Álvaro García no saldrá del Cádiz en enero a menos que paguen su cláusula

Publicidad

Álvaro García no saldrá del Cádiz en enero a menos que paguen su cláusula

Juan Carlos Cordero, director deportivo cadista, admite el interés de grandes clubes europeos por el extremo utrerano, aunque espera que termine la temporada con el equipo amarillo.

12-01-2018 / 19:32 h.
Publicidad

El Cádiz se está acostumbrando en los últimos meses a que su jugador estrella, Álvaro García, tenga que lidiar con cantos de sirena de grandes clubes del continente europeo que siguen de cerca al que es, con diferencia, el mejor extremo de toda la categoría de plata del fútbol español. Al ya mencionado interés de dos colosos como el Manchester United y el Bayern de Munich -pese a la incredulidad de muchos aficionados amarillos-, se unen ahora otros grandes equipos que desean tenerlo en sus filas para la próxima temporada.

El Nápoles italiano es uno de los que está sonando con más fuerza en las últimas horas, además del Sevilla y del Valencia, que también estarían interesados en el menudo futbolista utrerano. Estas informaciones cobran más fuerza, si cabe, tras las declaraciones de Rafael Rodríguez, que se muestra "convencido de que uno de los mejores clubes de Europa va a pagar la cláusula de rescisión para llevárselo de Cádiz". Actualmente, esta cantidad está fijada en ocho millones de euros, aumentando a 15 si la escuadra gaditana milita en Primera División.

Juan Carlos Cordero, director deportivo del conjunto gaditano, también ha salido al paso de las informaciones. En declaraciones concedidas al portal napolitano CalcioNapoli24, ha confirmado que "muchos clubes están interesados en el jugador", que tiene contrato con la entidad cadista hasta 2022. Ha añadido, además, que su intención es "no venderlo en enero, pero si algún equipo paga la cláusula ya no depende de nosotros".

Álvaro García llegó al Cádiz con un valor de mercado inferior al medio millón de euros. Según el portal especializado Transfermarkt, a día de hoy esa cifra se ha multiplicado hasta alcanzar los cinco millones de euros. En cualquier caso, la idea de la dirección deportiva amarilla es que el jugador permanezca, al menos, hasta el final de temporada, con la intención de encontrar a un jugador que pueda suplirlo con garantías y, por qué no, venderlo por 15 millones de euros en lugar de los ocho por los que saldría en este mercado invernal. Aun así, si llegara una oferta en firme la pelota estaría en el tejado del jugador.

 

 
Publicidad