Rafael lo consiguió: tendrá una "vida digna" en un centro especializado en autismo

Un joven con 86% de discapacidad que padece Trastorno del Espectro Autista será trasladado a la residencia Parsi de Sevilla después de meses de lucha de sus padres

Rafael, en una imagen reciente.
Rafael, en una imagen reciente.

Rafael lo consiguió. Sus padres llevan meses inmersos en una lucha que ha culminado con final feliz. Rafael Elías es un joven sevillano con un 86% de discapacidad reconocida que padece Trastorno del Espectro Autista (TEA) y que será trasladado a la residencia Parsi, un centro específico para personas gravemente afectadas por TEA, donde será atendido correctamente. Desde 2014 está ingresado en la residencia San Sebastián que la Fundación Samu tiene en la localidad sevillana de Cantillana, donde se "hace casi imposible la intervención terapéutica" por la falta de recursos del centro, como confirma la directora del Centro de Valoración y Orientación (CVO) de Sevilla en un informe reciente.

"Ha sido muy duro", confiesa su madre, Rosa Muñoz, en declaraciones a lavozdelsur.es, que publicó la historia hace unos meses. "Creíamos que no lo íbamos a conseguir, pero ya tenemos la carta certificada de la Junta de Andalucía que lo confirma", añade. La Consejería de Igualdad, Políticas Sociales y Conciliación da de plazo 15 días hábiles desde la recepción de la notificación para que Rafael ingrese en el centro, haciendo efectivo su traslado desde Cantillana a la residencia Parsi de Sevilla. "Mi marido y yo nos turnábamos en la ventana por si venía el cartero, estábamos nerviosos ya", confiesa Rosa, "ha sido todo tan rocambolesco que nos ha costado mucho creérnoslo".

Rafael ocupará finalmente una de las 14 plazas concertadas por la Junta de Andalucía para la residencia Parsi que gestiona la asociación Autismo Sevilla. Los padres del joven, desesperados ante la perspectiva de que no se atendiera el traslado de su hijo —se asignaron diez plazas en primera instancia y Rafael no estaba incluido entre ellas— hasta iniciaron una campaña de recogida de firmas para solicitar su ansiado traslado.

“Rafael ha sufrido duramente las consecuencias de estar internado en un centro que carece de los recursos y formación específica de autismo que mi hijo requiere, solo queremos que nuestro hijo reciba el tratamiento adecuado a su discapacidad y frenar así el tremendo deterioro que sufre y el aumento de sus autolesiones”, recogía la petición.

“Rafael presenta un grado de discapacidad del 86% y se ha hecho un trabajo intenso de reconducir todas las conductas disruptivas, de auto y heteroagresividad que presenta, pero no se ha avanzado apenas, porque si bien se conseguía algún logro, después se daba un retroceso de nuevo en los objetivos propuestos, ya que presenta una complejidad en la manifestación de sus trastornos graves de conducta”. Así explica la directora del Centro de Valoración y Orientación (CVO) de Sevilla el estado del joven.

Pero Rafael, finalmente, tendrá una de las plazas de la residencia Parsi, que deberá hacerse efectiva en el plazo de 15 días hábiles. "Va a haber traslados, el de mi hijo y el de otras dos personas que están en Cantillana y una chica que entra por urgencia social", explica Rosa Muñoz, madre de Rafael, que en breve será atendido como corresponde, para que “no viva encerrado" y tenga "una vida digna".

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído