C’s: la indolencia sensata

Publicidad

C’s: la indolencia sensata

15-04-2018 / 17:25 h.

Non nova, sed nove. Fue el lema elegido por la recién estrenada Universidad Rey Juan Carlos para ver la luz en 1996, año cero de la España aznarista. A la sombra de la nueva derecha que llegaba, una universidad con lazos de cercanía al nuevo partido en el Gobierno proponía un lema, “más que nueva, de forma nueva”, homologable a esa derecha que, por primera vez desde Franco, volvía a tocar poder a nivel estatal, esta vez en traje democrático. La España vieja y corrupta de González, esa de altos cargos metiendo la mano en un cajón para salir corriendo con los billetes rebosando de los bolsillos —formas viejas— llegaba a su fin y le tocaba el turno a la joven derecha: llena de brío, gomina, discursos anticorrupción y trajes que sentaban como un guante. El futuro entero por escribir.

Han pasado 22 años desde entonces y el futuro, ya escrito y lleno de manchurrones, nos deja claro de qué se trataba esa España “de forma nueva”. Los billetes ya no huyen en bolsillos rebosantes, sino en adjudicaciones a dedo a cambio de donaciones, en privatizaciones de un tamaño tan gigantesco que quién en su sano juicio podría llamarlas robo, o mediante empresas pantalla que proyectan un triángulo que desemboca en una discreta y bonita cuenta en Suiza como una jugada de billar. Adiós a los roldanes huyendo con la pasta en una maleta. Perdimos en volumen de vaciado, pero ganamos en elegancia.

Lo no-nuevo, pero con formas nuevas, vuelve a estar en plena vigencia estos días de corrupción y ya alcanza hasta a los títulos universitarios. El papel que hace dos décadas le tocaba jugar al Aznar del váyase señor González, le toca hoy, según las encuestas que coinciden con el ordeno y mando de los grupos de poder, al Rivera del quédese de momento señor Rajoy. Otra vez el futuro entero por escribir, pero esta vez con bastantes pistas sobre cómo será. La primera de ellas la recuerdo perfectamente.

El azote naranja que prometía sacar a Rajoy de una patada en el culo cuando los españoles votasen —los corruptos no pueden arreglar el problema de la corrupción, repetía en los mítines de forma sensata— se encogía de hombros de forma sensata ante la pregunta de un espectador en un programa de televisión: “¿Qué van a hacer si gobiernan para recuperar los 60.000 millones públicos que nos ha robado la banca?” “Bueno, creo que eso hay que darlo por perdido”, respondía el líder de moda Rivera y el programa pasó a otra pregunta con total naturalidad, como si allí no se acabasen de definir lo que serían, si todo sale bien, los próximos años del país. Tras aquella llegaron más pistas que son evidencias —Ciudadanos sosteniendo en el poder a Rajoy, al PSOE de los ERE en Andalucía y al PP madrileño de las púnicas y las gúrteles—. Tras las evidencias del tamaño de una privatización, llegó la etapa en la que estamos: la de la auto parodia.

La última muestra y quizá la más espectacular de esta nueva etapa naranja es la oposición a Cifuentes en el caso del máster falseado. Lo llamamos oposición porque ‘guardaespaldas’ de la acusada podría resultar chocante y poco serio. Con todas las cartas sobre la mesa y el PP ovacionando en pie a la presidenta de máster regalado según profesores, alumnos y el propio rector, Ciudadanos propone una comisión de investigación que indague en un futuro lejano lo que ya sabemos hoy. Las risas —o llantos, yo ya no sé— no acaban ahí. Para colmo, la propuesta de salvar el pellejo de Cifuentes a cambio de cierto desgaste que pueda sufrir en esa comisión de investigación, ha sido despreciada por la propia interesada, dando paso a una nueva fase de la auto parodia. Ante el ridículo de que el ahogado desprecie públicamente tu flotador, a Ciudadanos no le queda más remedio que pedir la dimisión de Cifuentes.

Pero con letra pequeña, como en las mejores hipotecas naranjas. Pedir la dimisión de forma sensata consiste, según explica la máxima autoridad de Ciudadanos en Madrid, en el propio hecho de pedirla. Entiéndame la gente sensata: pedir que alguien se vaya no conlleva sumarse a una moción de censura para que tenga que hacerlo. El partido político diseñado para regenerar España en el futuro se enfrenta a la corrupción con mano de hierro, pero a la anterior a 1996, a la de bolsillos rebosantes, a la que ya no existe ni existirá. Ni falta que les hace.


Este artículo se publicó originalmente en Ctxt.es, para verlo en el sitio original pincha en este enlace.