Fin de Siglo

Colorear Jerez es posible

El libro 'Jerez dibujo a dibujo' recoge una recopilación de edificios emblemáticos de la ciudad, dibujada por Fernando Álvarez, listos para colorear

Fernando Álvarez, jerezano nacido el 8 de julio de 1965, es otro perfecto ejemplo de la unión entre las ciencias y las letras, como en su época lo fueron Bernini, Da Vinci o Miguel Ángel. Es ingeniero de Edificación y utiliza el dibujo por necesidad, como él mismo dice: “El arte va enlazado, ya que la profesión utiliza el dibujo a mano alzada como medio de interpretación de los procesos constructivos”. Actualmente trabaja de arquitecto técnico municipal en el Ayuntamiento de Grazalema y reside en Algodonales.

¿Cómo surge la creación de un libro de edificios de Jerez para colorear? “Para reivindicar que no solo existen ciudades importantes que son las más conocidas y que las distintas editoriales han utilizado para sus ventas en las grandes superficies. En librerías encuentras libros de Madrid, Nueva York, Japón… y me planteé la posibilidad de que estuviera uno dedicado a nuestra ciudad compartiendo estantes con los demás”, declara el artista. Cuenta que ya daba pinceladas al óleo con tan solo diez años, gracias a maestros jerezanos como Agustín Pérez y Sebastián Puerto, además de que en la secundaria compaginaba sus estudios con la Escuela de Artes y Oficios con Manolo Prieto y Juan Reina. 

“Sé que nuestros antepasados nos dejaron un buen patrimonio arquitectónico y que debido a la crisis se ha deteriorado, no hay nada más que darse una vuelta por el barrio de San Mateo”

Lleva casi tres años como dibujante urbano, desde que conoció a un grupo de personas que organizaban quedadas con el objetivo de dibujar in situ edificios y compartir luego lo dibujado a través de las redes sociales. Admite que desde entonces no ha parado de salir a la calle a dibujar aquello con lo que se tope por el camino. “Esto me ha enseñado a observar y disfrutar tanto del aspecto arquitectónico como de la vida en los espacios urbanos. Y no está nada mal decir que a partir de esta observación también se puede tender a reivindicar lo público, lo que es de todos. A veces te quedas sorprendido al ver lo que esconden esos lugares”, relata Fernando Álvarez, a lo que continúa: “Te das cuenta de que falta mucho por hacer. Existen plazas públicas que carecen de mobiliario urbano, sobre todo bancos y papeleras en aras de lo privado: terrazas, bares y comercios”.

En Jerez dibujo a dibujo nos vamos a encontrar una gran parte del casco histórico, como por ejemplo la Catedral y muchas iglesias; San Dionisio, San Miguel, Santiago, San Pedro, La Merced y La Coronación entre otras. “La idea es que sirva además como una pequeña guía turística para conocer parte de nuestra ciudad”, apunta el técnico, y señala que ha recogido rincones y lugares que le han llamado especial atención, como es el caso del Gallo Azul, “símbolo de la arquitectura referente del regionalismo andaluz”, especifica. Para Fernando Álvarez, este y el edificio de la estación de trenes son las edificaciones que más le llaman la atención, y como construcción religiosa se decanta por La Cartuja, obra que también está diseñada para colorear.

“Sé que nuestros antepasados nos dejaron un buen patrimonio arquitectónico y que debido a la crisis se ha deteriorado, no hay nada más que darse una vuelta por el barrio de San Mateo o por lo que iba a ser la Ciudad del Flamenco y sentir una pena enorme e impotencia ante el deterioro de ese patrimonio”, declara el artista una vez dibujado cada rinconcito de Jerez. Comenta que después de haberse paseado con su silla plegable por la ciudad, es más consciente de los destrozos y del olvido a la hora de conservar la herencia arquitectónica.

Este jerezano no ha dibujado solo paredes de la ciudad de los caballos, cuenta que desde que conoció este movimiento lo ha hecho casi a diario y que junto a sus paseos nunca faltan su libreta, sus rotuladores y la cajita de acuarela: “Allá donde vamos María del Carmen –su mujer– y yo, no nos queda más remedio que traernos el recuerdo dibujado de nuestros viajes, paseos y vivencias”. En esa apreciada libreta guarda lugares como Marrakech, Moguer, Sevilla, Cádiz, Camuñas, pueblos de Castilla-La Mancha, Teruel y los pueblos blancos de la Serranía de Cádiz.

Después de promocionar la arquitectura de Jerez a través de la pintura, el Ayuntamiento de Algodonales le ha propuesto la creación de un libro para colorear “que se utilice en los colegios y que además sirva de guía turística”. Además, participará en el cortometraje Ventanas Rotas, impulsado por el área de Cultura del Ayuntamiento del pueblo donde reside, como ilustrador de los fondos que luego serán incrustados con el croma. Después de todo ello anuncia que “lo siguiente será publicar un libro sobre un pueblo que es una buena fuente de inspiración: Grazalema”.

Jerez dibujo a dibujo está disponible a partir del 29 de julio en la Copistería Arcos 13, en la librería El Laberinto, la Luna Nueva y próximamente en librerías locales y centros comerciales. Su precio ronda los 15 euros.

Etiquetas

Más artículos en esta categoría:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Close