reloj_cafe.png
reloj_cafe.png

Las exigencias de la sociedad actual, así como el elevado ritmo de vida, pueden conducirnos a un estado de cansancio acumulado. Aprendemos cómo combatirlo.

Las exigencias de la sociedad actual, así como el elevado ritmo de vida, pueden conducirnos a un estado de cansancio acumulado que, de ser continuo, puede ser perjudicial para la salud. Algunos sectores de la población son más susceptibles de sucumbir a la fatiga acumulada.

Un claro ejemplo son los estudiantes en épocas de exámenes, que ya sea por realizar un esfuerzo extra de cara a las evaluaciones, o bien por una mala gestión del tiempo de estudio anterior, se enfrentan a pocas horas de sueño y muchas de concentración, que sin lugar a dudas, acabarán mermando la capacidad de memorización, entre otras, y por tanto, siendo contraproducente al efecto deseado.

Algunas profesiones requieren niveles altos de concentración o estrés o durante muchas horas, como es el caso de un cirujano o un controlador aéreo, que sufren paulatinamente un deterioro de su salud física a consecuencia de ese desgaste continuado. Antes o después, acabará pasando factura a su cuerpo.

Es por ello fundamental que el individuo sea consciente que esos elevados niveles de fatiga y estrés deben ser corregidos antes de que la situación pueda agravarse y se lleguen a consecuencias indeseadas.

Para ello, es crucial que estas personas sean conscientes de la importancia de mantener un buen descanso para que nuestro cuerpo recupere su estado óptimo, así como guardar el equilibrio vitamínico del organismo. Hoy es bien conocida la relevancia de que determinadas vitaminas mantengan sus niveles adecuados para combatir el cansancio diario, entre otras muchas funciones.

Por ejemplo, las vitaminas del grupo B participan de forma activa en la vuelta al metabolismo basal del organismo gracias a su ayuda en el funcionamiento del sistema músculo-esquelético, así como del sistema inmune o cardiovascular. Conocer las funciones de las vitaminas resulta una de las mejores defensas contra ese desgaste físico.

Además de concentrarnos en las moléculas que controlan nuestro organismo, siempre podemos aportar una ayuda externa que nos permita hacer frente a esa situación de cansancio, como es la ingesta de productos naturales ricos en vitaminas o sustancias tales como el ginsen, que ayuda a mejorar la capacidad de concentración, o la cafeína que, bien regulada, también actúa en favor de la concentración el estado de alerta y en contra del cansancio.

El problema que algunas personas pueden encontrar es que la toma de cafeína mediante café pueda afectar notablemente a su sistema digestivo dañando la mucosa estomacal. Hoy en día, sin embargo, podemos tomar esa cafeína en forma de píldoras que eviten la ingesta de café, como son las cápsulas de cafeína de HSN Essential, siempre y cuando se preste atención a la dosificación correcta para cada individuo.

Así pues, guardar una buena salud física y mental, así como mantener controlados los niveles vitamínicos y energéticos mediante alguna ayuda externa, permitirá bajar los niveles de cortisol y por tanto el individuo será capaz de volver al equilibrio basal del organismo.

Archivado en:

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído