Rafael no entra en el centro especializado en autismo a pesar de que la Junta convalida su traslado

La familia de un joven con 86% de discapacidad que padece TEA reclama que se ejecute la resolución de Dependencia. Autismo Sevilla, que gestiona el centro, no reconoce el concierto de la plaza

Rafael, en la puerta de la residencia Parsi, el día que intentó entrar.
Rafael, en la puerta de la residencia Parsi, el día que intentó entrar.

Rafael Elías deberá incorporarse al centro asignado en el plazo máximo de 15 días hábiles desde la fecha de notificación de la presente resolución, salvo que concurran causas de fuerza mayor debidamente justificadas. Concluido el plazo sin haberse producido la incorporación, se declarará decaído el derecho de acceso al mismo, manteniéndose en dicha situación hasta que se produzca la revisión del programa individual de atención”. Cuando los padres de Rafael leyeron estas líneas se las prometían muy felices. Su hijo, que presenta un grado de discapacidad del 86% fruto del Trastorno del Espectro Autista (TEA) que padece, por fin sería trasladado a un centro especializado en autismo.

La resolución emitida por la Agencia de Servicios Sociales y Dependencia de Andalucía, adscrita a la Consejería de Igualdad, Políticas Sociales y Conciliación de la Junta, debía haberse hecho efectiva, pero no ha sido así. La familia se desplazó con Rafael hasta la puerta de la residencia Parsi, que gestiona la asociación Autismo Sevilla, que sin embargo no reconoce el concierto de su plaza y de la otras tres personas con autismo. “Vino la Policía y asistencia médica”, recuerda su madre”, porque mi hijo se puso muy mal y nosotros también, así que no lo volveremos a intentar”.

“Los que velan supuestamente por los derechos de las personas con autismo han dejado en la puerta a mi hijo, desobedeciendo una resolución e impidiendo que mi hijo tenga aquello que por Ley le corresponde”, se expresaba la madre de Rafael en redes sociales. “No se saldrán con la suya, no pasarán por encima de mi hijo”, advertía. Autismo Sevilla, en una comunicación remitida a las familias que están esperando traslados, señala que “la Agencia de Servicios Sociales y Dependencia de Andalucía licitó mediante la modalidad de concierto social diez plazas el pasado mes de noviembre de 2018, las cuales asignó el pasado mes de agosto; y en la actualidad no disponemos de otras plazas concertadas”.

Marcos Zamora, director general de Autismo Sevilla, señala en declaraciones a lavozdelsur.es que “el proceso de adjudicación de plazas ha sido un tanto complejo” y que “la Administración no nos ha dado información de la adjudicación”. “La Junta solo ha concertado diez plazas”, expresa Zamora, “hay cuatro que no ha sido concertadas”. La asociación, explica su director general a lavozdelsur.es, “no tiene problemas con ninguna familia. La realidad es que hay necesidades enormes por parte de muchas familias, porque los recursos son mínimos y se está dejando sin respuesta a mucha gente, pero se hace ver que nosotros no queremos dar este servicio y no es así”. Zamora achaca este problema a la “falta de comunicación” entre la Junta y Autismo Sevilla, y admite que existen “discrepancias” en la forma de entender el procedimiento de adjudicación de plazas.

La “falta de interlocución” y de “claridad” en este proceso, señala el director general de Autismo Sevilla, son las culpables de la situación. “Para nosotros está siendo un proceso muy complejo, porque son familias con necesidades enormes”, insiste Zamora. Una situación incómoda para ambas partes, y perjudicial para Rafael, que sigue sin ser trasladado a un centro especializado que lleva años esperando. La familia del joven con autismo sostiene que la asociación “no cumple la resolución porque no le da la gana”.

Rafa va a intentar ejercer su derecho y proceder a su incorporación a la residencia Parsi”, expresa la madre del joven en redes sociales. “Vamos a intentar que se cumpla la Ley y que Rafael tome posesión de su plaza”. “Esto —añade— es realmente una película de terror y el protagonista inocente de esta historia es Rafa y los monstruos son los que se suponen deberían estar de su parte”. El joven está ingresado desde 2014 en la residencia San Sebastián que la Fundación Samu tiene en la localidad sevillana de Cantillana, donde se “hace casi imposible la intervención terapéutica” por la falta de recursos del centro, como confirma la directora del Centro de Valoración y Orientación (CVO) de Sevilla en un informe reciente.

“Rafael presenta un grado de discapacidad del 86% y se ha hecho un trabajo intenso de reconducir todas las conductas disruptivas, de auto y heteroagresividad que presenta, pero no se ha avanzado apenas, porque si bien se conseguía algún logro, después se daba un retroceso de nuevo en los objetivos propuestos, ya que presenta una complejidad en la manifestación de sus trastornos graves de conducta”. Así explica la directora del Centro de Valoración y Orientación (CVO) de Sevilla el estado del joven.

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído