Pantallazos

Chicote tampoco obra el milagro en Rota y no salva el Pepe’s Cantina

Llama "guarro" al dueño del negocio con cocina texana y mexicana, que a día de hoy sigue cerrado a cal y canto

A cal y canto. Así sigue a día de hoy Pepe’s Cantina, en la Villa de Rota, pese al auxilio que el popular cocinero Alberto Chicote prestó al negocio a través del programa de La Sexta Pesadilla en la cocinaUna semana después de reflotar El Submarino, el food truck de Manuel Rojas en Sant Boi de Llobregat, la cadena emitió el programa en el que el cocinero se desplazó junto a su equipo a la ciudad gaditana para tratar de obrar el milagro en el local de PP, donde a la falta de materias primas y de higiene se une la desorganización.

Aspectos que crisparon al presentador, que llegó a llamar guarro al dueño del negocio, después de usar un cazo tras caerse al suelo. “A mí me saca de quicio. Yo respeto, pero que no diga tantas cosas, ¿no?”. Hay al menos una sensación entre quienes vieron este nuevo episodio de que, a diferencia del controvertido capítulo del Mosto Tejero, en Jerez, al menos la imagen de Andalucía no queda por los suelos a base de topicazos y clichés prejuiciosos. Esta vez, Chicote no llega a caballo al local, ni cantan sevillanas y beben vino sin parar, o salen corriendo en tractor cuando todo se derrumba.

Pepe junto a su hijo y una empleada.

“Si el arroz está corto de cocción no va a cocerse ahí, Pepe”, discute Chicote con el cocinero del Pepe’s Cantina. “El arroz está súper duro, en plan que no lo han terminado de cocer”, decían fuera los clientes del negocio de restauración roteño. El restaurante, según su dueño, “es un texano mexicano, todo artesanal, prefiero hacerlo todo a mano”, decía mientras el programa ofrecía imágenes de latas que se abrían y botes que se destapaban. “A mi jefe le cuesta bastante reconocer los fallos, se cree que lo que hace lo hace mejor que nadie”, dice uno de los empleados del catastrófico Pepe’s Cantina.

Después de abrir el primer restaurante mexicano de Holanda, su local lleva dos años sin funcionar en Rota. Pepe seguirá con el local cerrado, después de que Chicote no haya podido obrar el milagro. En la reapertura, Pepe llegó al servicio sin haberse estudiado los nuevos platos y las primeras comandas se amontonaban en la cocina  “Insultos ninguno, no acepto que me chuleen”, le recriminaba Pepe al mediático cocinero. “Pasas de mí, haz lo que te salga de las narices. Ojalá hicieras las cosas como debes”.

Etiquetas

Más artículos en esta categoría:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *