"Hay que evitar un colapso de la actividad económica; produciría un daño social y personal incalculable"

Juan Torres López, en una imagen de 2016, tras un encuentro con lavozdelsur.es / FOTO: MAKY GASSIN
Juan Torres López, en una imagen de 2016, tras un encuentro con lavozdelsur.es / FOTO: MAKY GASSIN

Juan Torres López (Granada, 1954), catedrático de Economía Aplicada de la Universidad de Sevilla, acaba de recopilar hace unos días los artículos que viene escribiendo en Publico.es desde que comenzó la pandemia por la Covid-19. Coronavirus y Economía sintetiza sus reflexiones sobre el momento que sufrimos y hace especial hincapié en el mundo que quedará después de la virulenta enfermedad que solo en España ha segado la vida de 16.353 personas. Con columnas como Europa no se cansa de equivocarse: ¡Qué desgracia! o ¿Se habrá infiltrado Pablo Iglesias en los gobiernos de Francia y Alemania?, puede intuirse por dónde circula estos días el pensamiento de un catedrático con incontables manuales, tratados y ensayos en su haber.

En su perfil de Twitter tiene anotado: "Últimamente con el mismo padecimiento que Cristina Peri Rossi: Tengo un dolor aquí, del lado de la patria". Responde al cuestionario de lavozdelsur.es por correo electrónico y ofrece, "con toda modestia", un buen puñado de respuestas bajo la máxima, a la manera de la gran economista británica Joan Robinson, consistente en que "el estudio de la economía no tiene por objeto la adquisición de un conjunto de recetas preparadas para los problemas económicos, sino aprender a no dejarse engañar por los economistas". De momento, todos los expertos vaticinan que desde la Gran Depresión no habremos vivido nada igual en lo social y económico cuando la pandemia pase.

¿Es optimista, pesimista, o según avanza el día?

Yo soy un analista. Muy modesto, eso sí. Y cuando analizo no me dejo llevar por sentimientos. Digamos que, sobre todo, estoy muy preocupado. La situación es muy grave y las respuestas, insuficientes y bastante inadecuadas.

"El futuro ya no es lo que era", cita a Valery. ¿Ahora qué cree que será?

No lo puedo saber, pero el futuro siempre es distinto de cómo lo habíamos imaginado. Será lo que queramos lo seres humanos que sea y el problema es que parece que una parte de nuestra civilización actúa como si le diera igual incluso que nuestros hijos o nietos no tengan futuro, que desaparezca la vida sobre la tierra antes de tiempo.

¿Ha hecho cálculos de cómo afectará esta recesión a la destrucción de empleo, habrá mucho ERE encubierto en la fórmula temporal de los ERTE.

Es pronto, pero el impacto va a ser muy grande, mayor en unos sectores que en otros según les afecte más o menos el cierre, y en general según cuánto dure. Pero es evidente. Es posible que mucha empresas aprovechen con oportunismo para hacer ajuste de empleo, pero francamente, no creo que eso vaya a ser el fenómeno más generalizado, salvo que las ayudas que reciban para hacer frente a la inactividad sean manifiestamente insuficientes o que ya viniesen arrastrando una mala situación.

La situación es muy grave y las respuestas, insuficientes y bastante inadecuadas

¿Hay que perder el miedo a nacionalizar empresas o sectores estratégicos ante esta crisis sin precedentes?

Lo que yo creo que hay que hacer en estos momentos es evitar un colapso de la actividad económica, que creo que produciría un daño social y personal incalculable. Y tratar de hacerlo protegiendo principalmente a los más débiles y procurando que la respuesta se oriente lo más posible a los cambios que necesita la economía española para ser menos vulnerable, más eficiente y sostenible, y más justa.

Europa vuelve a las andadas y no parece que haya señales de no retornar al austericidio... Si no hay rescate a los ciudadanos ante esta epidemia, y después del Brexit, ¿será el puntillazo al fracasado proyecto europeo?

En la historia humana es muy difícil que se pongan puntos finales. Hay transiciones constantes. Sí creo que esta crisis va a poner a la UE frente al espejo. Se está viendo una desunión, una lentitud y una torpeza, un supremacismo y una falta de solidaridad, de empatía y de colaboración que yo creo que son incompatibles con la formación y el desarrollo de una unión económica y política.

¿Teme que las medidas de inyección de liquidez para pequeñas y medianas empresas acaben con un filtrado selectivo de la banca o dependiendo de otros productos bancarios?

Hay dos peligros y un error. Los peligros son que efectivamente la banca no sea capaz de proporcionar la financiación a quien lo necesita y que los crédtos se conviertan luego en productos financieros que multipliquen el riesgo en los mercados financieros. El error es que no haya sido el Banco Central Europeo quien financie directamente a los Gobiernos e incluso a empresas y hogares.

Juan Torres7.jpg Torres López, en una conversación con lavozdelsur.es en 2016.

Usted defiende la renta básica también para las empresas, ¿bajo qué criterios?

No exactamente. Mi opinión es que ante el cierre obligado de una parte importante de la actividad económica para evitar la propagación del virus (no entro en si eso es lo que hay que hacer o no, porque no lo sé) si se quiere evitar un colapso posterior o una crisis grave sólo queda una alternativa: garantizar el ingreso que están perdiendo las empresas y las personas. Póngale a eso el nombre que quiera, yo no voy a discutir por ponerle uno u otro.

El error es que no haya sido el Banco Central Europeo quien financie directamente a los Gobiernos e incluso a empresas y hogares

¿De alguna manera la Covid-19 ha pinchado la burbuja del turismo? ¿Cómo sobreponerse a este crack, en el caso de Andalucía por ejemplo, cuando no hay plan b?

No creo que lo que está sucediendo en el sector turístico sea lo que se suele llamar una burbuja, es decir, una subida de precios continuada. Otra cosa es la hipertrofia del sector y las condiciones en las que eso se produce. Y a mí no me parece que sea bueno que los problemas se resuelvan de la manera en que puede "resolverlos" la crisis del coronavirus, traumáticamente. Creo que hay que hacerlo con estrategia y previsión. Siempre es difícil romper las inercias, pero tratar de hacerlo en medio de una crisis tan grave como ésta puede ser bastante más complicado.

Quedará posiblemente un mundo distinto, con problemas sobre la mesa que antes no se querían ni siquiera plantear

¿Usted es de los que piensa que cuando esto pase quedará un mundo mejor o seguiremos en nuestra anormalidad, destrozando el planeta por ejemplo?

Quedará posiblemente un mundo distinto, con problemas sobre la mesa que antes no se querían ni siquiera plantear. Y, en todo caso, el cambio resultante no se percibirá como tal inmediatamente. Lo que posiblemente ocurrirá es que empezaremos a pensar que hay que avanzar en otra dirección. Pero no es ni será una opinión generalizada, ni se sabrá bien en cuál avanzar, ni tendremos quizá los medios para hacerlo correctamente. Aunque, en todo caso, sólo el pensarlo sería ya un avance decisivo.

Pese a todo, el escrito que cierra el libro se titula 'Como gatos de ocho vidas'. ¿Hay esperanza en medio de la catástrofe?

Siempre la hay porque allí donde haya un ser humano con buen corazón, dispuesto a luchar por la justicia y capaz de ponerse a conocer la realidad que lo circunda para intervenir sobre ella, hay esperanza y mucho más que esperanza.

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído