Provincia

Alertan del uso de un herbicida “potencialmente cancerígeno” en Grazalema y Los Alcornocales

En las cunetas de las carreteras de estos dos Parques Naturales se recogen espárragos y caracoles. Ecologistas en Acción lleva años solicitando el cese de estas fumigaciones a Diputación de Cádiz

Ecologistas en Acción ha vuelto a denunciar el uso de glifosato en las carreteras de las dos Parques Naturales más importantes de la provincia, el de la Sierra de Grazalema y el de Los Alcornocales. Según este colectivo, Diputación de Cádiz “hace oídos sordos a las advertencias sobre las graves consecuencias que puede acarrear el glifosato sobre el medio ambiente y la salud de las personas con este herbicida tóxico”.

“Cuando la primavera está todavía en su máximo esplendor, y las cunetas de estos parques naturales llenas de flores multicolores, algunas pertenecientes a plantas protegidas, la Diputación provincial ha contratado a una empresa, destinando para ello miles de euros de dinero público, a envenenar estas cunetas y secar su vegetación, lo que provoca el adelanto del riesgo de incendios forestales“, sostiene el comunicado hecho público por los ecologistas, que ya han remitido varios informes a la presidenta del ente provincial, Irene García, que no ha dado respuesta.

La asociación ecologista recuerda que en el Pleno de Diputación celebrado en mayo de 2016 se aprobó buscar opciones alternativas para controlar el crecimiento de la hierba en las cunetas de las carreteras provinciales, algo que es posible “con un simple desbroce mecánico que además genera empleo”, aseguran. Sin embargo, reprueban que la diputada del Área de Desarrollo, Innovación y Cooperación Local, Encarnación Niño haya dicho que el glifosato es “inocuo”. Una circunstancia que ha provocado que los ecologistas se pregunten por qué no fumigan “sus propias viviendas o el patio de Diputación con este herbicida”.

Ecologistas en Acción advierte de que el glifosato es un producto altamente tóxico que la Agencia Internacional para la Investigación sobre el Cáncer (IARC), dependiente de la Organización Mundial de la Salud (OMS), ha clasificado como potencialmente cancerígeno, pudiendo también provocar alteraciones endocrinas. Por otra parte, advierten de que Parlamento Europeo ha impuesto, por el principio de precaución, serias restricciones al uso del glifosato, excluyendo las zonas de uso público, “por lo que debe de dejar de utilizarse en las cunetas y demás zonas anexas a infraestructuras”. “Los tribunales están aceptando cada vez más demandas contra Monsanto, la empresa que produce el glifosato, por existir evidencias científicas de que ha provocado cáncer en las personas que lo manipulan. La última en California, donde un jurado ha condenados a Monsanto a pagar 1.820 millones de euros a una pareja que habría contraído cáncer por utilizar el herbicida Roundup, marca comercial del glifosato”, sostienen en una nota de prensa. En ese caso, especifican, se acusa a la agroquímica de no advertir los peligros de su producto, que acumula más de 13.000 demandas por el mismo motivo.

Ecologistas reprueba a Diputación, que “no advierte a la población local, como obliga la ley, sobre estas fumigaciones”. “En estas cunetas es tradicional la recolección de espárragos y de caracoles, sin que el vecindario de la zona sepa que no son aptos para el consumo humano una vez realizadas estas fumigaciones con glifosato. Además, pueden provocar daños irreparables al creciente sector de la agricultura y la ganadería ecológica en estos parques naturales”, concluyen desde el colectivo, que recalcan que las fumigaciones están autorizadas por la Consejería de Agricultura, Ganadería, Pesca y Desarrollo Sostenible, responsable de la gestión y protección de estos parques naturales.

Etiquetas

Más artículos en esta categoría:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *