El Gobierno cobrará un nuevo impuesto de 45 céntimos por kilo de plástico producido

La recaudación superará previsiblemente los 700 millones de euros y contempla multas a los grandes contaminadores

Pimientos envasados en plásticos. FOTO: Greenpeace
Pimientos envasados en plásticos. FOTO: Greenpeace

La vicepresidenta cuarta y ministra para la Transición Ecológica y Reto Demográfico, Teresa Ribera, ha anunciado que el anteproyecto de Ley de Residuos y Suelos Contaminados que ha aprobado este martes el Consejo de Ministros establece un impuesto a los envases de plástico no reutilizables que el Gobierno considera adecuado porque la fiscalidad ambiental de España es más baja que la media de los países de la Unión Europea. El Gobierno prevé superar los 700 millones de recaudación con este tributo.

Durante la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros, Ribera ha presentado la Estrategia Española de Economía Circular y el anteproyecto de ley que incluye dicho impuesto. En concreto, ha precisado que este recaerá sobre la fabricación, importación o adquisición intracomunitaria de envases de plástico no reutilizbles que vayan a ser objeto de utilización en el estado español.

La vicepresidenta ha hecho hincapié en que con este nuevo impuesto, la legislación española se adapta a las recomendaciones que en esta materia emana la Unión Europea que en numerosos informes ha señalado que España "cuenta con un margen muy alto de actuación en materia de fiscalidad verde", ya que tiene el quinto porcentaje más bajo de ingresos medioambientales respecto al PIB del conjunto de los países de la UE.

Ribera que ha insistido en que el nivel de presión fiscal ambiental está por debajo de los países de la OCDE, lejos del 2,4 o 2,5 por ciento respecto del PIB en el conjunto de los países del entorno, ya que está en el 1,8 por ciento del PIB. "Por tanto, nos parece una buena opción" -ha valorado-. "Y lo queremos hacer en la ley bandera, señera de este sector".

Según el anteproyecto se fijará un impuesto de 0,45 euros por kilogramo de plástico con el que el Gobierno calcula que podrá recaudar unos 724 millones de euros. Aunque la ministra ha admitido que el plástico "tiene muchas cuestiones positivas" ha defendido que tanto la Estrategia como la futura ley de residuos que limita los plásticos pone fin al uso "irracional" de este producto.

Por ello, ha señalado que tanto la Estrategia como el anteproyecto de ley, que se suman a la ley de cambio climático y transición ecológica remitida hace 15 días a las Cortes para su tramitación parlamentaria son importantes porque alrededor de la mitad de las emisiones de gases de efecto invernadero, el 90 por ciento de la pérdida de biodiversidad o el estrés hídrico están asociados directamente al modo en que se extraen y tratan los recursos.

"Necesitaríamos dos Españas y media para abarcar lo que los españoles consumimos al cada año. Algo que es absolutamente imposible de gestionar y que nos acumula un déficit de recursos de grandes proporciones", ha apostillado.

A modo de ejemplo, Ribera ha apuntado que si se acumulara el conjunto de los residuos que se producen en España al año, se podrían llenar "a rebosar" 2.900 veces a rebosar el estadio Santiago Bernabeu, 500 Bernabéus de residuos domésticos de los hogares, 45 Bernabeus llenos de envases de plástico.

Asimismo, ha señalado que si se acumulara el total de restos de textiles tendríamos material suficiente para hacer 1.500 millones de pantalones vaqueros. "Nos daría para regalar un vaquero a cada uno de los habitantes de China y todavía nos daría para unos cuantos millones de vaqueros", ha comentado.

En cuanto al plástico en los océanos, a donde llegan cada año 8 millones de toneladas de plástico, ha dicho que el equivalente en el volumen de residuos plásticos marinos daría para que cada 30 centímetros de suelo terrestre se hallaran cinco 5 bolsas de la compra llenas de plástico.

"Hablamos de un uso desmedido, irracional, irresponsable pero con un alto coste económico en nuestras vidas. Es una realidad que ha entrado en nuestra vida cotidiana en nuestra vida, como una cebolla plastificada en una bandeja de poliespán o un plátano envuelto en plástico, que son un ejemplo del sobre-envase que no queremos seguir encontrando en nuestras tiendas y que es obviamente innecesario", ha sentenciado.

Por otro lado la ministra ha habado del desperdicio alimentario al que también quiere poner freno la futura ley porque "no es razonable que haya personas que pasen hambre y que no tengan recursos ante semejante nivel de desperdicio alimentario y que constituye uno de los despilfarros económicos con menos sentido".

Por eso, el anteproyecto incluye medidas como facilitar la donación o aprovecharlos par otro tipo de uso en el caso de que no sea recomendable el consumo humano, para piensos o consumo animal; la reducción del consumo de agua embotellada así como medidas para evitar la obsolescencia programada.

En definitiva, a su juicio, la aprobación de la Estrategia Española de Economía Circular y Reto Demográfico llega en un "momento oportuno", en el que se inicia el debate sobre la reactivación, reconducción de la economía para volver a recuperar el empleo y la actividad importante.

El Gobierno ya adelantó que Cafeterías, bares y restaurantes deberán cobrar un precio por cada vaso y tapa del café para llevar a partir del 1 de enero de 2023, al tiempo que en la restauración se deberá ofrecer de forma obligatoria agua de grifo al consumidor, aunque este podrá, en todo caso optar por agua embotellada y el abandono de basura en el medio ambiente podrá conllevar multas de entre 1.000 y 2.000.000 de euros, según su gravedad.

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído