Cádiz

‘Centennials’ frente a selectividad: así es la generación de la era digital

Hablamos con tres de los 5.862 alumnos que se presentan a las pruebas de acceso a la universidad en estos días en la provincia de Cádiz

Un total de 5.862 alumnos de 130 centros educativos de la provincia se presentarán esta semana a las Pruebas de Acceso y de Admisión a la Universidad (PEvAU) 2018, antigua Selectividad. Al Campus de Algeciras acudirán 1.062 personas, 1.900 en Cádiz, 1.293 en Puerto Real y 1.607 en Jerez. Jóvenes que se plantean durante estos días cuál será su futuro. O al menos el futuro más cercano, ese marcado por los años que les llevará cursar sus estudios superiores. Esta es la primera prueba a la que se presenta la llamada Generación Z (nacidos entre 1994 y 2010). Se trata de la primera generación de la era digital. Han crecido cuando los televisores ya eran planos, cuando todo el mundo tenía un teléfono móvil y ninguno ha comprado en pesetas.

También son conocidos como centennials, fieles sucesores de los millennialsEstos chicos y chicas han aprendido a convivir con la crisis, y por ello se muestran menos optimistas con respecto al futuro. Son pragmáticos, creativos, tolerantes y abiertos de mente. Eso sí, carecen de capacidad para concentrarse. En España hay unos ocho millones de jóvenes de estas edades, según los últimos datos del INE. Mientras que la generación anterior se ha visto caracterizada por la frustración, debido a las pésimas condiciones que les ha tocado vivir, los centennials son irreverentes. “Han nacido con internet y tienen el poder del conocimiento, lo que les ha hecho perder el respeto y, por lo tanto, comportarse de manera irreverente con padres y profesores”, sentencia el libro Generación Z (Plataforma Actual), de Núria Vilanova (fundadora de la consultora de comunicación Atrevia) e Iñaki Ortega (director de Deusto Business School).

Mientras que la generación anterior se ha visto caracterizada por la frustración, debido a las pésimas condiciones que les ha tocado vivir, los centennials son irreverentes.

Los jóvenes que van a examinarse en estos días de selectividad nacieron en pleno apogeo informático y la tecnología les ha acompañado desde siempre. Más que consumir tecnología, viven directamente en ella. Han tenido ordenadores personales en el instituto y aprendieron a hacer clic casi al mismo tiempo que aprendían a hablar. Incluso su forma de consumir información es diferente, y para muchos la televisión queda a un lado frente a Youtube. Y aunque ninguna otra generación ha tenido acceso a tanta información, eso no les convierte necesariamente en la generación mejor informada. Cuando finalicen sus estudios tendrán una actitud totalmente diferente a la de las generaciones anteriores. Ellos sí han tenido la oportunidad de entrar en contacto con el inglés directamente y también han podido viajar a otros países antes de ser adultos. Esto los convierte en personas más multiculturales, sin miedo a trabajar en otros lugares. Tampoco creen en los trabajos para toda la vida. Saben que eso, además de muy complicado, es aburrido. Conocen la posibilidad de trabajar desde casa y que emprender es el pan de cada día. Sí, “emprender”, ese maravilloso eufemismo de la era actual para decir “búscate la vida porque nadie te va a dar nada gratis”.

Así son y así quieren ser

Marta, 18 años. Asegura que le gustaría estudiar Medicina pero es consciente de las dificultades que existen para optar a esta titulación. Cree que ha preparado bien los exámenes de selectividad, “pero no lo suficiente como para entrar, así que haré antes un grado superior para poder acceder”. A Marta le gusta la música, el cine, jugar al baloncesto, patinar y salir con los amigos. Conoce Inglaterra y confiesa que le gustaría trabajar en otro país, a ser posible en Estados Unidos. El inglés como idioma ya lo lleva adelantado. Nos cuenta que ha seguido los cambios políticos que se han dado en el país y piensa que la situación “va a mejorar, al menos hay más participación de la mujer en cargos políticos, por algo se empieza”. Como medio de comunicación sigue utilizando la televisión, “como mucho leo algo en Twitter”. 

Jesús, 20 años. Le gusta pasar tiempo con sus amigos, el deporte, leer y escribir. Esto ya es todo un logro, ya que nos encontramos ante una generación muy tecnológica pero que ha dejado de lado los libros. Habla inglés, ha estado en Francia y este verano viajará a Italia. Jesús quiere estudiar Criminología. “La verdad me gustaría quedarme en España trabajando, pero tal y como está la cosa no diría que no a buscar trabajo fuera”. Reconoce haber seguido las novedades del panorama político, “pero no estoy del todo informado por desgracia”. No ve la televisión y suele buscar las noticias por diferentes fuentes de internet. Cree que tendrá buenos resultados en las pruebas, “quitando una asignatura en específico que encima no me pondera para Criminología, tengo una media buena”.

Belén, 18 años. Al igual que sus compañeros, también habla inglés. Le gusta la música, leer y los videojuegos. Ha viajado a Alemania y Francia, y reconoce que trabajaría “donde haga falta, no le pongo pegas a nada”. La nueva generación no le tiene miedo a irse a otro país, de hecho la mayoría lo ven como una oportunidad y no como un castigo. “Quiero creer que me irá bien. Ponerme me he puesto y con ganas así que solo me queda esperar a ver qué tal me sale”. Utiliza internet para informarse. Y es que la Generación Z utiliza cada día cuatro redes sociales; Instagram, WhatsApp y YouTube son las preferidas por los jóvenes. Belén quiere hacer Fisioterapia “pero antes quiero hacer un grado superior para alcanzar la nota”.

 

Etiquetas

Más artículos en esta categoría:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.