Opinión

Ayuntamientos y municipalismo

Conviene aprender de lo que sucedió en los 80, cuando la obsesión por "estar en las instituciones" desembocó en el desmantelamiento de muchos movimientos sociales

Estamos en vísperas de elecciones municipales recién cumplidos cuarenta años de las primeras democráticas, en 1979. Entonces, la gran mayoría de los ayuntamientos andaluces tuvieron gobiernos de izquierda (o eso se creía o percibía) al cumplirse el pacto previo y público entre PSOE, PCE, PSA y PTA por el que habría gobiernos de coalición encabezados, como alcalde, por el cabeza de la lista más votada de ellos. Lo que se cumplió fielmente, con la excepción del cambalache entre PSA y PSOE intercambiando las alcaldías de Granada y Huelva por la de Sevilla, a instancias del primero, que quiso, a todo trance, conseguir esta ciudad regalando las otras dos al partido de Felipe González (e iniciando así su larga y lamentable marcha, de componenda en componenda, hacia la irrelevancia y final desaparición).

Fueron aquellos primeros ayuntamientos democráticos, muy poco después de constituirse, los que iniciaron el proceso de iniciativa autonómica a través del artículo 151 de la Constitución que culminó en el referéndum del 28 de Febrero del siguiente año. Tras el pronunciamiento de los de Puerto Real y Los Corrales (con alcaldías del PTA y de la CUT), la inmensa mayoría de los ayuntamientos andaluces dieron también el paso adelante obligando a los propios partidos políticos y a la Junta preautonómica, que vacilaban con la eterna justificación de que “aún no había suficientes condiciones objetivas”, a seguir el mismo camino ante el hecho consumado de que, en unos pocos meses, o se conseguía sumar a la gran mayoría de los municipios o habría que esperar cinco años para poder plantear de nuevo la autonomía. Una autonomía que entonces se pensaba “plena” e instrumento eficaz para la transformación de Andalucía (el que luego no fuera ni lo uno ni lo otro sería la base del rápido desencanto político cuyas consecuencias continúan hoy, pero este sería otro tema).

La cultura política andaluza progresista y de izquierda, desde la segunda mitad del siglo XIX, siempre había tenido como un componente central el nivel municipal. La propia construcción de Andalucía como sujeto político se planteaba confederalmente, de abajo arriba, y no de forma burocrática y siguiendo un modelo centralista, como se ha hecho. Así, el proyecto de la llamada Constitución andaluza de Antequera, de 1883, contenía, en realidad, tres constituciones: una para los municipios, otra para los cantones (hoy diríamos las comarcas y áreas metropolitanas) y la tercera para Andalucía. Esta debería ser, en palabras de Blas Infante años después, un anfictionado (confederación) de pueblos (municipios y comarcas).

Hoy, algunos tenemos la convicción de que es en este planteamiento municipalista y de construcción “de abajo arriba”, y no a la inversa, donde está la única base posible para avanzar hacia una Andalucía libre de la dependencia económica, superadora de la subordinación política y con una reactivada y creativa identidad cultural. De una Andalucía construida por sí, desde los municipios y de acuerdo con las necesidades y aspiraciones de la gran mayoría de los andaluces/zas. Y en fraterna solidaridad con los pueblos de Iberia y del mundo. Ello podría ser posible a condición de que no creamos que la acción municipalista se manifiesta solamente en la actuación en (y respecto a) los ayuntamientos. La presencia y acción dentro de estos no debería ser sino una de las vertientes del municipalismo y, para estar justificada, ser consecuencia de la acumulación de esfuerzos, voluntades y trabajo cotidiano en los movimientos sociales y las asociaciones y colectivos de la sociedad civil sobre los problemas y aspiraciones de los habitantes de cada pueblo y ciudad (y de cada barrio de las ciudades y pueblos). Si no fuera así, la labor en los ayuntamientos, como en otras instituciones políticas, podría ser incluso contraproducente porque esterilizaría la participación directa ciudadana y haría gastar unas energías que deberían aplicarse, sobre todo, a la creación de estructuras y experiencias transformadoras en lo político, lo social, lo económico y lo cultural. Conviene aprender de lo que sucedió en los años 80, cuando la obsesión por “estar en las instituciones” desembocó en el práctico desmantelamiento del movimiento vecinal y de otros movimientos sociales sin apenas resultados positivos apreciables.

Creo imprescindible que reflexionemos sobre estas cuestiones en vísperas de las elecciones del día 26, cuando raro es el partido o “confluencia” que no se declara municipalista. Sólo deberíamos tomar la afirmación en serio si durante años se ha practicado realmente el municipalismo. Si no fuera así, se trataría de la utilización de una palabra vaciada de contenido.

Etiquetas

Más artículos en esta categoría:

Comentarios

  1. Lo que le faltaba ya a Andalucía es convertirse en una confederación de cantones y municipios, en una jaula de grillos, siguiendo al chalado de Blas Infante; volver a caer en el caótico cantonalismo. Algunos han olvidado el fracaso de la Primera República española precisamente por causa del cantonalismo, inclusive con guerras entre cantones. Los países que desconocen su Historia están condenados a repetirla.

    1. Chalado? El insulto es el refugio de los ignorantes. Cuidado con la violencia verbal que puede traer malos ratos. Ya quisieras tú llegar a la altura del tobillo de Blas Infante. A ti te querría ver cuando te fusilaban por tus ideas. No ibas a correr nada!!!

      1. ¿Ya se le está hinchando la vena? Eso le pasa por abusar de los gintonics. Chalado no es un insulto, ignorante. Violencia verbal la suya habitual, ya inclusive con amenazas veladas, que se le va la olla; está usted tan grillado que ya hasta desea el fusilamiento de quienes no comulgamos con sus ideas totalitarias, consejos vendo y para mí no tengo; vaya fantasmón.
        Al margen de ello, el proyecto islámico, secesionista y antiespañol de Blas Infante era una completa majadería, un disparate que en ningún caso puede inspirar ninguna política fructífera en la actualidad; sería un desastre para Andalucía. ¡Menudo “padre” de la patria andaluza que nos han endilgado los políticos catetos!

        1. El fascismo y sus veleidades asesinas siguen en el siglo XXI… querría como padre de la patria española a un tal hitler que es quien le viene ni que pintado?

          1. No. Lo totalitario es lo suyo. No hace falta ninguna catetada de “padre” de ninguna inexistente patria andaluza. Andalucía es una región española cuya Historia se remonta a muchos siglos antes del nacimiento del chalado de Blas Infante, un personajillo que no ha aportado nada medianamente relevante.
            Es tal su ignorancia que ni siquiera es consciente de la enorme contradicción que hay entre su izquierdismo extremo y totalitario y el nacionalismo fragmentario; para su consuelo, esa ignorancia es común a toda la izquierda española, la más primitiva de Europa y que jamás ha aportado nada digno de mención al pensamiento político.

  2. Estamos en v speras de elecciones municipales reci n cumplidos cuarenta a os de las primeras democr ticas, en 1979. Entonces, la gran mayor a de los ayuntamientos andaluces tuvieron gobiernos de izquierda (o eso se cre a o percib a) al cumplirse el pacto previo y p blico entre PSOE, PCE, PSA y PTA por el que habr a gobiernos de coalici n encabezados, como alcalde, por el cabeza de la lista m s votada de ellos. Lo que se cumpli fielmente, con la excepci n del cambalache entre PSA y PSOE intercambiando las alcald as de Granada y Huelva por la de Sevilla, a instancias del primero, que quiso, a todo trance, conseguir esta ciudad regalando las otras dos al partido de Felipe Gonz lez (e iniciando as su larga y lamentable marcha, de componenda en componenda, hacia la irrelevancia y final desaparici n).

  3. Cuánta ignorancia malvada dirigida a mirar al pasado franquista y fascista como el mejor momento de nuestra historia. Nos quieren convencer de que franco lo hizo muy bien y que la transición y El sistema actual está podrido. Son los fascistas del siglo XXI que tienen guardada la esvastica en el cajón con la que gozan en la intimidad y que añoran los
    Tiempos pasados. Alerta fascista. Menos mal que vox y sus comentaristas van perdiendo el poco terreno ganado

    1. ¡Jajaja! Pero, hombre, tenga al menos la prudencia de releerse a sí mismo para no contradecirse; que usted ya ha despotricado varias veces de la Transición democrática y del régimen del 78, en sintonía con sus amigos de podemitas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *