Opinión

Carta a los izquierdosos

¿Que coño le pasa a la gente de izquierda con Cataluña? ¿Qué es lo que no entienden de ese proceso? A la vergonzosa e indignante estrategia del no pacto de gobierno que mucho lamentaremos en un futuro no muy lejano, se une ahora un desnortamiento y una ignorancia que nos aparta una vez más de la ciudadanía, esa de la que decían que éramos el 99 % y por tanto de la posibilidad de cambiar la situación de los más desfavorecidos de la sociedad. Aunque fuera un milímetro.

Oigo voces de apoyo a los independentistas catalanes como si se tratara de hermanos de causa y sangre, como si se estuviera apoyando una lucha por los derechos de los trabajadores o por la defensa de los derechos humanos. Nada más lejos de la realidad.

Primero hay que analizar quién está detrás de ese proceso (procés en catalán), me lo recordaba una entrada en Facebook ayer, son los que protagonizaron los mayores recortes de la historia en Cataluña, más aún que el PSOE y Rajoy juntos; privatizaron gran parte de la sanidad y la educación, más que los que decíais que eran la misma mierda; su policía ha tenido actuaciones tanto o más crueles que el resto de la policía del Estado, o es que no recordáis esos casos de maltrato en comisaría o en las calles de los mossos. Recordad a Puig, que pedía su dimisión hasta el tato. Es a esos a los que estáis defendiendo con vuestras posturas “comprensivas” y supuestamente “humanistas”. Sí, a los Pujol, a los del 3%, el caso Palau, la ITV, Oleguer Pujol … y decenas de millones de euros más. Y defendiendo a esos ¿creéis que el pueblo español y la gente de izquierda os va a apoyar más? Y una mierda…

También están en ese saco independentista un conglomerado de izquierdas digno de mención, con la misma miopía o sencillamente interés electoral que los de nuestra izquierda buenista española, recordad cuáles eran los eslóganes de la manifestación de los 500.000 justicieros, ¿subida del salario mínimo? ¿bajada de la electricidad? ¿mejora de las pensiones?… no, que eso lo dejan para los pobretones andaluces y extremeños, ellos pedían causas más nobles, libertad de expresión y reunión, y lo pedían, los muy cínicos, desde una manifestación que recorrió durante dos días todo un territorio, jodiendo a miles de ciudadanos, sin tener ni un solo obstáculo. ¿se puede ser más cínico? Pues a esos apoyáis.

Pero pedían la libertad de unos presos, unos presos a los que nuestra izquierda está tratando también, sobre todo los del 99%, con algodones. A ver, ¿condena excesiva? ¿por qué excesiva? Eran representantes electos del pueblo en un parlamento, con mayoría parlamentaria pero no de votos, y subvirtieron, cambiaron, esa mayoría con trucos y artimañas para lograr sus propósitos individuales. Se saltaron e ignoraron la ley porque les dio la real gana. Y les condenan por ello, ¿dónde está el pecado? ¿eran excesivas? Joder, creéis que un cura o un profesor al cargo del cuidado de niños debe tener la misma condena por violar a un crío que cualquier otro ciudadano, pues claro, coño, es que el delito es mayor porque eran los que precisamente tenían que velar por la ley y el cuidado de los niños, pues lo mismo, unos diputados que tienen que velar por el cumplimiento de la ley se la saltan, una pena ejemplar, dura, no se puede permitir ese comportamiento un un representante público. Ni catalán ni extremeño. No es por opinar o por pensar de forma distinta, es por saltarse la ley a sabiendas de que lo están haciendo. Por opinar solo entran en la cárcel los tuiteros y los raperos, a los que por cierto no les he oído a estos adalides de la libertad defender nunca.

Esa es la siguiente cuestión, piden y vosotros también, diálogo, ha fracasado la política y es tiempo del diálogo. Joder, ¿solo en España? ¿Y en Cataluña? ¿Allí no era necesario el diálogo?. Durante toda la pantomima está de la república no han tendido ni un solo dedo al resto de los partidos catalanes, que son los mismos a los que le piden diálogo ahora. ¿Porque no propusieron reuniones de consenso y acuerdos en el parlamento catalán?. La izquierda bien pensada y racionalista pide diálogo, más política, y es cierto, pero desde todos los bandos y de arriba a abajo, hay que empezar donde está el problema, en Cataluña, y si no, no hay diálogo y sigue siendo pantomima mediática. Es que lo mismo Torra se siente más importante que el resto de los representantes de los partidos catalanes y el solo tiene que dialogar con un presidente. Faltaría más.

Tengo más argumentos, pero esto no va a haber nadie que lo lea. Solo una reflexión final que me gustaría que se hicieran mis amigos de izquierda. ¿A quién beneficia una supuesta república catalana independiente? ¿A los trabajadores? Y otra pregunta, ¿creéis que una supuesta república independiente catalana mejoraría la situación de los territorios más desfavorecidos del Estado? Pues esos son vuestros motivos para luchar, no los olvidéis.

Etiquetas

Más artículos en esta categoría:

Comentarios

  1. Penoso, delirante el artículo y lejos de la equidistancia de entender que desde lo más visceral no se soluciona las demandas de la sociedad.
    No es cuestión de independentismo sino que democracia queremos y eso el autor lo obvia.
    Y sobre lo que comenta de; “A ver, ¿condena excesiva? ¿por qué excesiva?”,; Decirle que hay muchos magistrados que lo argumentan muy bien y le invito a que se preocupe en leerlos.
    Si parte de la culpa de lo que sucede en Cataluña la tuvo Rajoy y el PP y el independentismo, también y mucha la tiene el PSOE.
    No venga a confundirnos con las izquierdas que usted piensa , todo cambia y el sentido de las mismas también.

    1. Su comentario sí que es penoso y delirante.
      El artículo dice verdades como catedrales. En la rebelión de los secesionistas catalanes estos han sido los únicos que han cometido acciones viscerales (las vienen haciendo desde hace años) y delictivas. No puede haber equidistancia, y mucho menos en desde una verdadera posición de izquierda racionalista y solidaria, entre los delincuentes que quieren cargarse la Nación española y, con ella, la democracia, los insolidarios burgueses que han perpetrado una rebelión de ricos para tapar su estratosférica corrupción (sólo la familia Pujol robó 300 millones de euros) que les obligó a liquidar CiU y camuflarse bajo otras siglas, los supremacistas que desprecian al resto de españoles (singularmente a los andaluces y extremeños), y el Estado democrático que está defendiendo los cimientos de nuestra democracia y los derechos fundamentales de todos los españoles, principalmente de los catalanes no separatistas, que somos aplastante mayoría. Puede tener por seguro que si el Estado democrático español toma medidas realmente contundentes (como haría cualquier otro Estado europeo en situación semejante) la rebelión se terminaba ya mismo y la mayoría de los catalanes respiraría aliviada. De hecho, el separatismo está ya derrotado, aunque aún no quiere enterarse, y la violencia extrema (con conatos terroristas, afortunadamente desarticulados por la Guardia Civil) es el estertor agónico de ese movimiento nazi, que finalmente ha mostrado su verdadero rostro violento y ha quedado completamente desprestigiado dentro y fuera de España.
      Léase la sentencia antes de opinar sobre ella. La sentencia no sólo no es excesiva, sino que es injustamente benévola porque la lectura de los hechos declarados probados en la misma es la descripción de libro de un delito de rebelión. Eso que usted dice de que hay muchos magistrados que argumentan muy bien que sea excesiva es rotundamente falso; la práctica totalidad de los comentarios a la sentencia de personalidades del mundo jurídico son favorables a ella o la encuentran demasiado leve. Tómese la molestia de buscarlo en Internet antes de opinar y, sobre todo, léase la sentencia. A caso cree de verdad que tres fiscales, la acusación popular, el magistrado instructor y 5 magistrados de la Sala que coincidían en calificar los hechos como delito de rebelión estaban equivocados? La sentencia ha salido con el fallo de delito de sedición porque el presidente de la Sala ha preferido ceder ante los 2 magistrados discrepantes en aras de una unanimidad que fortalezca a la sentencia de cara al TEDH y a las peticiones de extradición de los fugados.
      Tiene razón; PSOE y PP tienen mucha culpa de lo que sucede en Cataluña. Nunca debieron ceder competencias estatales básicas como la educación, la sanidad, el orden público y la administración penitenciaria a ninguna autonomía y menos aún a una autonomía desleal como la catalana. Debieron dejarle exclusivamente las competencias que se le otorgan en su Estatuto, que ya son muchas e importantes. Debieron obligar a la Generalidad a que acatara y cumpliera las numerosas sentencias del TS, del TC y del TSJC que llevan años sin cumplir. El riesgo de enquistamiento de la rebelión de la Generalidad y el adoctrinamiento totalitario que realiza no desaparecerán hasta que el Estado democrático español recupere sus competencias negligentemente transferidas, se cierre TV3 y Cataluña Radio y se cierren todas las embajadillas ilegales de la Generalidad en el extranjero, con aplicación de verdad de 155 si fuere necesario.
      Y tiene mucha razón el autor; la izquierda comunista está haciendo un papelón traicionando a la Nación y a los trabajadores, especialmente a los de las regiones más deficitarias, como Andalucía y Extremadura, al colaborar pasivamente (en el mejor de los casos) con esa rebelión de ricos insolidarios, al aliarse con la burguesía catalana supremacista. Es una izquierda que no aprendió las trágicas lecciones de la Historia (a base de tratar de reescribirla), que ha perdido el norte de sus principios esenciales, y así le va.

      1. Por dentró se alegrará, es un conflicto que beneficia a la extrema derecha, esa que la paga para que escriba aquí los argumentarios acordes con el programa de vox (tarifa de 2 reales por palabra), y que tanto les gusta provocar, incendiar, en lugar de tratar consensuar una convivencia pacifica en nuestro pais.
        lo ideal es que se hubiera hecho un referendum con garantias y pacificamente, igual que se ha hecho en otras regiones de europa, esto no implica defender independentismo si no todo lo contrario, que los que no estuvieran a favor se les pudiera escuchar con su voto.
        imponer que si 155 que si bla bla, en definitiva imponer ideas a la fuerza, tan tipico de la derecha, no sera nunca la solucion,.
        “Nunca debieron ceder competencias estatales básicas como la educación, la sanidad, el orden público y la administración penitenciaria a ninguna autonomía”. afortunadamente los andaluces salieron a defender sus derechos, y no depender de energúmenos centralistas como tú.

        1. Sigue usted preso de sus obsesiones respecto de mí, empezando por su contumaz usurpación de mi nombre. Ni soy de extrema derecha ni voto a ningún partido político ni me identifico con el programa de ningún partido ni me fio de ningún partido ni cobro de nadie por mis comentarios aquí o en cualquier otro medio (soy un trabajador que vivo digna y honradamente de mi sueldo y sólo de mi sueldo) ni, mucho menos, me alegro de la situación actual de Cataluña, donde viven familiares y buenos amigos míos.
          También sigue usted cautivo de sus dogmas, negándose a reconocer la realidad palmaria. Esa realidad, evidente para quien no esté ciego ni sordo, es que los únicos provocadores, incendiarios y dictadores en Cataluña (desde hace décadas) son los secesionistas supremacistas. Ha sido el ataque separatista a la Nación española, la traición de la izquierda comunista mediante su aceptación de las tesis separatistas y su colaboración con ellos y la inacción culpable de los gobiernos de Rajoy y Sánchez lo que ha producido la irrupción de VOX en las Cortes, Comunidades Autónomas y Ayuntamientos y su crecimiento previsible; la extrema izquierda comunista (y el PSOE, el partido del sistema), con la que usted está claramente alineado, no ha aprendido las trágicas lecciones de la Historia, a base de pretender reescribirla, y vuelve a cometer los mismos errores una y otra vez; así le va, está más dividida (aún) y se apresta a recibir un gran estacazo electoral (otro más) el próximo 10-N.
          Asimismo, permanece usted anclado en sus enormes errores y falacias, característicos de quien desconoce elementos básicos de la Historia, del Derecho Internacional y de la Teoría del Estado. Se refiere usted a la conveniencia de haber celebrado un referéndum en Cataluña (se sobrentiende que de independencia)“ igual que se ha hecho en otras regiones de Europa [sic]”. El único referéndum de esa naturaleza que ha tenido lugar en Europa ha sido el de Escocia de 2014. Resulta sonrojante tener que explicarle las diferencias enormes entre las situaciones del Reino Unido y de España y entre las de Escocia y la de Cataluña; pero lo intentaré.
          Escocia fue un Estado (Reino) independiente hasta 1707, mientras que Cataluña jamás fue un Estado independiente. El Estado de Escocia se unió libremente el Reino de Inglaterra, para constituir el Reino Unido de Gran Bretaña por causa de las amenazas inglesas de cerrar el comercio con Escocia (bloqueo) y, sobre todo, por la quiebra económica en la que cayó el Reino de Escocia tras su derrota aplastante frente a España en su intento de conquistar Panamá y arrebatárselo al Imperio español, aventura colonial que había financiado Escocia con cuantiosos bonos de deuda suscritos por la nobleza escocesa quien, al ver su inversión perdida, aceptó mediante voto en el Parlamento escocés el Acta o Tratado de 1707 que ofrecía Inglaterra para unir ambos Reinos a cambio de hacerse cargo de las deudas del Reino de Escocia, hablando claro, los nobles escoceses vendieron (literalmente) su Reino a Inglaterra para recuperar sus inversiones perdidas en su desastrosa guerra colonial contra España, en medio de grandes protestas del pueblo escocés; mientras que Cataluña, que era una parte (nunca soberana) de la Corona de Aragón se integró pacíficamente y sin protesta alguna de nadie en España por matrimonio de Fernando el Católico de Aragón (nacido en Sos del Rey Católico, Zaragoza) con Isabel de Castilla, unión dinástica que se transmitió a sus sucesores. Dicho Tratado de Unión de 1707 mantenía las naciones inglesa y escocesa y Escocia no cedía todos sus poderes a la Unión, sino que retenía importantes competencias, los Parlamentos inglés y escocés desaparecieron integrándose en el Parlamento del Reino Unido que hoy conocemos y se permitía el futuro restablecimiento del Parlamento escocés (cosa que sucedió en 1998) e inclusive permite la independencia de Escocia si el Parlamento del Reino Unido así lo acuerda, porque (no se olvide) el Tratado de Unión lo fue entre dos Estados soberanos jurídicamente iguales y, además, la soberanía del Reino Unido no reside en el pueblo británico, sino en el Parlamento (como se está comprobando en el asunto del Brexit), no existe una nación británica, sino cuatro naciones en el Reino Unido; por el contrario, Cataluña no se integró en España mediante un Tratado entre Reinos iguales e independientes (Cataluña nunca lo fue), sino por adquisición por matrimonio entre reyes, entre los soberanos de entonces, y así Cataluña pertenece (literalmente) a España que siempre ha sido una nación política única y, así, Cataluña es propiedad (literalmente) de todos los españoles, pues en España la soberanía reside en el pueblo español y no en las Cortes, que sólo la representan. Por ello, ningún gobierno ni tampoco las Cortes pueden autorizar (aunque quieran) un referéndum de independencia en Cataluña sin previamente modificar artículos esenciales de l Constitución, cosa que sólo se puede hacer tras un largo y complejo procedimiento legal y con el voto favorable de la mayoría de todos los españoles en un referéndum. Tampoco cabe hablar de derecho de autodeterminación de Cataluña (ni de Escocia), pues ese derecho fue establecido por la ONU para las colonias y con la expresa salvaguarda de que jamás se podría aplicar a regiones de un Estado para tratar de romper su unidad territorial. Por otra parte, un hipotético (e inviable) referéndum en Cataluña no es un ejercicio democrático, como falazmente dicen los ignorantes, sino justamente todo lo contrario, un acto de imposición, pues pretende hurtar a la inmensa mayoría de los españoles su soberanía, su parte de propiedad sobre Cataluña, ya que una hipotética secesión catalana afectaría enormemente, determinantemente, al futuro de Cataluña y del resto de España, por eso, lo que los secesionistas reclaman (y usted, como toda la izquierda ignorante, apoya) no es el “derecho a decidir” (eufemismo para ignorantes del derecho de autodeterminación), sino el privilegio de excluir al resto de españoles; nada más irracional e insolidario y más opuesto a los valores esenciales de la izquierda auténtica.
          Visto que es del todo improcedente e inviable la celebración del referéndum que reclaman los secesionistas para su privilegio de excluir, pues su misma realización, y al margen del resultado que saliera, significaría la liquidación de la soberanía española, el Estado democrático español debe hacer frente sin dilación al desafío secesionista de la Generalidad de Cataluña, que está declarada en rebeldía contra la Nación española y apoya abiertamente la ruptura de España y la violencia callejera, mediante la aplicación de todos los instrumentos legales que se contemplan en nuestra Constitución y leyes (artículo 155, Ley de Seguridad Nacional, estado de excepción, etc.) si no quiere perder su legitimidad de ejercicio, pues nada corroe más a un Estado que la pasividad ante la destrucción de la legalidad y de la seguridad ciudadana. Asimismo, promover la devolución al Estado de las competencias estatales temeraria y negligentemente cedidas a las autonomías (especialmente a una autonomía desleal como ha acreditado sobradamente ser la catalana) no es energumenismo centralista, como usted ovejunamente dice, sino precisamente abogar por la efectiva igualdad de todos los españoles ante la ley y por la defensa de los derechos fundamentales de las mayorías unionistas en Cataluña y en otras regiones; es una posición inequívocamente alineada con la verdadera tradición de izquierda, pues los andaluces o los asturianos no tienen derechos en cuanto que andaluces o asturianos, sino en cuanto que españoles. Todo ello, al margen del evidente fracaso del carísimo estado de las autonomías, pero ése es otro asunto y otro debate.
          La independencia de Cataluña entraña la ruptura de España y eso sólo se puede conseguir mediante una sangrienta guerra civil, cosa que algunos ignorantes e irresponsables como usted parecen querer repetir en España.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *