SociedadJerez

Cinco sectores en los que puedes consumir de forma responsable

Ganemos Jerez organiza una jornada para enseñar prácticas que fomenten el comercio local y el respeto al medio ambiente.

Ganemos Jerez organiza una jornada para enseñar prácticas que fomenten el comercio local y el respeto al medio ambiente.

¿Qué es un consumidor responsable? Es el que compra un producto de calidad, se informa sobre el producto, su origen y su proceso de fabricación, apuesta por el respeto al medio ambiente, denuncia las malas prácticas comerciales y apoya al pequeño comercio local. “Por desgracia ser éticos no suele ser barato, hay productos que no se los puede permitir mucha gente, por lo que es complicado hacer un consumo responsable en tiempos de crisis”, explica Yago Álvarez, fundador del periódico económico El Salmón Contracorriente y miembro de El Salto, que integran más de 20 proyectos comunicativos de todo el país. “Hay que elegir los productos no solo por el criterio calidad-precio, sino sabiendo dónde fueron fabricados, quién se lleva el beneficio y cual es la conducta de la empresa”, sostiene Álvarez en la jornada de Consumo responsable en tiempos de crisis organizada por Ganemos Jerez.

“Es imposible ser ético y responsable al 100%”, apunta Álvarez, pero él lo intenta. Confiesa que es de los que mira las etiquetas de los productos con detenimiento y, si tiene dudas acerca de la procedencia, cambia de comercio. “Si no sé de dónde viene la fruta, no la compro”, dice a modo de ejemplo. ¿Pero en qué sectores se puede ejercer un consumo responsable? En primer lugar habla de la alimentación. Ahí valora especialmente la cercanía del productor, que se disminuya el canal de comercialización y se consuman productos locales para provocar menos cantidad de desperdicios de alimentos. “Castiga con tu no consumo a empresas que no respetan los derechos laborales o el medio ambiente”, aconseja.

Los productos de comercio justo son una buena oportunidad para fomentar esos valores y asegurar buenas condiciones de trabajo para los encargados de producirlos. “Los productores de café o de caña de azúcar suelen estar controlados por mafias”, dice el fundador de El Salmón Contracorriente, que anima a los presentes en la jornada a pagar un precio justo y a asegurar la ausencia de trabajo infantil y forzoso consumiendo, por ejemplo, café procedente de Latinoamérica —Oxfam Intermón tiene en Jerez una tienda de comercio justo en la calle Armas—.

También se puede consumir de forma responsable en lo que al sector textil se refiere, que es “el que mayor grado de expotación laboral concentra”, señala Yago Álvarez, quien añade: “La deslocalización textil ha provocado un alto desempleo”, y pone el ejemplo de Inditex, que ya apenas cose sus prendas en España, ya que tiene sus fábricas en Marruecos, Turquía o países asiáticos e incluso latinoamericanos. “Comprando ropa hecha en España das dinero en impuestos a nuestra sociedad”, señala.

“¿Por qué ser responsable consumiendo electricidad?”, pregunta Álvarez continuando con su intervención. “En nuestro país el lobby energético es la mano que mece la cuna, controla al gobierno con puertas giratorias, con legislaciones, pactos de precios…”, añade. El pasado invierno, durante los días más fríos, las eléctricas subieron el precio de la luz, una práctica que censura el ponente, que invita a contratar con cooperativas de consumo energético, como pueden ser la catalana Som Energía, la andaluza Zencer, la gallega Nosa Enerxia, la cántabra Solabria, la madrileña La Corriente o la vasca Goiener. “Lo mejor, más ético, ecológico y responsable es consumir lo mínimo posible”, dice Álvarez.

Las finanzas éticas —“una de mis grandes pasiones”, dice el miembro de El Salmón Contracorriente— también pueden ayudar a realizar un consumo responsable y luchar contra el “oligopolio bancario”, que financia a “sectores odiosos”, en palabras de Álvarez, como pueden ser el armamentístico o el energético, y otros que sean contaminantes o especulativos. Triodos Bank, la más veterana; Fiare Banca Ética, Oikocredit o Coop 57 son algunos ejemplos de bancas éticas que promueven el respeto de los derechos humanos y el medio ambiente y fomentan la transparencia —dan a conocer a quién financian—.

¿Y en el sector de la telefonía? ¿Se puede ser un consumidor responsable? Adentrarse en este sector es muy complicado, pero existe Eticom, una cooperativa de consumidores de telefonía e internet que lleva varios años funcionando y ampliando, poco a poco, sus servicios. También existe un modelo de teléfono móvil, el Fairphone, un terminal fabricado sin minerales procedentes de zonas de conflicto —como el famoso coltán—, hecho para que dure muchos años —es fácil de desmontar y de reponer sus piezas— y que fomenta el reciclaje de móviles.

Los consejos que aporta Yago Álvarez culminan con una recomendación: “Participad en grupos de consumo”. ¿Pero qué son? La unión de varias personas que se reúnen de manera periódica en un lugar determinado para consumir alimentos sanos, ecológicos y baratos, pero también es una manera de apoyar a pequeños productores y luchar contra el poder de las multinacionales. Javier Saborido, técnico en educación para el desarrollo, pone el toque local y habla de la cooperativa agroecológica La Reverde o de la moneda complementaria El Zoquito. “Intentar vivir de forma sostenible en un mundo que te dice todo lo contrario es muy complicado”, sostiene Saborido, que habla de Setem, una cooperativa que compró acciones de Inditex para poder tener acceso a las condiciones laborales de los trabajadores del grupo que preside Amancio Ortega. Pequeños-grandes ejemplos que ayudan a ser un consumidor responsable.

Etiquetas

Más artículos en esta categoría:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *