Empresas y Trabajo

¿Cómo puede variar el precio de un seguro para coche a lo largo de los años?

Entre los elementos que influyen en el precio de un seguro para coches se encuentra la antigüedad de este en función a la fecha de su matriculación y es que mientras más antigüedad tenga, asegurarlo será más caro.

Es por tal razón que si compras uno de segunda mano con toda seguridad el seguro para el coche te va a costar más que si fuese nuevo.

La lógica debería apuntar a que si el coche baja de valor año tras año, el seguro debería costar menos en función al nuevo valor asegurable, no siendo en este caso así, por lo que a continuación te explicaremos por qué no funciona de esta manera.

¿Por qué la antigüedad del coche encarece el coste del seguro?

Según estudios realizados por expertos, un coche nuevo se empieza a devaluar desde el mismo instante en que lo compras, ya que tan solo sacarlo del concesionario implica que pierda un 18% de su valor.

Pero esto lejos de tener un impacto positivo que supone una bajada en el precio del seguro, tiene el efecto contrario y este se encarece cada año que pasa, siendo estas las razones por las que las aseguradoras consideran necesario subir los precios:

  • Un vehículo con 10 años o más de antigüedad es más proclive a sufrir accidentes generados por desperfectos mecánicos, por desgaste de piezas o por no contar con sistemas de seguridad que sí tienen los modelos más nuevos.
  • Estos factores vinculados a la siniestralidad inciden directamente en el precio final, aunque los costes se pueden ver compensados por el historial del titular del seguro, en el sentido de que si hay baja siniestralidad la aseguradora aplica beneficios que hace que el precio sea mejor.
  • Cuando la contratación por primera vez se ha hecho con un descuento, lo cual es parte de una estrategia de captación bastante común en algunas aseguradoras, al llegar al segundo año, el precio se normalizará y será más elevado.
  • Si durante el año tuviste uno o más siniestros que han sido tu responsabilidad, la aseguradora te va a aplicar sanciones con la subida de la prima. Las mejoras en las coberturas ya existentes generalmente suponen aumentos de las primas, de tal manera que los cambios puedan llevarse adelante.
  • Un cambio de residencia a una zona donde los índices de siniestralidad son más elevados implica el aumento de la póliza de seguro.
  • La edad es un factor que juega a favor de que los precios suban, al igual que si tu perfil en un momento determinado se ubica entre los que han registrado más aumento de siniestralidad.

Aumentos generales de las primas por parte de la aseguradora

Ya hemos repasado las situaciones más frecuentes que hacen que el seguro se encarezca con el paso del tiempo, por lo que llegados a este punto consideramos importante que conozcas cómo te deben ser notificados los aumentos de la prima para que no te veas perjudicado y para que la compañía cumpla con lo establecido por la ley.

El contrato incluye un aumento anual

La situación es más sencilla para las partes cuando en el mismo contrato ya se encuentra preestablecido que el precio del seguro va a subir para el próximo año y cuando te toque hacer la renovación.

Y decimos más sencilla debido que al firmar y en conocimiento de cada una de las cláusulas del contrato, ya estás aceptando dicho aumento. Ahora bien, siempre tienes la opción de cancelar el seguro dentro de los plazos legales establecidos si no deseas pagar el aumento.

El contrato no contempla el aumento de la prima anual

Hablemos ahora de cuando este aumento no figura en ninguna de las cláusulas, lo cual impide que la aseguradora realice aumento alguno de manera unilateral.

Para eso, la compañía debe avisar con la debida antelación al asegurado sobre el incremento de la prima, de tal manera que ambas partes estén de acuerdo. Ahora bien y en caso de que el asegurado no responda al aviso, la póliza quedará automáticamente renovada.

El tiempo legal para la respectiva notificación es de dos meses, de no recibir el aviso dentro de este tiempo puedes oponerte a la renovación por escrito o intentar llegar a un acuerdo para mantener el seguro sin el aumento de la prima.

El tomador del seguro siempre va a contar con otras opciones a la hora de que el aumento de la prima se vaya haciendo muy cuesta arriba, por ejemplo, cambiarse de aseguradora, elegir el tipo de póliza en función al uso del coche o aparcar en aparcamientos durante las noches.

También puede asumir medidas como mejorar los hábitos de conducción evitando la siniestralidad en todo lo posible, lo cual le valdrá para que su aseguradora le premie por buen conductor con mejores beneficios.

Etiquetas

Más artículos en esta categoría:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *