SociedadCádizEdición Jerez

Casi 35 años de cárcel para el presidente de una peña carnavalesca que abusó de cuatro menores

El condenado acepta la pena tras reconocer los hechos y además deberá indemnizar a las víctimas con 150.000 euros por dos delitos de abuso sexual con penetración, otros dos sin penetración y dos continuados de exhibicionismo.

El condenado acepta la pena tras reconocer los hechos y además deberá indemnizar a las víctimas con 150.000 euros por dos delitos de abuso sexual con penetración, otros dos sin penetración y dos continuados de exhibicionismo.

La Sección Cuarta de la Audiencia Provincial de Cádiz ha condenado a 34 años y diez meses de cárcel y al pago de una indemnización total de 150.000 euros a un hombre por abusar sexualmente de cuatro menores de edad. Según ha indicado el TSJA, el tribunal ha dictado una sentencia de conformidad después de que el acusado reconociera los hechos, condenándolo a 34 años y diez meses de prisión por dos delitos continuados de abuso sexual con penetración, dos delitos continuados de abuso sexual sin penetración y dos delitos continuados de exhibicionismo.

Asimismo, le impone la prohibición de acercamiento a dos de los menores, a sus domicilios y a cualquier lugar por ellos frecuentados a menos de 200 metros, con prohibición de comunicación por cualquier medio, durante 20 años, mientras que en el caso de un tercer menor esta prohibición se extenderá durante 15 años y respecto a la cuarta de las víctimas la prohibición estará vigente durante un plazo de diez años. La Audiencia establece 18 años como límite máximo de cumplimiento de las penas privativas de libertad conforme a la limitación de acumulación de penas que establece el artículo 76 del Código Penal.

La sentencia, a la que ha tenido acceso Europa Press, considera como hechos probados que el acusado, autor de agrupaciones infantiles y que presidía una peña carnavalesca del barrio gaditano de La Viña en la que ensayaban menores de agrupaciones de carnaval, se acercaba a ellos, sirviéndose de tal afición, al tiempo que les hacía regalos y los llevaba a comer, a comprar o a divertirse en la bolera o lugar de atracciones infantiles, llegando en una ocasión a llevar a uno de ellos a Euro Disney. “Todo ello con la finalidad de darse satisfacción sexual con las actividades que tras ganarse su confianza conseguía compartir con los menores”, según la sentencia.

Etiquetas

Más artículos en esta categoría:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *