Empresas y Trabajo

¿Cómo van las ventas de coches nuevos?

La crisis del sector automovilístico persiste en España. Las matriculaciones de turismos y todoterrenos en el mes de agosto han tenido una caída del 30,8% respecto al mismo periodo del año pasado, hasta las 74.490 unidades, según los datos publicados por la Asociación Española de Fabricantes de Automóviles y Camiones (ANFAC). Unos datos que muestran la peor caída desde agosto de 2008, cuando la venta de coches nuevos se desplomó un 41,27% en plena crisis económica, y que contrastan con el récord de matriculaciones de coches que tuvo lugar en agosto del año pasado con 108.442 unidades. A pesar de ello, la comparativa con 2018 está distorsionada, ya que se produjo una liquidación de inventario por la entrada en vigor el 1 de septiembre del ciclo de medición de emisiones WLTP, que se ha completado recientemente con la nueva normativa Real Driving Emissions (RDE).

En los primeros ocho meses de 2019, las matriculaciones han caído un 9,2%, hasta las 883.649 unidades. El Seat León, el Dacia Sandero y el Nissan Qashqai se encuentran entre los modelos más vendidos entre enero y agosto de este año. Una tendencia negativa que ha disparado todas las alarmas en el sector automovilístico, como afirma el presidente de la Asociación Nacional de Importadores de Automóviles, Camiones, Autobuses y Motocicletas (Aniacam), Germán López Madrid. Por este motivo, el sector reclama un plan de choque urgente por parte del Gobierno para reactivar la industria. Por su parte, el presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez, sigue empeñado en su guerra contra los motores de combustión, ya que su objetivo es que a partir del año 2040 no se fabriquen ni se matriculen vehículos automóviles de combustión.

Las trabas a los vehículos de combustión por parte del Gobierno generan un clima de incertidumbre entre los españoles, que siguen retrasando sus decisiones de compra de automóviles a la espera de novedades respecto a este asunto. De esta forma, la intención del gobierno socialista de subir la fiscalidad del diésel para equipararlo a la gasolina, así como las restricciones a la circulación en los centros urbanos de las grandes ciudades son algunos de los factores que más han influido en el retroceso de las ventas de coches nuevos en el último año. Una delicada situación que puede afectar a la economía española, ya que hay que recordar que la industria del automóvil aporta el 12% del Producto Interior Bruto (PIB) del país.

La industria automovilística solicita una Ley Nacional de Movilidad para acabar de una vez con la dispersión legislativa presente en el territorio español entre Estado central, comunidades autónomas y ayuntamiento. Esto se debe a que hoy en día conviven hasta cinco leyes diferentes de cambio climático, así como 52 planes distintos de calidad del aire. De esta forma, el sector del automóvil culpa a la inestabilidad política de la crisis que atraviesa el sector, que es el que más empleo ha creado en la última década. Sin ir más lejos, el 9% de la población activa española trabaja en el sector de la automoción. Unos datos que muestran que este sector sigue siendo un pilar básico de la economía española.

Etiquetas

Más artículos en esta categoría:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *