Jerez#DesayunosLaVoz

“Algunos creen que esto es montarse en la carroza y tirar caramelos; hay una gran labor social”

José Manuel Martín, Juan Carlos Carrasco y Felipa Medrano, Reyes Magos de Jerez de 2018, visitan la redacción de lavozdelsur.es para trasladar qué supone y todo lo que conlleva encarnar a sus majestades de Oriente el próximo 5 de enero.

José Manuel Martín, Juan Carlos Carrasco y Felipa Medrano, Reyes Magos de Jerez de 2018, visitan la redacción de lavozdelsur.es para trasladar qué supone y todo lo que conlleva encarnar a sus majestades de Oriente el próximo 5 de enero.

Ya es una tradición que la redacción de lavozdelsur.es comparta un café con las personalidades que el próximo 5 de enero encarnarán a los Reyes Magos en Jerez: el empresario y director gerente de Montesierra, José Manuel Martín (Melchor); el chef y empresario hostelero Juan Carlos Carrasco (Gaspar) y la responsable de Secretariado Gitano, Felipa Medrano (Baltasar). Los tres, con una agenda muy apretada, hacen un hueco para transmitir a los lectores de lavozdelsur.es lo que significa encarnar a sus majestades de Oriente. Todos coinciden en la satisfacción que supone, si bien también destacan que el cargo viene aparejado a una gran responsabilidad para evitar que ninguna familia ni ningún niño se quede sin su regalo el 6 de enero.

¿Cómo recibieron la noticia de su designación como Reyes?

José Manuel Martín: A mi me llamó Mamen Sánchez el 12 de octubre y, cuando me lo dijo, no me lo esperaba. Me cogió dudando, porque sabía que era una gran responsabilidad. En Montesierra siempre hemos recibido a los Reyes y en esas convivencias ya nos contaban lo que suponía ser Rey Mago. Pero cuando los anteriores reyes nos dieron el informe de lo que teníamos que hacer, me quedé corto con respecto a lo que ya me imaginaba. Tienes que dejar tu empleo y tu ocio privado a un lado, porque esto supone mucho trabajo y muchas preocupaciones y además en aspectos que no dominas, como organizar eventos, que cuesta más. Y luego tienes que implicar a mucha gente, pero las sensaciones son muy buenas. Pensar que esto es para ayudar a los niños y a las familias necesitadas es muy gratificante.

Felipa Medrano: “Es dar todo lo que tienes durante dos meses para que el día 5 los niños cojan sus caramelos y el día 6 se levanten con un juguete”

Felipa Medrano: Cuando me llamó Mamen pensaba que era por el tema del Consejo Local de la Mujer y cuando me lo propuso me harté de reír. Le dije que no me gastara una broma, pero luego me justificó a qué se debía mi designación. Pero sobre todo es mucha alegría y más pensando que esto no es para ti, sino para ayudar a los que lo necesitan, que es más gratificante. En la práctica también le das mucho trabajo a tu gente, porque les pides que echen una mano. En definitiva es dar todo lo que tienes durante dos meses para que el día 5 los niños cojan sus caramelos y el día 6 se levanten con un juguete.

Juan Carlos Carrasco: Lo mío fue algo diferente. Cuando se comunicó el 12 de octubre yo tenía mucho trabajo y el móvil lo dejé aparcado. Por lo visto tenía un par de llamadas perdidas de la alcaldesa, pero como no tenía su número, no sabía que me había llamado. Y al día siguiente, quedé con José Manuel por asuntos laborales y ya me di cuenta de que llegaba muy alegre, emocionado y con los ojos brillantes. Cuando me lo comentó aún no me había enterado de nada, así que fue muy emotivo porque empezamos a abrazarnos por la noticia. Y yo, que he tenido la suerte de colaborar mucho con los Reyes, porque después de la cabalgata siempre los he atendido con un aperitivo, tanto a los cortejos como a ellos, los veía súper emocionados y eufóricos y me daba cuenta de que esa noche, cuando hablaba con ellos, no eran ellos. Estaban tan metidos en su papel de Rey Mago que te emocionaba. Y después de las penas que hemos pasado, porque mis negocios con el tema de la crisis no han ido del todo bien, que en el momento más bajo te dan este reconocimiento es muy importante para mí. Por lo menos ves que la gente reconoce que has hecho algo por la ciudad, que has aportado algo.¿Es solidaria Jerez? ¿Se vuelca con sus Reyes Magos?

JM. M.: La verdad es que sí, estamos teniendo muy buena acogida. Ayer en La Vid se recogieron más de 200 juguetes, siendo un barrio pequeño. Luego te encuentras con donativos de gente que no te esperas… A los Reyes en general se les acoge muy bien, la gente se vuelca porque sabe a dónde va el dinero, que se emplea bien, que lo que se recibe va a los necesitados… En general la gente en Jerez es generosa y solidaria.

F. M.: Además es que a los jerezanos nos encanta la cabalgata y le ven el sentido real a esto. Cuando el dinero es para la cabalgata se sabe para donde va y la gente tiene sentido de eso.

JC. C.: Mucha gente es que se cree que esto es montarse en la carroza y tirar caramelos. Nosotros tenemos que hacer una labor social muy grande, buscar juguetes para un listado que nos da Bienestar Social y Cáritas.

¿Habéis escogido ya el cortejo que os acompañará en vuestras carrozas?

F. M.: En mi caso llevo una carroza con mi familia, y la carroza de la ofrenda es de compañeros de trabajo, de amigos y de gente que en un principio no pensaba llevarlos pero que al ver que se están implicando, he decidido como recompensa que vengan también.

JC. C.: Mis hijos vendrán como chambelanes, además de mi hermano Alfredo, que es mi socio de siempre, y Jesús, compañero también. Después tengo que ver, porque todavía no me ha dado tiempo a pensarlo. Como dice Baltasar, si veo a gente que se ha implicado, que ha puesto sus ganas de trabajar, se merecerá que venga conmigo en la carroza, pero todavía no he hecho lista ninguna.

JM. M.: Cuando me designaron, la reflexión que hice es que me eligieron por la empresa que represento. Así que decidí que en una carroza iría mi familia y en la otra, la gente de la empresa. De chambelanes irán mi mujer y mi hijo, tengo otras dos hijas que entiendo que irán con sus maridos en la misma carroza, pero en la de la ofrenda irán trabajadores de Montesierra.¿Cómo veis la ciudad desde vuestros respectivos sectores?

JM. M.: Yo lo que veo es que falta trabajo. Necesitamos que haya iniciativas, empresarios, porque Jerez es una ciudad a la que le falta tener más empresarios. Y el tema político ayuda poco, tanto a nivel local como de Junta, porque crear una empresa en Jerez no es fácil. 

JC. C.: Nací aquí, estoy enamorado de esta tierra. Por suerte he viajado bastante por toda España y creo que las posibilidades que tiene Jerez con el vino, la gastronomía, el flamenco, los caballos, los monumentos… Tiene tantas posibilidades que no puedo entender cómo no se puede explotar mejor. En los pueblos, de momento te enseñan lo mejor que tienen. Pero sí es verdad que somos nosotros los que tenemos que empezar a valor lo que tenemos. Habrá mucha gente aquí que seguramente no conocerá lo que es una bodega, o la Real Escuela, por ejemplo. Y así es difícil. 

Entiendo que aquí tenemos mucho potencial y eso se debería de promocionar con empresarios de la zona y darles facilidad. Hace poco un amigote mío estaba liado con abrir una zapatería, y estaba aburrido con el tema de la burocracia. Estoy de acuerdo con que las cosas se tienen que hacer con rigor, todo legal, pero haciendo estas cosas lo que hacemos es potenciar la competencia ilegal. Un dossier no se puede quedar seis meses en una mesa esperando que lo vea uno, otro y otro. No. Yo creo que si alguien va con una idea, hay que aplaudirle. Porque con lo mal que lo hemos pasado, que venga ahora alguien que quiera montar un negocio y emplear a gente… Deberían cogerlo en brazos. 

Juan Carlos Carrasco: “Jerez tiene tantas posibilidades que no puedo entender cómo no se puede explotar mejor”

F. M.: Desde el plano social, siempre hacen falta programas buenos y más trabajo en redes entre las entidades que trabajan en Jerez. Porque al fin y al cabo las personas que necesitan nuestra ayuda siempre son las mismas: estén en la zona Sur, en la zona Norte, sean de etnia gitana o no, que vayan a Cáritas… forman la misma bolsa de personas. Entonces es verdad que el trabajo sería muy importante aquí en la localidad. Y también más ayuda por parte del Ayuntamiento, en forma de programa, proyectos integrales… Desde el Fondo Social Europeo todo lo están mirando ahora con lupa. Lo mismo que dan muchos problemas burocráticos para formar una empresa, cuando hablamos de personas, ocurre lo mismo, porque a lo mejor el objetivo de una persona es encontrar trabajo o mejorar sus competencias digitales. ¿Cómo se justifica eso? Es complicado. 

José Manuel, concretamente hablando del ámbito al que se dedica, hace poco se ha conocido que Jerez ha firmado como una especie de hermanamiento con Jabugo, no sé cómo lo interpreta. 

Es algo muy positivo, yo ya ese hermanamiento lo tengo con mi empresa. Yo tengo un centro en Jerez y otro en Jabugo desde hace ya 30 años. Y es verdad que hay una similitud muy grande entre los vinos de Jerez y el jamón. Se dirigen al mismo sector, la hostelería, son productos de muchísima calidad y necesitan un tiempo de maduración grande. Ese hermanamiento ha sido una idea muy buena, que viene muy bien para los dos sectores. Mi familia siempre se ha dedicado al tema del cerdo ibérico, empezó mi bisabuelo, José Manuel Martín, y aunque empezamos en Salamanca, aquí llevamos desde 1977. Cuando dejamos Salamanca, empezamos la cura en Jabugo, y pensamos que allí es el mejor lugar del mundo para curar jamones. Juan Carlos, uno de los motivos que me comentan por los que la alcaldesa te había nombrado Rey Mago, era por haber abierto un poco, en su día, el camino en el sector de la hostelería en Jerez. 

La hostelería tuvo su boom en el año 2000 con los Juegos Ecuestres y se fue desarrollando bastante bien. Luego tuvo su decadencia. Yo cuando me vine al Gallo Azul en el 2000 la verdad es que la gastronomía era bastante pobre en cuanto a variedad. Todo era lo mismo. El contexto que sacamos con el Gallo Azul, con la propuesta de Domecq fue bastante interesante. Pero ahora mismo el sector está que no cabe. Jerez está en su mejor momento, gastronómicamente hablando. Según comentan, el sábado pasado no había un bar donde tomarse una copa, estaba todo lleno, incluso la gente en la terraza aguantando el tirón. La gente está a gusto y sobre todo, se está empezando a comer bastante bien. Hay mucha gente que está apostando por el centro: Julián, de Albores, Faustino, que es un clásico, Uchi, de la Cruz Blanca, cada vez se están abriendo más negocios. ¿Y por qué no hay más negocios? Volvemos a lo mismo…

Felipa, lleva más de un año trabajando con un grupo de unas 15 mujeres gitanas, dentro del Programa Calí. ¿Cómo llegaron esas mujeres y cómo han evolucionado? ¿Cómo han cambiado su mentalidad, sus perspectivas de futuro…?

Ellas llegaron demandando empleo a la fundación, pero nosotros las vimos, miramos sus competencias y le explicamos el tema del Programa Calí. Y en esta iniciativa no solo entramos en materia de empleabilidad, sino que también hacemos un poco de terapia, se adentra en tu mundo interior, tus competencias, habilidades, tus necesidades como mujer. Formamos un grupo de mujeres muy bonito donde la más mayor, que tiene 58, y la más pequeña, con 17, y a mí me gusta mucho esa clase de grupo porque las más mayores sirven de referente a las más pequeñas y estas motivan a las más mayores. Han pasado por unas circunstancias personas difíciles, por el tema de la crisis, que cuando se quedan en paro su papel se queda en ser solo ama de casa y eso incide en su autoestima, en su manera de ver la vida, la valoración que tienen de sí mismas… Este programa les sirve para sacar esas competencias que parece ser que ya han olvidado, pero que realmente ellas están empoderadas, aunque a veces las circunstancias es lo que tiene, que no ser independientes económicamente es no ser independiente. Y eso repercute en tu manera personal.

Etiquetas

Más artículos en esta categoría:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *