La felicidad de sentirse útiles

Down Jerez Aspanido desarrolla programas de empleo y reciclaje profesional que permite a sus miembros encontrar un hueco en el mercado laboral

plan_de_empleo_aspanido-2
plan_de_empleo_aspanido-2

Jaime tiene 29 años y hace unos meses hizo un curso de hostelería, lo que le permitió realizar prácticas en el Casino Jerezano, donde echó una mano recogiendo cafés o sirviendo vino. Isabel, de 25 años, espera estrenarse pronto, después de formarse para ser ayudante de bar-restaurante, para lo que estará 100 horas poniendo en práctica lo aprendido durante los meses de teoría. Antes ya ha estado en varios supermercados de la ciudad, ayudando a reponer ropa y comida, pero le apetece cambiar de registro y probar que puede desarrollarse en otro ámbito profesional. Rubén es un amante del deporte. Cuenta que es preparador físico —“ayudo al que hay en mi gimnasio”— y trabaja en la sección de montañismo de Decathlon, donde está “muy contento”, dice, mientras asiste a las explicaciones de la profesora en una de las aulas de la asociación Down Jerez Aspanido, donde recibe un curso de reciclaje formativo, correspondiente a los proyectos de refuerzo de la empleabilidad de personas jóvenes con discapacidad Uno a uno, impulsados por la Fundación ONCE y cofinanciados por el Fondo Social Europeo.

“A los chicos que están trabajando se les hace un seguimiento, se habla con la empresa, con su familia...”, cuenta Esperanza Gómez, gerente de Aspanido, quien saca pecho al recordar los principales logros de los programas de empleo que la asociación lleva 15 años desarrollando. Gracias a ellos, Ana lleva ocho años de ordenanza en el Ayuntamiento de Jerez, hay dos miembros de la ONG que están en Primark desde hace cinco años y otro chico que es empleado de Alcampo desde su apertura. “El sistema educativo, a las personas con discapacidad moderada, como son los síndrome de Down, los excluye cuando cumplen 21 años, cuando son muy jóvenes para ir a un centro día”, explica, por eso desde Aspanido intentan “que tengan su grupo de amigos”, ya que muchos sin este apoyo “se van quedando solos”.

Pero gracias a estos planes de empleo y de reciclaje formativo “están felices”, señala Gómez. “Dan un cambio brutal, se les ve muy contentos”. Una idea en la que abunda Clara Cabrera, pedagoga y maestra de la asociación, quién señala que “el principal beneficio de estos programas es la autoestima”, ya que los beneficiarios pueden encontrar trabajo y ser autónomos económica y socialmente. El programa tiene una fase previa que les enseña a prepararse para una entrevista de laboral, redactar su currículum, cuidar su imagen, la expresión verbal o a moverse con autonomía hasta el lugar de trabajo.

María lleva poco tiempo asistiendo al curso. Tiene una discapacidad del 33% y busca prácticas de auxiliar de enfermería, para lo que ha estudiado. Ella confiesa que le ha “perjudicado” el hecho de contar con una leve minusvalía a la hora de buscar empleo, por eso se apoya en Aspanido para intentar encontrar un hueco en el mercado laboral, a través de los programas operativos de inclusión social y economía social (Poises 2017) ejecutados por la Fundación ONCE y cofinanciados por el Fondo Social Europeo, que pretenden “mejorar los puestos que ya ocupan algunos usuarios de la entidad en diferentes empresas y proporcionar a otros jóvenes las herramientas que le faciliten el acceso al mercado laboral cualquiera que sea la actividad de la empresa”, explica la asociación jerezana.

Las prácticas empiezan en abril y se desarrollan, de manera progresiva, hasta junio, cuando los beneficiarios del programa de empleo —menores de 30 años con síndrome de Down y otras discapacidades intelectuales— cumplirán 100 horas de prácticas laborales como ayudantes de restaurante-bar en diversos negocios hosteleros de Jerez. La intención es que, una vez terminen, se puedan quedar contratados.

Una campaña muy 'auténtica'

Down España lanza la campaña Auténticos con motivo del Día Mundial del Síndrome de Down que se celebra el 21 de marzo. El vídeo, publicado en las redes sociales de la fundación, realizado sin ningún tipo de guión, muestra a las personas con síndrome de Down tal y como son, "sin artificios", reflejando que son "inimitables, espontáneos y genuinos, en definitiva, auténticos". El objetivo es que la sociedad se acerque a la manera de ser, pensar y sentir de este colectivo, que forman 35.000 personas en toda España, explican desde Down España.

"No somos un bicho raro, no somos enfermos”, “cuando me tratan como a una niña lo que hago es que directamente ni hablo”, "no me siento diferente, la gente está equivocada”, son algunas de las frases que recoge el vídeo de la campaña, que tiene como protagonistas a adultos y jóvenes con Down acompañados de familiares, que comentan en primera persona qué implica este síndrome, cómo se ven y sienten: "Yo me veo genial, de arriba abajo", sentencia una de las protagonistas del vídeo.

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído