Cuando el ruido y los malos olores de un nuevo negocio quitan el sueño: "Así no puedo vivir"

Publicidad

Cuando el ruido y los malos olores de un nuevo negocio quitan el sueño: "Así no puedo vivir"

Los vecinos de Entreparques denuncian los problemas ocasionados por una pollería, que asegura que ha pasado "todos los controles" pertinentes.

14-02-2018 / 09:40 h.
Publicidad

Un cuarto de baño que huele a pollo asado. Una puerta que no deja descansar a los vecinos. Malos olores en el patio. Humos que se cuelan por las ventanas. Son algunos de los inconvenientes que, vecinos del residencial Entreparques, denuncian tras la apertura de Chef Pollo, un negocio que según el testimonio de los residentes en el bloque, no cumple con la normativa vigente y permite que se ocasionen estas molestias a los residentes del entorno. La pollería, inaugurada a principios de diciembre pasado, “no cumple con la normativa de extracción de humos”, se quejan algunos vecinos, que censuran que los conductos de ventilación no están a la distancia recomendada de la pared y que, en la azotea, no está a la altura adecuada.

Los inconvenientes que está ocasionando el negocio hace que la comunidad de propietarios del bloque haya interpuesto una denuncia ante Urbanismo, que asegura que no tiene licencia de apertura “porque no se ha firmado el fin de obra”. Carlos Landín, el empresario que regenta Chef Pollo, niega a lavozdelsur.es que existan estas irregularidades. “El local tiene el expediente terminado. Al ser un asador de pollos requiere unas calificaciones medioambientales, y ha pasado esos controles”, reseña, para añadir que le constan estos problemas y que están trabajando para solucionarlos. “Tenemos toda la documentación presentada en Urbanismo, contamos con la licencia de preapertura que se llama, y todo lo demás”, dice Landín, que señala que su negocio “es el más moderno que hay ahora en Jerez”.


Manu García
Un vecino denuncia los fallos en la instalación de la extracción de humos.

“Así no puedo vivir”, apuntan vecinos de Entreparques que creen que el local también excede el nivel máximo de ruido permitido, para lo que se realizó una inspección a final de año, un problema para el que Landín señala que se atajó instalando tapas de goma “para minimizar el ruido”. Los vecinos aseguran que, dos meses después de la apertura del negocio, “seguimos con olores en el interior de las viviendas”, para lo que el arquitecto del proyecto les propuso realizar una pequeña obra, a lo que se niegan a no ser que se solicite por escrito. Los residentes, que tienen acceso al proyecto de obra, critican que el inicial “no tenía ventilación”,

El empresario, que asegura que tardaron un año en llevar a cabo la obra, reitera su “tranquilidad”, ya que “no se ha dejado a nadie abandonado, hay un problema y estamos en contacto con el constructor y los vecinos”. La situación, denunciada también ante Sanidad, tiene en vela a algunos vecinos que, entre los olores y los ruidos de la puerta, no pueden descansar, sobre todo los fines de semana, por lo que se han interpuesto varias quejas que alertan de estos problemas. La delegación de Urbanismo señala que está en trámite un expediente de denuncia interpuesto por la comunidad de propietarios y que el servicio de inspección de Disciplina Urbanística visitará el negocio para llevar a cabo las acciones oportunas.

 
Publicidad