Opinión

Ciudadanos Andalucía asumiendo medidas de Hazte Oír

El señor Imbroda, consejero de Educación y Deporte, anunció en el Parlamento de Andalucía que “numerosas familias, representantes de todo el espectro ideológico, presentan quejas y reclamaciones para que sus hijos e hijas no participen en determinadas actividades que están en contra de sus convicciones morales. Entendemos que hay mecanismos que se pueden explorar para que las familias puedan escoger esas actividades garantizando la adquisición del currículum preceptivo y de los valores transversales”.

La medida a la que se está refiriendo Javier Imbroda, aunque lo la llame así, por todas es conocida la tendencia de Ciudadanos de no llamar a las cosas por su nombre (gestación subrogada a los vientres de alquiler), es el famoso pin parental, una medida ideada por Hazte Oír (organización conocida por su autobús tránsfobo) y posteriormente acuñada por VOX e impuesta en ese acuerdo político sobre los presupuestos autonómicos que tienen entre las tres derechas en Andalucía para 2020.

El pin parental, como ellos mismos explican en sus medios de difusión web, es una instancia donde se solicita a la dirección de los centros educativos que informen previamente, a través de una autorización expresa sobre cualquier materia, charla, taller o actividad que afecte a cuestiones morales socialmente controvertidas o sobre la sexualidad, para evitar el adoctrinamiento en ideología de género.

Es decir, según ellos, los talleres donde se imparten valores basados en la tolerancia y el respeto hacía las diferencias (LGTBI por ejemplo) se encuentran cargados de ideología negativa para sus hijas e hijos y por lo tanto las familias tienen derecho a poder elegir sí lo reciben. No obstante, me gustaría informarles que gracias a ese acuerdo anteriormente mencionado, se impulsará un programa de actividades complementarias “para promoción y conocimiento de la actividad cinegética en los colegios” (caza), pero esto no es ideología según Ciudadanos y lo otro sí.

Recordarles a los señores y señoras que representan a Ciudadanos Andalucía, y más concretamente al señor Imbroda, como transexual que soy, que estos talleres si son necesarios, y que se le nota mucho que no ha sufrido por tenerle que contar a su familia que lo qué tú eres no es nada malo ya que gracias a lo que se les enseñó durante la dictadura franquista (que es lo que defiende uno de sus socios) sobre nosotras, nos hemos visto durante mucho tiempo invisibilizando y ocultando nuestra forma de ser y de amar. Y que probablemente tampoco ha vivido lo que puede ser que durante toda tu infancia te invaliden al insulto de maricón y bollera.

Así que señor consejero, desde Huelva con mucho amor, deje de maquillarnos la medida en educación que quieren implantarnos del grupo Hazte Oír en Andalucía.

Etiquetas

Más artículos en esta categoría:

Un comentario

  1. La ideología de género es, como su nombre indica, una ideología (no un conocimiento científico), esto es, un “conjunto de ideas fundamentales que caracteriza el pensamiento de una persona, colectividad o época, de un movimiento cultural, religioso o político, etc.” (DRAE). Y, por otra parte, el artículo 27.3 de la Constitución dispone que “Los poderes públicos garantizan el derecho que asiste a los padres para que sus hijos reciban la formación religiosa y moral que esté de acuerdo con sus propias convicciones”. Así que, como la ideología de género no es una materia científica, sino ideológica, que, además, es contraria a la doctrina de la Iglesia Católica (y de prácticamente todas las religiones, incluyendo a muchos ateos) es obligatorio que los poderes públicos recaben la autorización de los padres para poder adoctrinar a los niños en esa nefasta ideología; el medio que se use, sea PIN parental u otro, es lo de menos siempre que sea eficiente y seguro.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *