Opinión

Ciudadanos contra el feminismo

El nuevo movimiento de Ciudadanos, bajo la etiqueta “feminismo liberal” vuelve a mostrar las vergüenzas de la formación naranja.

En esta cómica búsqueda para recuperar los votos perdidos hacia el PSOE, Ciudadanos vuelve a meter la pata. Tras el ‘Pacto del Cambiazo’ y la pretensión mostrada de trasladarlo a todo el país, las encuestas, internes y externas, comienzan a darle la espalda a Rivera y los suyos. La respuesta naranja, la cual no se ha hecho esperar, ha consistido en varios movimientos indecentes, desde la vergüenza de Waterloo a la aparición estelar de Arrimadas en la campaña nacional. Esta última jugada enlaza con el acto llevado a cabo durante el día de hoy. En él, han llevado a cabo un acto presuntamente ‘feminista’, utilizando el feminismo como una vía de escape con la que frenar el auge de los socialistas en el espacio de centro.

Este acto, el cual buscaba aprovechar la ola feminista del 8 de marzo, solo ha servido para que en una nueva ocasión Ciudadanos muestre su bajeza ética y sus carencias ideológicas. Parecía complicado que el esperpento de Waterloo pudiera repetirse, pero cualquiera que haya prestado un mínimo de atención a la presentación del ‘feminismo liberal’ se habrá percatado de que, con menos ruido mediático, el esperpento ha dado paso al terror. Aunque solo con la etiqueta, ‘feminismo liberal’, uno ya puede presumir lo que se va a encontrar, cuando se echa un vistazo al decálogo del feminismo liberal la cosa empeora (sí, era posible empeorar).

Con un decálogo más propio de un anuncio de venta de maquinillas que de una propuesta política, Ciudadanos fracasa en su intención de diferenciarse de Vox. No reconoce ni el patriarcado ni las desigualdades que este genera, lo que impide tomarse medianamente en serio las propuestas del partido que se acostó socialdemócrata para despertarse en la extrema derecha. Las peripecias argumentativas en la construcción del decálogo son bastante divertidas, incorporado las consignas y soflamas que día tras día lanzan Abascal y sus huestes. De la crítica al ‘paternalismo’ se pasa a la ‘igualdad sin libertad’, para concluir negando el mayor riesgo que corren las mujeres solo por el hecho de serlo. Por último, se hace mención a los “grupos de presión que hablan en nombre de todas las mujeres”, haciendo una marcada crítica a las asociaciones y colectivos feministas atacadas en las últimas semanas por el juez Serrano y otras figuras de la extrema derecha.

Todo el decálogo se queda en la nada más absoluta cuando el rostro del feminismo liberal, Arrimadas, centra su discurso en la defensa de una de las mayores amenazas para las mujeres, los vientres de alquiler. Escuchando a Inés, parece que el empleo del lenguaje inclusivo fuera más peligroso que el alquiler de vientres. Al final, el feminismo liberal era todo lo que prometía. Como la socióloga y escritora Cristina Vallejo ha desgranado en varios ‘tweets’, la propuesta naranja es ni más ni menos que un feminismo de clase social, más concretamente de la alta, siendo un fraude total para todas las mujeres que no cuentan con los privilegios de Villacís o Arrimadas, capaces de poner cara a un ‘feminismo liberal’, el cual descansa en la explotación de las millones de mujeres españolas que día a día luchan contra las desigualdades negadas por la farsa feminista de Ciudadanos.

Se avecina una campaña donde las apelaciones al feminismo serán constantes desde Ciudadanos, quiénes, sin escrúpulos ni honor, intentarán subirse a una ola morada, cada día más ‘tsunami’, a la cual no solo no representan, sino que se han convertido en sus principales enemigas tras el evento de hoy. Las mujeres atrapadas en un suelo donde las Ciudadanas no paran de echar pegamento darán respuesta desde abajo a las que desde su tribuna, situada allí donde dinero y poder romper el ‘techo de cristal’, intentan mantenerlas en una sociedad donde la sororidad y la búsqueda de la igualdad plantan cara a la ‘falsa libertad’ naranja.

PD: El último barómetro del CIS ha preguntado por el 8M y la igualdad. Con un 90% de la población que considera que aún queda mucho por hacer en materia de igualdad, el feminismo será un ‘topic’ clave en este inicio de campaña. Por el momento, solo un 4,5 % de los españoles reconoció a Ciudadanos como el partido político más defensor de la igualdad, frente al 27,9% del PSOE y el 14,9% de Unidos Podemos.

Etiquetas

Más artículos en esta categoría:

Comentarios

  1. C´s se equivoca. El feminismo liberal ya alcanzó sus fines en 1980. Desde entonces la mujer ya es planamente igual al hombre ante la ley en derechos y libertades. En España, en todo Occidente, no existe ningún patriarcado; no hay una organización social en la que la autoridad sea ejercida por un varón jefe de cada familia. El mal llamado “feminismo” de la izquierda actual es, en realidad, un hembrismo que pretende un matriarcado totalitario; es un movimiento liberticida, con claros rasgos de secta, que las izquierda utilizan para cautivar (apresar) el voto de cierto sector social femenino, por eso les molesta tanto que C´s (aunque sea con un planteamiento erróneo) les dispute ese nicho electoral.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *