Opinión

Calles y limpieza

Desde la curva de la calle Corredera a la plaza Esteve, siguiendo por Santa María y Cerrón a su templo. Es decir a la calle o destino de cada uno dando botes.

La calle Arcos tampoco está para tirar cohetes, pero al menos tiene un pase. Lo que no es de recibo es ir dando saltos cuando pasas con con el coche. Con la moto en zig zag. Y ya ni te cuento en bicicleta. Un día vamos a ir del tirón a los corrales de la calle Circo.

¿Nadie del Ayuntamiento entra por esa zona de la ciudad? ¿Ninguno de ustedes lo sufre? Que levante la mano quien se haya salvado alguna vez de algún bote. ¡Ninguno!, ninguno hay o habrá.

Cómo no sufrir esos adoquines si por ahí tarde o temprano entramos y pasamos con nuestros vehículos. Y cada vez hay más socavones, cada vez se va hundiendo más trozos de calle y nadie del Ayuntamiento, ni los de ahora ni los de antes, se dan por enterados.

Pues mira que hace años de esta situación. Iba yo en bici y mi trasero se despegó del asiento, en el hoyo que hay a la altura de la entrada del aparcamiento subterráneo. Como pude lo esquivé, pero al final caí al suelo. Es cómo ir campo a través en mountain bike, pero con una bicicleta de paseo.

En otra ocasión iba de copiloto en la moto. La conductora y yo bien agarradas porque peligraba nuestra estabilidad y seguridad. No exagero si algún día tengamos que lamentar un susto.

Luego si vas en coche, con ese traqueteo, sufren y tú con ellos; los amortiguadores, neumaticos, el chasis… Y el trasero de cada cual.

Les sugiero a los responsables del lugar, un recorrido andando o en coche. Quién a estas alturas no lo habrá hecho un sinfín de veces. Pero es de obligado cumplimiento que lo hagan tomando nota de las innumerables deficiencias que se encuentran en esos puntos negros de Jerez. Tramo, repito, desde la curva de corredera con Esteve hasta Cerrón. Y lo más insufrible el trozo que va del subterráneo hasta el tabanco El Pasaje.

Hay que echarle muchas manitas a la ciudad. Jerez se merece otra dedicación, otro esmero, otras ganas e ilusión. Una ciudad tan señorial, tan elegante de la que presumimos con orgullo, no nos la pueden deslucir de esta manera. Y si hablamos de la suciedad entonces no hay páginas, en lavozdelsur.es, para detallar cada plaza, cada rincón, cada calle donde se acumula la basura. La mugre asentada en el suelo llegó para quedarse si no se hace algo para evitarlo, y me temo que nada se hará.

La limpieza es la asignatura pendiente que nunca acaba de aprobar el ayuntamiento. Jerez necesita esa matrícula de honor. Pónganse de una vez a estudiar cómo hacerlo. Los que vivimos en está preciosa ciudad y los visitantes que vienen a disfrutar de ella, se lo agradecerán.

Etiquetas

Más artículos en esta categoría:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.