Sociedad

Charcos, móviles y mucha devoción: el agua no pudo con el Viernes Santo

Algunas imágenes del fotoperiodista Manu García tras una jornada que parecía complicada pero que acabó con éxito

El agua no pudo con el Viernes Santo. Pese a retrasar su salida entre media hora y una hora, las cofradías salieron a la calle haciendo una fantástica estación de penitencia en la que como cada año, la devoción estuvo muy presente. El popular Cristo de la Expiración volvía a San Telmo con gran expectación en el barrio y los ojos puestos, una vez más en el cielo. El sol apareció. Poco a poco. El Descendimiento casi tocó las nubes, despejándolas a su paso, mientras que El Loreto cantaba por todos.

Un hombre espera a Las Viñas en la calle Zaragoza. FOTO. MANU GARCÍA.
El Cristo de la Expiración, con la ermita de San Telmo al fondo. OTO: MANU GARCÍA.
El Loreto tras su salida procesional. FOTO. MANU GARCÍA.
Jesús Linero, capataz del paso del misterio de la Soledad. FOTO: MANU GARCÍA.
Banda de Cornetas y Tambores del Santísimo Cristo de la Caridad, detrás del paso de Misterio de La Soledad. FOTO: MANU GARCÍA.
La lluvia no paró el Viernes Santo. FOTO: MANU GARCÍA.
El Loreto por Plaza San Andrés. FOTO. MANU GARCÍA.
Todos pendientes de las condiciones meteorológicas en el móvil. FOTO: MANU GARCÍA.
El Descendimiento por la calle Pozuelo. FOTO: MANU GARCÍA.
En la ermita de San Telmo, un hombre contempla a la Virgen del Valle Coronada. FOTO: MANU GARCÍA.
Nazarenos de la Soledad este Viernes Santo. FOTO: MANU GARCÍA.
Etiquetas

Más artículos en esta categoría:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *