esto provoca que muchos deportistas tengan que acudir a los complementos alimenticios para suplir estas carencias.

En el mundo del deporte, es muy importante que el deportista reconozca en el etiquetado del producto los nutrientes que le aportará el complemento alimenticio. La clave está en asegurarnos que la ingesta de dicho suplemento va a cubrir la demanda que tiene el organismo para la mejora del rendimiento.

Al mismo tiempo, hay que valorar que el complemento tenga realmente ventajas sobre el alimento convencional. Porque hay que tener en cuenta que la mejora en el rendimiento deportivo no dependerá exclusivamente de dicho complemento, sino de que lo acompañemos con una alimentación adecuada, un buen entrenamiento, un óptimo descanso, etc.

Los complementos alimenticios para deportistas de alto nivel

Por su parte, en deportistas de alto nivel los complementos alimenticios deben cumplir 3 características fundamentales:

  • Ser adecuados para cubrir las necesidades nutricionales del deportista
  • Ser seguros en aspectos relacionados con la salud
  • No contener sustancias que puedan dar positivo en controles antidopaje

En este ámbito, hay que saber escoger muy bien el suplemento alimenticio más adecuado, ya que cada nutriente tiene una repercusión diferente en el organismo:

  • Las proteínas o la creatina son ideales para la protección de los músculos y para acelerar la recuperación del estado muscular
  • La glutamina ayuda a reparar las fibras musculares dañadas durante el entrenamiento deportivo
  • El colágeno es uno de los principales componentes que conforman los cartílagos
  • La cafeína disminuye la sensación de cansancio, por lo que permite alargar el entrenamiento
  • El ginseng mejora el rendimiento físico al subir los niveles de energía
  • La guaraná aumenta la resistencia del organismo al cansancio, mejora la recuperación y reduce las agujetas al evitar la acumulación de ácido láctico en los músculos

En resumen, los complementos alimenticios son preparados que suelen llevar vitaminas, minerales y otros nutrientes necesarios que son difíciles de adquirir si no llevamos una dieta equilibrada. Por lo general, se utilizan en casos de carencia tales como una dieta inadecuada, en situaciones de entrenamiento intenso, falta de horas de sueño, estrés, etc.

Pero no hay que olvidar que este tipo de complementos alimenticios no sustituyen a una dieta sana, rica, variada y equilibrada. El objetivo de estos productos es complementar dicha dieta y ayudar en caso de carencia de algún nutriente. Por tanto, han de tomarse solo cuando sean necesarios y en la dosis recomendada.

Etiquetas

Más artículos en esta categoría:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.