Empresas y Trabajo

¿Cómo dar a conocer un producto, una marca o servicio sin publicidad?

La verdad es que la publicidad es el método infalible al que siempre se acude y que no para de perfeccionarse, con el propósito de adaptarse a las exigencias de los consumidores.

¿Qué es la publicidad?

Y es que la publicidad no es más que una estrategia que tiene muchas vertientes ya que puedes pagar por un espacio para promocionarte, al mismo tiempo que puedes utilizar otros métodos que no necesariamente requieren de pago como las redes sociales, blogs, página web, emailing, buzoneo, etc.

Todo apunta a un objetivo preciso, captar la mayor cantidad posible de personas que se decanten por comprar tus productos o servicios y que además estén dispuestas a recomendarte a otras personas.

Entonces podemos decir que la manera de comunicación comercial cuyo objetivo es elevar y persuadir a un público objetivo, de consumir una marca, producto o servicio en específico y utilizando los medios y técnicas que se necesiten, es la definición de publicidad y sus usos, aunque hoy en día abarca un poco más.

En tal sentido, la publicidad incluso es el medio ideal para promover comportamientos responsables en las personas valiéndose de campañas donde se incentive el cuidado del medio ambiente o el consumo moderado de bebidas alcohólicas, entre otras. Aunque también funciona para promover situaciones que pueden ser perjudiciales.

Lenguaje publicitario

Cuando se habla de transmitir un mensaje o información, el uso del lenguaje adecuado es primordial y en el caso de la publicidad recordemos que no solo se persigue el hacer llegar una información a cierto público, más allá de eso hay que convencerlo de que lo que ofrecemos es bueno y que necesita ser parte de ello, consumiéndolo o bien modificando su actitud para amoldarse a determinadas situaciones o un acontecimiento en especial.

Es por eso que las imágenes, los colores y los textos son elementos gráficos que se utilizan en el lenguaje publicitario con el propósito de captar la atención del público al que desean llegar.

La forma en la que estos sean combinados dependerá de la temática de aquello que se quiere dar a conocer, ya que no es lo mismo hacer una publicidad de un servicio de tanatorios que de un campamento de verano.

El primero debe estar cargado de colores sobrios, mensajes respetuosos, lenguaje sencillo etc., mientras que el segundo debe estar compuesto de colores llamativos, mensajes que llamen a la diversión e imágenes que reflejen espacios para la recreación, entre otras cosas.

También se utiliza el contenido en texto, tal como un eslogan, una o varias frases que sean pegajosas y que inmediatamente la gente comience a repetir gracias a que ha sido muy bien pensada para que quede en sus memorias.

Tipos de publicidad

Existen dos tipos fundamentales de publicidad:

Publicidad offline

Cuando hablamos de este tipo de publicidad nos referimos a los anuncios en la radio, prensa, publicidad directa y en tv.

Publicidad online

Con sus muchas alternativas muy eficientes cuando son bien utilizadas, entre ellas los anuncios en buscadores, vídeo, display, redes sociales, email marketing y otras.

Usos de la publicidad

En función de lo que la empresa desea publicitar, la publicidad tiene distintos usos:

La publicidad de producto

Cuyo propósito es conseguir que un producto o marca determinada crezca en demanda y para conseguirlo se aplican técnicas muy específicas que generen la reacción inmediata en los consumidores tales como destacar las ventajas, como se usa, etc.

Publicidad institucional

El objetivo es destacar los aspectos que están vinculados con la institución y la imagen de esta, así generan una matriz de opinión que le es favorable, haciendo que los consumidores se identifiquen con ella y se animen a consumir lo que ofrece.

¿Qué elementos intervienen en la comunicación publicitaria?

Son seis en total:

  • Emisor
  • Receptor
  • Mensaje
  • Código
  • Canal
  • Contexto

Como podemos ver son los mismos elementos que intervienen en los procesos de comunicación ordinarios, sin embargo y en la comunicación publicitaria hay diferencias que son fundamentales que se centran en el mensaje, el canal y el receptor.

En tal sentido el mensaje va a quedar fijado en un anuncio mientras que el concepto de lo que se quiere transmitir se convierte en el código, por su parte los medios de comunicación que se utilicen pasarán a ser el canal  por medio del cual se lleva el mensaje.

Cuando llega al receptor, este lo interpreta y genera una respuesta que será proporcional a la efectividad de la comunicación recibida, la forma en que este comprenda y procese el mensaje será determinante en el comportamiento de este desarrolle.

La publicidad tiene una serie de efectos en los usuarios, tanto positivos como negativos. Si resaltamos los positivos, tenemos que la publicidad es capaz de llegar a cientos de receptores con un mensaje único.

De igual forma es capaz de generar que la marca destaque al mismo tiempo que actúa como un buen complemento de otros medios de promoción a nivel comercial.

Etiquetas

Más artículos en esta categoría:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *