SociedadJerez

Clases de Islam en Jerez: “Significa mucho que nuestros hijos puedan estudiarlo”

El CEIP Torresoto es uno de los dos centros de la ciudad que imparte clases de esta materia. En concreto, 36 alumnos de entre tres y doce años, conocen mejor las costumbres y la tradición de su religión.

El CEIP Torresoto imparte clases de esta materia a 36 alumnos de entre tres y doce años, que conocen así las costumbres y la tradición de su religión.

“Significa mucho que nuestros hijos puedan estudiarlo de un país no musulmán”. Estas son las palabras de Mohamed Heiba, 43 años, quien llegó a Jerez en 2007 procedente de un país árabe. A pesar del cambio drástico que supone cambiar de cultura y entorno, Heiba se siente afortunado de que sus tres hijos no solo no deban ocultar sus creencias, sino que además puedan profundizar en el Islam, en el colegio Torresoto. Este es uno de los dos centros jerezanos en los que se imparten clases de Islam a los alumnos demandantes, y uno de los pocos de la provincia. Este padre, con un renqueante español, asegura que su familia jamás se ha sentido discriminada por su origen y religión en el centro educativo, y tampoco en la ciudad.

Sus hijos son tres de los 36 alumnos de este colegio matriculados en clase de Islam a la que asisten niños y niñas desde los tres a los doce años. Esto es posible gracias a la firma de los acuerdos de colaboración entre las Comunidades Islámicas y el Estado en 1992, así como con otras religiones consideradas de notable arraigo cultural como la religión judía y evangélica. A tenor de este acuerdo se estipulan las clases de religión en los centros y también la asistencia religiosa en los centros penitenciarios y en los hospitales. Aunque hasta 2005 el acuerdo no se puso en prácticca en los centros educativos. Así lo cuenta el profesor de Islam Pedro Moreno. Su nombre islámico es  Ahmad Halil. No siempre ha profesado esta religión, se convertió al Islam hace dos décadas: “Era muy inquieto religiosamente”, reconoce. Licenciado en Teología, estudió el cristianismo y la Biblia en profundidad hasta darse cuenta de que “el Islam era lo que buscaba”. “Es complicado de explicar, pero a la vez fue muy fácil al tener la suerte de estar en una buena universidad y haber estudiado la Biblia. Digamos que en el Islam, yo veía algo en mi innato, que yo siempre había vivido”. El antes presidente de la Junta Islámica, Mansur Escudero, consideró a Moreno apto para impartir clases de Islam y, junto a otra docente, son los únicos profesores de esta materia en la provincia.

En el CEIP Torresoto han optado por dedicar una sesión semanal en lugar de dos a la religión. El contenido y el formato de estas clases es muy “versátil”. “Puedo darle clases de apoyo de Matemáticas. El Islam no es solo una religión es una filosofía de vida, una sabiduría…”, cuenta el profesor. Tratan aspectos relacionados con lo que hacen los musulmanes: rezos, el terreno más estrictamente religioso y también cultural, las aportaciones del Islam a la ciencia, a la Literatura, a la música…”. El contenido y las dinámicas para que sea asimilado varía en función a la edad del alumnado. En los niños más pequeños, de 3 años, intenta “hacerles más familiar lo que para ellos ya es familiar”, como el Al-Adan (la llamada a la oración), la llamada al Salat (las cinco oraciones diarias), o la higiene, un aspecto sumamente relevante para los musulmanes. “Hacemos con mímica el gesto de la ablución (lavado), del Salat; les doy cosas para que coloreen y para que se inicien en la escritura árabe”.

Para los más mayores, en cambio, fue aprobado un currículum más amplio. En 1º de Primaria comienzan a tratar temas como la creación y la evolución, “qué hacemos aquí, por qué estamos aquí, de dónde venimos y a dónde vamos, qué cree el musulmán y qué hace el musulmán… las típicas preguntas”. A medida que se sube de curso, ahondan más en los contenidos. En 4º les enseñan el calendario, los meses del año, por ejemplo: “Les explico por qué estamos en 1437, cuál es el año cero de nuestro calendario, etcétera”, desgrana el profesor de Islam del colegio Torresoto.

Más allá del aula no se desarrollan actividades vinculadas con esta religión como suele suceder tradicionalmente con las festividades cristianas como la Navidad o la Semana Santa. La razón es que aún son pocos alumnos y además las fiestas más importantes del Islam como el Ramadán han tenido lugar durante el periodo vacacional de verano. En el caso de la Fiestas del Sacrificio “ellos suelen irse a Marruecos”. No obstante, participan en las actividades de Navidad de forma especial. “Una vez representamos un teatro sobre cómo vivíamos la Navidad, a qué se parece esta fiesta al Ramadán, ejemplo. En las sociedades islámicas el Ramadán no es que sea igual, pero hay un ambiente muy parecido: luces en las calles, compras porque una de las tradiciones en estrenar ropa, y por eso durante sus últimos días todo el mundo está como loco comprando ropa, hay mucho ambiente, te reúnes con familia y amigos, son días que tienen ese sabor especial”.

La directora del CEIP Torresoto, Cristina Fernández, afirma que se siente muy orgullosa de la interculturalidad que existe entre los casi 400 alumnos del centro. Además, recuerda que hasta el curso 2015/16 también impartían clases extraescolares de lengua árabe madre a padres y alumnos, así como de religión Evangélica. Desde este centro educativo, señalan la confusión que hay en torno a las clases de diferentes religiones en los colegios públicos. En el formulario que se les da para la matrícula tienen la opción de escoger las clases de religión a las que sus hijos pueden asistir y entre las cuales se encuentra el Islam. “Pero en otros colegios suelen decirles que no hay, aunque aparezca, porque la demanda es baja y solo hay dos profesores en toda la provincia. Los padres no tienen claro si tienen ese derecho o no”, apostilla la directora del colegio Torresoto, de Jerez.

Etiquetas

Más artículos en esta categoría:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *