...Y al vino, vinoVidaGastrovoz

Algo más que vino

¿Sabemos qué es el enoturismo? Básicamente podemos decir que es el turismo enológico o turismo del vino, pero… no es sólo eso, hay algo más. Combina gastronomía, cultura, ambiente rural y por encima de todo -cómo no- vino.

Hacer enoturismo en España es fácil, muy fácil. Si de lo que se trata es de conocer un lugar a través de sus vinos  y de su cultura qué mejor país que el nuestro. No hay rincón que no nos invite a degustar un sorbito de buen vino o no nos envuelva en su magia. Sin ir más lejos hablamos de rutas, de Rutas del Vino bodegas y viñedos salpicados de norte a sur y de este a oeste.

Hablamos  de un turismo de calidad, de disfrutar de una experiencia para los sentidos que nos ofrece la tierra en cualquier momento del año, de emocionarnos con la combinación de paisajes, tradiciones, arte, arquitectura y los mejores platos y vinos. Arte rupestre y Somontano, parapente, escalada y Jumilla, queso, miel y txacolí, arquitectura de vanguardia y Rioja, castillos, palacios y Ribera del Duero, vías verdes en bici y cava… y así hasta 25 rutas con experiencias inolvidables.

Gracias a mi trabajo, soy afortunada al poder visitar esos lugares que dejan tan gratísimos recuerdos.

Recuerdos como los que nos dejó nuestra visita a bodegas Habla, seductora de paladares con sus vinos y otra excelencia de la ciudad de Trujillo de espectacular casco histórico. Desde su Plaza Mayor, paseo a pie disfrutando de los monumentos más representativos de la ciudad como la Iglesia Parroquial de San Martín o el Palacio de los Duques de San Carlos. Calles empedradas con altos muros y recuerdos de época medieval. Puerta de Santiago, Mirador de la Alcazaba, torre del Alfiler. Imposible no sucumbir al senderismo por el Berrocal ni al paseo a caballo entre viñedos. Perfecta simbiosis.

Otra ocasión que me viene a la memoria fue conocer en toda su esencia la tradición ancestral de los procesos de elaboración del cava Llopart en Sant Sadurní y la visita al Club Villarnau Coupage situado en una preciosa finca envuelta en viñedos desde donde se disfrutaba del espectacular paisaje del Penedés. Conocí nuevas “enoexperiencias” como la cavaterapia y pudimos comprobar otras para los más intrépidos como los vuelos en helicóptero o para los más golosos como el Museo de Chocolate Simón Coll.

Muy cerquita de nosotros, en la Sierra de Ronda, más concretamente en Guacín, sucumbimos a la magia de las Bodegas Cezar. Sus excelentes vinos siempre son un acierto y te hacen cliente fiel en maridaje perfecto con la gastronomía rondeña y en perfecta armonía con la Sierra de las Nieves, reserva de la biosfera. Barranquismo en Jorox, espeleología, escalada, senderismo… enclave idóneo para la aventura.

Aquí, en nuestra campiña de albariza, a finales de verano entre agosto y septiembre celebramos nuestra vendimia y al comienzo del otoño, con sus primeros días de frío, disfrutamos los primeros mostos acompañados de una exquisita gastronomía. Arte, historia y jerez.

El enoturismo en España es una forma extraordinaria y divertida de viajar para expertos, aficionados y amantes del mundo del vino. Merece la pena dejarse llevar por las nuevas propuestas de ocio y cultura. Tradición y vanguardia pueden darse la mano. Vivamos la experiencia.

Bebe la vida, vive el vino.

Etiquetas

Más artículos en esta categoría:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *