Festival de Jerez

Cosas por las que amar el Festival de Jerez y 10 citas clave en su 23 edición

Decenas de artistas consagrados y noveles presentan sus propuestas, imparten clases y conviven con cursillistas de medio mundo, prensa especializada, aficionados y curiosos durante dieciséis días de un evento cultural que se funde con la oferta turística de la ciudad: sol, vino, gastronomía, y patrimonio

En Jerez estos días puedes casi tropezarte a compás con una Premio Nacional de Danza en mitad de la calle Consistorio, una de las calles donde mejor se come de la ciudad. Me ha ocurrido este pasado jueves con María Pagés. Ella no se dio ni cuenta, claro. Otros días, puedes ser vecino de butaca en el Teatro Villamarta de una gran maestra o gran maestro del baile flamenco. Todavía resuenan aquellos jaleos de las grandes Matilde Coral y Angelita Gómez desde el público. O puedes hablar, si sabes, en chino, o en ruso, o en japonés, o en inglés. O puedes simplemente poner el oído y escuchar más idiomas que nunca circulando por las calles y plazas del coqueto centro histórico jerezano. Ese que valoran muchas veces más los de fuera que los de casa. Puedes aprender a tocar las castañuelas o las palmas. O puedes tomar una cerveza artesana al sol de la plaza Plateros antes de escuchar buen cante a pulmón en un salón noble de un palacio barroco, Villavicencio, dentro de un Alcázar almohade.

Puedes brindar con vino fino en un recital a medianoche en la bodega más visitada de Europa, González Byass. Y acudir a un concierto de guitarra flamenca antes de ver bailar en directo a Israel Galván, uno de los top de la danza mundial. O trasnochar en algún Colmao o Guarida que se tercie. Quién sabe, en ese momento, ya poseído por el duende del flamenco, quizás hasta puedas participar en una jam session flamenca. Hay tertulias, cacahuetes, chicharrones en La Manzanilla, montaditos en La Reja, amontillado y palo cortao, y más flamenco en vivo, en el Tabanco Cruz Vieja y en El Pasaje.

Y al día siguiente, puedes volver a levantarte temprano, pasear por el entorno del mercado de abastos, tomar unos churros con café en La Perla. Leer plácidamente la prensa en tu móvil o disfrutar con las fotos de Miguel Ángel González impresas en el cuadernillo del Diario. Ir a media mañana a la Casa del Vino a compartir un rato con artistas, prensa especializada y aficionados, y acabar comiendo unas buenas alcachofas en el Bar Juanito de la Pescadería Vieja.

Si vienes a tomar clases —hay más de 40 cursos y talleres con alumnos procedentes de más de 30 países—, tendrás que reservarte un poco. O no. Hay espectáculos a veces a las siete, a las nueve y a las doce de la noche. Pero todo está a la mano. No hay que correr. O sí. A veces no se llega. No hay cuerpo que resista estos dieciséis días seguidos, aunque ha habido casos de personas que han podido verlo todo en 23 ediciones de la muestra de danza española y baile flamenco más prestigiosa del mundo.

Eva Yerbabuena en ‘Cuentos de azúcar’.

Jerez en unos días se convierte en lo que supongo que se convierte Cannes durante su festival de cine. Gente que llega de aquí y de allá con un mismo propósito. Una ciudad que contempla expectante la película, que participa de ella y que poco a poco le coge el gusto y valora eso que llaman El Festival. La ciudad desenrolla su alfombra roja y miles de personas pisan por ella cada día buscando un destello, un pellizco, un quejío que embriague y toque el alma. Tocar a sus artistas, conversar con los maestros. Acudir a curiosear al Centro Andaluz de Documentación del Flamenco (CADF), el mayor centro documental de flamenco en el mundo, aunque solo sea para disfrutar del Palacio Pemartín. Y ojo, ir de peña en peña. Otro placer inenarrable para disfrutar del Festival en otra dimensión. Con los artistas en las distancias cortas y también con un guiso típico de por medio. Hay muchas en el calendario, pero hay dos imprescindibles: La Bulería (8 de marzo) y La Buena Gente (23 de febrero).

Pero no hace falta ser entendido. No hace falta distinguir la soleá de la seguiriya, ni saber lo que es una escobilla. O el macho, o un paso a dos. No hace falta hablar español. Hace falta tener ganas de vibrar y emocionarse. Sin más. Y seguro que se consigue. Envueltos en este ambiente, en estos olores, sabores y sensaciones audiovisuales, eso se logra en muchos momentos de estos dieciséis días de maratón flamenca que es el Festival de Jerez. Porque, como dice su directora, Isamay Benavente, te guste o no el flamenco, esto no te deja indiferente. Y ahora, ahí van diez citas clave en una edición que levanta el telón este viernes 22 de febrero y se prolonga hasta el 9 de marzo próximo:

Andrés Peña, en plena ‘masterclass’ del Concurso Internacional de Baile Flamenco Puro, en el Palacio Villapanés de Jerez. Hay gala de finalistas el 23 de febrero en La Compañía. FOTO: JUAN CARLOS TORO

1. Cuatro Premios Nacionales de Danza: Pagés, Yerbabuena, Olmo y Galván

No hay edición del Festival de Jerez que no reúna a algunos de los artistas consagrados en el mundo del baile flamenco y la danza española. En esta ocasión, los Premios Nacionales de Danza María Pagés (Una oda al tiempo, 23 de febrero); Eva Yerbabuena (Cuentos de azúcar, 24 de febrero); Rubén Olmo (Horas contigo, 4 de marzo); e Israel Galván (estreno mundial de El amor brujo, 9 de marzo), presentan sus últimas propuestas en Villamarta.

2. Dos Giraldillos de la última Bienal: Ana Morales y Santiago Lara

Se ha sabido estos días que la bailaora Ana Morales y el guitarrista Santiago Lara han sido galardonados con los Giraldillo de la pasada XX Bienal de Sevilla. Ambos ofrecen sus espectáculos en el XXIII Festival de Jerez y saldrán más motivados que nunca tras el subidón de la noticia. La primera presenta Sin permiso (Canciones para el silencio, 1 de marzo), mientras que el segundo presenta nuevo disco, La guitarra en el tiempo, en el OFF Festival de la Guarida del Ángel (lunes 25 de febrero) y protagoniza, junto a la bailaora Mercedes Ruiz, uno de los montajes más esperados del certamen, Tauromagia. Coreografía para la obra de Manolo Sanlúcar(2 de marzo).

El Pasaje, un punto de encuentro habitual del Festival de Jerez. FOTO: MANU GARCÍA

3. En la periferia flamenca: Leonor Leal, Alfredo Lagos y Antonio Moreno

Nocturno es una de las propuestas de Sin Frontera, el ciclo más ecléctico del Festival de Jerez. En la Sala Paúl, el próximo 28 de febrero, la bailaora Leonor Leal, el guitarrista Alfredo Lagos y Antonio Moreno, a la percusión, protagonizan un montaje de la siempre inquieta y sorprendente artista jerezana. “Un golpe bailado, una baile que golpea y una guitarra que canta”.

4. El Misterio de la Bulería de Jerez  y ‘Medea’ en el 8M. 

Una experiencia única por bulerías en el territorio flamenco donde nace, crece y se reproduce con más ángel este estilo jondo. Con la bailaora jerezana María del Mar Moreno como maestra, la clase magistral se imparte el 2 de marzo. El 8 de marzo, por cierto, Día de la Mujer, presenta dentro del Festival la adaptación de Medea, cuya dirección escénica firma Pilar Távora, hija del recientemente fallecido director teatral de La Cuadra de Sevilla.

5. José Quevedo ‘Bolita’, íntimamente ‘Caótico’

El baile es el leitmotiv del Festival de Jerez. Pero no es solo eso. La guitarra, año tras año y con todo merecimiento, ocupa cada vez un papel más relevante. En esta edición, hay subrayado en rojo una cita: José Quevedo Bolita, uno de los tocaores con más personalidad, productor de artistas como Miguel Poveda o Argentina —que también pasa por cierto por la muestra jerezana este año—, presenta Caótico Redux. Dentro del ciclo Toca Toque, en la Sala PaúlQuevedo estrena su nuevo disco con un concierto en formato más íntimo que, en su versión big band, también ha sido galardonado con un Giraldillo en la pasada Bienal, en este caso al “diálogo con nuevas músicas”.

Consulta en este enlace toda la programación oficial del XXIII Festival de Jerez y de otros ciclos alternativos y paralelos a la muestra como los del Tabanco Cruz Vieja y La Guarida del Ángel en su VIII OFF Festival.

Etiquetas

Más artículos en esta categoría:

Un comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *