Denuncian que el Hospital de Jerez niega a un joven un tratamiento profiláctico para evitar la transmisión del VIH

Pese a que el complejo público está obligado a dispensar el profiláctico post-exposición, el chico tuvo que acudir a 70 kilómetros de distancia y cambiar de provincia para conseguirlo en el Virgen del Rocío de Sevilla. El SAS asegura que tenía el medicamento, pero que por protocolo "hay que valorar si procede administrarlo"

Hospital de Jerez, en una imagen de archivo. FOTO: MANU GARCÍA.
Hospital de Jerez, en una imagen de archivo. FOTO: MANU GARCÍA.

Un joven de Jerez, con 32 años y que prefiere ocultar su identidad públicamente, acudió el pasado sábado por la tarde al Hospital de Jerez solicitando tratamiento de profilaxis post-exposición (PPE) para evitar la posible transmisión del VIH tras haber desarrollado una práctica sexual de riesgo. La rotura de un preservativo motivó que acudiera al centro hospitalario para buscar una solución y lo que se encontró es que el complejo sanitario público carecía de dicho medicamento, que desde el pasado 2015 debe dispensarse automáticamente para evitar nuevas transmisiones de VIH, según han asegurado a lavozdelsur.es fuentes de Adhara Centro Comunitario VIH/Sida y otras ITS, una asociación que trabaja frente al VIH preveniendo estas infecciones y otras de transmisión sexual.

El joven, que ha puesto una reclamación al Servicio Andaluz de Salud (SAS), acudió ese mismo día a un conocido que estuvo trabajando en esta asociación, "asustado y con un alarmante estado de nervios; se sentía perdido y después de tranquilizarlo, acudimos de nuevo al Hospital de Jerez, donde nos comentaron que la profilaxis estaba disponible en centros de salud, siendo esto falso; después de insistir, y consultar al supervisor, nos dicen desde recepción que no tienen ese tratamiento. Le recomendamos hablar con el infectólogo de guardia, pero no quería contactar con nadie más que no fuera el supervisor, el cual pudimos comprobar que tenía cierta ignorancia sobre el tema".

Acto seguido, "nos fuimos al hospital público Virgen del Rocío de Sevilla donde, sin ningún tipo de problema y con rapidez, le proporcionaron el tratamiento para que surtiera el efecto deseado". Es decir, para encontrar este tratamiento de choque tuvo que cambiar de provincia y desplazarse 70 kilómetros para que se lo dispensaran tal y como exige el Sistema Nacional de Salud. "Si hubiera sido alguien que no tenga dinero o que directamente no tenga a alguien que sepa del tema, se va a su casa con el virus... es decir, tratamiento de por vida en vez de una solución, y mientras con probabilidades de propagar el virus a otras personas, ya que desconoce su serología", denuncian.

Por su parte, fuentes de la Consejería de Salud y Familias han asegurado a lavozdelsur.es que el Hospital de Jerez "sí tenía este medicamento, pero se sigue un protocolo en el que lo principal es que vaya acompañado de la persona que tiene VIH para corroborar que ha sido así". "Se utiliza, pero hay que valorar si procede o no administrarlo. De hecho, en los casos en los que el transmisor tiene una carga viral indetectable puede valorarse la no indicación de su administración".

Desde el SAS han indicado que "necesitarían saber el caso en concreto para saber si se ha actuado o no de acuerdo a criterios clínicos, y confirmar la denuncia". En todo caso, han insistido, "en que en todo momento había ese medicamento y, si no lo hubiera en ese momento, se le derivaría a otro centro o podría volver al día siguiente, ya que hay 72 horas para administrarlo si fuese valorado y estuviera dentro de los criterios de inclusión".

La profilaxis post-exposición (PPE) consiste en la administración de un régimen de tratamiento de corta duración inmediatamente después de un posible contacto con el VIH para evitar la transmisión de la infección. "Este tratamiento debe estar disponible en cualquier hospital público y, desde el 2015, debe dispensarse automáticamente para evitar nuevas transmisiones de VIH. El problema en sí radica cuando la persona no se realiza ningún tipo de chequeo médico para comprobar que es una persona sana, ya que este tipo de personas son las que transmiten el virus. En el caso de ser una persona VIH+ indetectable, no habría problema ya que si toma de forma adecuada el tratamiento no habría transmisión el virus", han asegurado las mismas fuentes.

De esta forma, han advertido, el Hospital de Jerez y la Junta de Andalucía serían los responsables directos de que a una persona que le ocurra este tipo de sucesos; esta negligencia derivaría en tener una enfermedad crónica con el gasto económico que conlleva por el simple hecho de no consultar al médico especializado ni seguir el protocolo establecido a nivel nacional".

"Estas pequeñas cosas —afirman— incrementan aún más la percepción de que hay hospitales de primera y de segunda en el mismo territorio andaluz y acrecienta la disparidad de trato a los pacientes según la zona". En este caso, además, "acrecienta la vulnerabilidad al VIH de la población adscrita a dicho hospital".

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído