VidaGastrovoz

Aponiente, el único restaurante de la provincia en el ‘top’ de los más demandados de España

Expansión publica un ránking que coloca al negocio de Ángel León en el puesto 30 de los 50 templos culinarios españoles más deseados. Tres semanas hay que esperar para pillar mesa un sábado por la noche.

Tres semanas hay que esperar para pillar mesa.

¿Quieres probar el nuevo Aponiente, en el Molino de mareas de El Puerto? Pues vas a tener que esperar. El restaurante del chef Ángel León, jerezano, portuense y anfibio, esté en el top nacional de los 50 locales más demandados. En concreto, la casa del cocinero del mar tiene una lista de espera de tres semanas. Así lo indica el ránking Fuera de serie del rotativo Expansión. El diario de actualidad económica coloca en el puesto número 30 a Aponiente, el único restaurante de la provincia en el que hay que esperar semanas para poder sentarte en una de sus mesas. Otro rollo es ya lo de El Celler de Can Roca, en Gerona, donde los hermanos Roca tienen una lista de espera de nada más y nada menos que 11 meses. Como informa el rotativo salmón, el pasado 1 de julio volaron las 1.500 plazas (unas 40 al día en nueve servicios semanales) disponibles para junio de 2017 en este templo culinario tan deseado. En 15 minutos, las sillas ya estaban agotadas.

¿Cuántas semanas se requieren para hacerse con una reserva para dos personas un sábado por la noche? Con esa pregunta, el ránking elaborado por Expansión evidencia la fiebre por la alta cocina que vive el país, con restaurantes que no bajan de una lista de espera de tres, cuatro y hasta seis meses. El otro sitio de moda es DiverXO, de David Muñoz —o como se escriba—. Para pillar mesa en hora punta hay que aguardar pacientemente nueve meses. Luego llegan en esta clasificación el local de Santi Taura, en Lloseta (Mallorca), con 6 meses y 2 de semanas de espera; y Sant Pau, de la chef Carme Ruscalleda, en San Pol de Mar y con una lista de espera de 6 meses y 1 semana.

Por debajo de los cinco meses de ‘cola’ están Asador Extxebarri, de Víctor Arguinzoniz, en Atxondo (Vizcaya); Arzak, de Juan Mari y Elena Arzak, en San Sebastián; Dstage, de Diego Guerrero, en Madrid; Mugaritz, de Andoni Luis Adúriz, en Rentería (Guipúzcoa); Bacira, de G. Zapata, V. de la Red y C. Langreo, también en la capital de España; y Disfrutar, de O. Castro, E. Xatruch y M. Casañas, en Barcelona.

Etiquetas

Más artículos en esta categoría:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *