desafio_ana
desafio_ana

La espereña Ana María Valle, con movilidad reducida, realiza 140 kilómetros del Camino de Santiago junto a la asociación Anpehi, aventura que ahora se ha plasmado en un documental.

Cualquiera que haya hecho el Camino de Santiago sabrá que no se trata de una peregrinación al uso. Religión, fe, naturaleza, compañerismo, camaradería y sacrificio se unen para conformar una experiencia que nadie olvida, hasta el punto de obligar a muchos a repetirlo una y otra vez. Sin embargo, para algunos se hace muy difícil, por no decir imposible, poder realizarlo por sus condiciones físicas. No ha sido el caso de Ana María Valle, de 15 años y vecina de Espera. A pesar de no tener brazos a causa de una malformación congénita y de su movilidad reducida, la joven ha podido realizar 140 kilómetros del camino portugués gracias a Anpehi, club deportivo y asociación de discapacitados físicos, psíquicos, orgánicos y sensoriales.

Antonio Pedro Hirch, director de Anpehi, explica que el objetivo de la asociación es que “a través del deporte lleguemos a la normalización de las personas con discapacidad en el mundo”. La misma cuenta actualmente con 200 alumnos, trabaja con 12 asociaciones diferentes en la provincia de Cádiz y dentro de estos programas se encuentran los denominados ‘Desafío’, en los que uno de los miembros de la asociación, siempre con gran movilidad reducida, hace el Camino de Santiago ayudado por una serie de voluntarios. Ana María, en este caso, ha sido la protagonista del Desafío 2017. Junto a 13 miembros de la asociación, la joven pudo realizar su sueño en silla de ruedas que, ahora, se ha visto plasmado en un documental: “Desafío Ana 2017, discamino de Santiago”.Antonio Pedro señala que, a pesar de que la ruta xacobea cuenta con caminos adaptados “nosotros tomamos el convencional, porque si coges el adaptado, es como si te obligaras y condenaras a seguir con tu discapacidad, cuando precisamente desde Anpehi luchamos por la autonomía”. ¿Y cómo se sobrellevaron las cuestas, las piedras y los muchos inconvenientes del camino? “Con fuerza de voluntad y empujando y sabiendo que esa persona se siente parte de lo que estás haciendo”. En esta ocasión, el desafío de Anpehi se llevó a cabo con otras asociaciones del norte de España, que también realizaron el Camino de Santiago con personas discapacitadas. 

Las personas que forman parte del desafío se seleccionan aleatoriamente por parte de la asociación, pero como señala Antonio Pedro, siempre son aquellas que tienen movilidad reducida. En el caso de Ana, no hizo falta convencerla. “Ella dijo un sí como la catedral de Burgos, de hecho siempre lo dice porque sabe sus limitaciones. Ella ha viajado conmigo a Indonesia, a Inglaterra y realizar el Camino de Santiago era otra experiencia que sabía que no podía dejar escapar”.Ana María es todo un ejemplo de superación. En 2016 viajó a Yakarta para participar en los ‘Juegos Mundiales de Deporte para Todos’ en la modalidad de Nihon Tai Jitsu adaptado. Durante el Camino de Santiago, la joven hizo noche en albergues como cualquier peregrino, a la vez que realizaba exhibiciones de artes marciales para sensibilizar a los demás peregrinos que realizaban la ruta. Todo ello se refleja en un documental presentado recientemente en la sala Paúl, de Jerez. De cara al año que viene, Anpehi ya prepara el próximo desafío, que en este caso será con un chico. “Queremos que los desafíos sean paritarios, un año un chico y otro una chica”, relata Antonio Pedro.

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído