Gastrovoz

Chamaeleo: fino tapeo

Una visita al mesón ubicado en la urbanización Los Cedros

El caluroso mediodía del último domingo de junio fui con mi cuñado Rafa al Mesón Chamaeleo, un establecimiento que lleva ya un puñado de años en los bajos del edificio los Cedros que da a la calle Buenos Aires, junto a San Joaquín. En la amplia terraza cubierta exterior no se está mal, aunque el aire acondicionado está funcionando dentro y no nos lo pensamos dos veces. Ocupamos dos de las sillas altas que se acaban de quedar libres en la barra. En pleno Mundial, están dando en la tele el Inglaterra-Panamá que, por la superioridad de los ingleses, pierde toda la emoción antes del cuarto de hora.

Su camaleónico nombre no es desde luego el más comercial, pero recuerdo perfectamente su solomillo Wellington. Un solomillo de hojaldre que hacían riquísimo hace más de veinte años. Desconozco si desde entonces han cambiado de jefe de cocina, pero no veo en la carta ese plato, poco habitual por estos lares y extraído del recetario anglosajón, compuesto por una pieza de solomillo (de buey, ternera o cerdo), foie gras, salsa de champiñones y cebolla, hojaldre y jamón. No hay rastro.

Sí observo una oferta variada, original y muy apetecible, aunque busco con desesperación un reconstituyente vaso de gazpacho que tampoco veo por ninguna parte. Sí leo entre los platos fuera de carta que aparecen pintados a tiza en una pizarra un guiso de garbanzos con bacalao al que me encantaría hincarle el diente, pero con este calor…

Mini milhojas de salmón cubierto de gratinado de ali oli.

Lo confieso, para aliviar las altas temperaturas he pedido un gran botellín de Coca Cola Zero antes de preguntar por la carta de vinos. He pedido un Inocente, que no les queda, y me ofrecen a cambio un fino de Rey Fernando de Castilla, pero al parecer no está del todo frío, y me acaban sirviendo un Tío Pepe.

Decidimos abrir boca con unos chicharrones de atún. Trato de hacer memoria de donde los he tomado últimamente, pero no consigo recordarlo. Sirven tres buenos trozos un pelín secos cuyo aceite empapa un trozo de papel de estraza que de forma muy original separa el pescado especiado como los chicharrones de una salsa color beige que resulta ser una sabrosa mayonesa con el jugo del atún.

Chicharrones de atún.

A continuación, nos decantamos por dos mini milhojas. Uno de cola de toro y patatas y otro de bacalao y salmón cubierto de gratinado de ali oli. El primero está delicioso. La carne gelatinosa y deshilachada tiene una salsa perfecta y la patata está en su punto de cocción. El de pescado está sabroso, aunque el ali oli está un pelín salado. Quizás la presencia del salmón haya subido más de la cuenta la salinidad del plato.

Descartado el potaje, nos hemos decidido por un pulpo a la brasa con arroz negro y ali oli. En su punto el pescado, un poco seco el arroz negro, pero tiene arreglo fácil combinándolo con la salsa mayonesa. Bien presentado y sabroso en su conjunto.

Tarta de almendra cubierta con tocino de cielo.

De la carta apetecen más cosas, pero el apetito se ha resentido por el calor. Una tarta finísima de almendra cubierta de un buen tocino de cielo pone punto final a un señor tapeo, que elevan a la categoría de arte en Chamaeleo. Está claro que lo mío no son las rimas…

Mesón Chamaeleo. Calle de Buenos Aires s/n, Edificio Los Cedros, bloque 1, local 1. 11407. Jerez. Abren todos los días de 7 a 0 horas. Teléfono: 956 30 19 15.

Etiquetas

Más artículos en esta categoría:

Un comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.