Juan Cala cedió gratis su bodega en el centro de Jerez para la acción social de los costaleros en la pandemia

La organización Costaleros por Nuestros Mayores fue la referencia de la obra social realizada por las hermandades. El futbolista del Cádiz, incluso, "costeó todos los gastos para que se pudiera atender a todas las personas necesitadas"

Parte del grupo de voluntarios de Costaleros por nuestros mayores, durante el confinamiento, en la bodega de Juan Cala en plaza Silos.
Parte del grupo de voluntarios de Costaleros por nuestros mayores, durante el confinamiento, en la bodega de Juan Cala en plaza Silos.

El futbolista Juan Cala está en el centro de la polémica después de que fuera acusado el pasado domingo por un futbolista del Valencia, Mouctar Diakhaby, de haber proferido contra él un insulto racista. En rueda de prensa, lo ha negado rotundamente, y ha asegurado que, de sentarse cara a cara con el jugador, le explicaría que no dijo lo que cree que dijo e indicaría quién es él realmente como persona.

En rueda de prensa ha puesto como ejemplo su apoyo a los saharauis o su visita con Benjamín Zarandona y Frederic Kanouté a Guinea Ecuatorial hace un par de años, señalando que está totalmente en contra del racismo, pero que se ha formado "un circo mediático".

Entre tanto, hay que recordar que Juan Cala es propietario de la bodega-restaurante Doña Lola, ubicada en la plaza Silos del centro de Jerez. Esta instalación fue cedida por Cala a la asociación de Costaleros por Nuestros Mayores, la que durante la pandemia ofreció una enorme ayuda social por la que fue incluso premiada por el Ayuntamiento el pasado mes de septiembre. "Ni pestañeó. Hizo así con las llaves y dijo: 'para ustedes', y nos la cedió tres meses, con diez congeladores que teníamos puestos y se hizo cargo de la factura. No se puede crucificar a las personas así. No se puede poner así a las personas en el punto de mira. Ha hecho un esfuerzo bestial. Nos ha visitado varias veces. El personal de mantenimiento a nuestro servicio para lo que hiciera falta", señala el capataz Tomás Sampalo, uno de los organizadores del proyecto.

El dirigente del PP de Jerez, Antonio Saldaña, ha halagado la actitud que tuvo el jugador: "En el momento más duro de la pandemia Juan Cala puso al servicio de Costaleros por nuestros Mayores una gran nave de su propiedad en Jerez sin pedir nada a cambio y costeando todos los gastos para que se pudiera atender a todas las personas necesitadas de Jerez, de todas las nacionalidades y de todos los barrios. Ese es El Juan Cala que conozco, desde sus instalaciones se sirvieron miles de comidas y bolsas de alimentos", ha defendido Saldaña, aclarando que no es sospechoso de ser cadista, pero que no le parece justo el trato recibido: "Yo al futbolista no lo conozco, soy xerecista y bético, pero a la persona sí y no dormiría tranquilo si no defiendo a alguien al que están machacando por intereses políticos y mediáticos. Aunque hubiese cometido un error es evidente que eso no le define como persona".

Antes de la pandemia, la bodega era alquilada para eventos y celebraciones, albergando incluso algún concierto y zambombas. Este tipo de inversiones es propia de muchos futbolistas, que optan por bienes inmuebles con el dinero que van consiguiendo su trabajo, esperando que puedan servir como colchón en un futuro tras su retirada deportiva. 

Archivado en:

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído