Empresas y Trabajo

Arnés de seguridad, tu mejor protección en altura

El mundo laboral está compuesto de distintos trabajos adaptados a los gustos y necesidades de cada persona. Dependiendo de cuál sea nuestra personalidad optamos por uno u otro, pero también influye en la elección los miedos que tengamos. Por ejemplo, quienes padezcan acrofobia o miedo a las alturas, tendrán que escoger trabajos que no guarden relación con ellas. Sin embargo, lo cierto es que hay personas que optan por la adrenalina y el hecho de que cada día sea diferente. Para ellos existen diferentes trabajos verticales que se realizan a grandes alturas como pueden ser técnicos de aerogeneradores, limpia cristales o técnicos de construcción, entre otros. Para todo ello es primordial contar con un arnés de seguridad y en PROLABORAL encontraremos los mejores arneses de las mejores marcas. ¿Hasta qué punto es importante uno de ellos? En este artículo descubrimos la importancia de los arneses en el trabajo, así como una buena elección del tipo de arnés según el trabajo que vayamos a desempeñar.

La importancia de un arnés de seguridad

Los accidentes laborales continúan siendo una de las principales razones del absentismo laboral, lesiones graves y lesiones fatales son por desgracia más frecuentes de lo que nos pensamos en los diferentes sectores laborales. La ausencia, falta de control e incorrecto uso de las medidas de seguridad son las causas por las que los trabajadores se enfrentan a situaciones de este tipo.

Una gran parte de estas catástrofes en trabajos verticales se pueden evitar con un arnés para el trabajo. Evitarlas es relativamente sencillo siempre y cuando se sigan las normas de seguridad básicas en los trabajos en altura. La seguridad es un aspecto básico y fundamental, especialmente a la hora de hablar de protección en altura en este tipo de trabajos.

Una caída en altura de por sí ya es peligrosa, pero existen momentos en que el desenlace puede ser fatal. Lo mejor es optar por un arnés de seguridad y a día de hoy, encontramos en diferentes formatos dependiendo de cuál sea la protección que necesitemos adaptada al trabajo que realicemos.

De esta manera, podemos diferenciar tres tipos de arneses: anticaídas, de sujeción, y de suspensión, podemos encontrar arneses que sean de un tipo, dos, o que abarquen los tres tipos.

  • Arneses anticaídas: impide que el usuario caiga al suelo, es un dispositivo de seguridad utilizado por ejemplo en construcción, cuando se trabaja en andamios el arnés se conecta a un punto de seguridad como una línea de vida.
  • Arneses de sujeción: con este tipo de arnés el usuario puede posicionarse con mayor precisión apoyado por los pies, para desarrollar el trabajo de una manera más cómoda, este tipo de arneses es utilizado por ejemplo en talas árboles o torres de comunicaciones.
  • Arneses de suspensión: utilizados cuando el usuario no está apoyado sobre los pies y queda sostenido en gran parte por el arnés, como por ejemplo en trabajos en estructuras y cubiertas o reparación de tejados.

Para conseguir que el arnés de seguridad dure más tiempo debemos cuidarlo debidamente. Para ello, realizaremos las tareas de mantenimiento pertinentes tal y como lo hacemos con otros elementos que forman parte del trabajo. Para ello, deberemos guardarlos en un sitio seco, protegidos de la luz directa del sol, alejado de fuentes de calor que puedan deteriorar el producto. Además de ello, tendremos que protegerlo siempre que podamos estar en contacto con sustancias que puedan ser químicas o corrosivas.

Para transportar el arnés correctamente, tendremos que usar el elemento recomendado. En gran parte de los casos suele ser un saco o maletín que viene con el arnés en el momento de adquirirlo. Por otra parte, también es importante prestar atención a la limpieza del arnés. El lavado del mismo dependerá de cuál sea el material con el que esté realizado, normalmente puede utilizar la lavadora a 30º con un programa de sintéticos delicados y sin centrifugado y utilizando un detergente o jabón con pH neutro, para manchas persistentes puede utilizarse un cepillo para frotar la zona afectada. Para el secado nunca utilizar la secadora ya que podría deteriorar el producto.

Ahora que conocemos cuál es la importancia de los arneses de seguridad y de qué forma podemos cuidarlos y mantenerlos, es el momento de renovarlos en caso de que los de nuestra empresa tengan muchos años o estén deteriorados. La seguridad es primordial y un arnés puede evitar numerosos accidentes e incluso, salvar vidas.

Etiquetas

Más artículos en esta categoría:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *