La Catedral, inmatriculada por la Iglesia por "30 euros" gracias a la Ley Aznar, costó al pueblo de Jerez "390 casas y cuantiosas cesiones de impuestos"

La asociación jerezana de Laicistas asegura que el listado remitido por el Gobierno al Congreso con los bienes "expoliados" por la Iglesia está incompleto y destaca el caso de la Iglesia de Santo Domingo, inscrita con la norma del Gobierno del PP en vigor pero ausente en la relación oficial

José Ramírez y José Abeledo, de Laicistas Jerez, apoyados en la escalinata de la Catedral, propiedad del Obispado Asidonia-Jerez, en una imagen de archivo. MANU GARCIA.
José Ramírez y José Abeledo, de Laicistas Jerez, apoyados en la escalinata de la Catedral, propiedad del Obispado Asidonia-Jerez, en una imagen de archivo. MANU GARCIA.

El Estado francés es propietario de la Catedral de Notre Dame desde 1905. En España, la Mezquita-Catedral de Córdoba, la Catedral de Sevilla o la Catedral de Jerez pertenecen a la Iglesia porque los diferentes obispados, archidiócesis, órdenes y demás pudieron inscribir libremente en los registros de la propiedad estos edificios a su nombre. Gracias a una ley del Gobierno de José María Aznar, la Iglesia inmatriculó (registró por primera vez) en España un total de 34.961 fincas entre 1998 y 2015.

En el caso de la Catedral de Jerez, la asociación de Laicistas de la ciudad asegura que registró el templo y la plaza y reducto que la jalonan por apenas 30 euros. Esta organización, que reclama el dominio público del monumento, de la Torre de la Catedral y del Reducto, que el Obispado también inmatriculó en 2003, asegura que el listado de bienes remitido al Congreso la pasada semana deja fuera y omite muchos más. La construcción de la antigua Colegial de San Salvador no fue barata para la ciudad.

Levantada en el siglo XVII sobre la primitiva Mezquita Mayor de Jerez, la Catedral, recuerdan, significó en su construcción un desembolso, "por orden real", del Cabildo jerezano "sobre los beneficios de sus dehesas de 1.368.'00 reales de vellón, que eran equivalentes al valor de 390 casas de la época, además de alcabalas (tributos) obligatorias, también destinadas a la obra de la Colegial, de 8 reales por cada bota de vino que saliese y el medio por ciento de toda la carga que entrase y quedase en la ciudad, así como 2.000 ducados que daba la ciudad cada año. Incluso en 1724 se concedió el 1,5% de lo que entrase en aduana, excepto frutas y comestibles, durante 20 años". "No todo fueron donaciones para su edificación", recuerdan.

En cuanto a las ausencias clamorosas en el listado remitido por el Gobierno al Congreso, solo en la ciudad los laicistas llaman la atención sobre la Iglesia de Santo Domingo, que fue inmatriculada por certificación expedida el 28 de marzo de 2015, dentro del periodo que se contempla en el referido listado, y no aparece en el mismo. "Recientemente se ha publicado el listado de los bienes inmatriculados por la Iglesia Católica entre 1998 y 2015. Esta lista pone de manifiesto que el Estado ha permitido en ese tiempo a la Iglesia Católica inscribir a su nombre 34.961 bienes inmuebles de distinta naturaleza (Bienes de Interés Cultural —BIC—, patrimonio de todos los españoles, iglesias, fincas...) sin más requisito que la certificación de un obispo y nada más para demostrar su propiedad". 

El registro de la propiedad de la Catedral de Jerez (1/2)
El registro de la propiedad de la Catedral de Jerez (1/2)
El registro de la propiedad de la Catedral de Jerez (2/2)
El registro de la propiedad de la Catedral de Jerez (2/2)

En el listado correspondiente a Jerez, como ya publicó lavozdelsur.es, aparecen 15 bienes, incluyendo la Catedral. Este listado, insisten los laicistas jerezanos, "está incompleto y no incluye todos los bienes que la Iglesia ha puesto a su nombre". Entre ellos están algunos de los BIC más antiguos de Jerez, por ejemplo las iglesias de San Dionisio o San Mateo, ambas inmatriculadas en 1993. "Pero no son las únicas que faltan en la lista, también están inmatriculadas la iglesia de Santo Domingo, la capilla de San Juan de Letran (en 1980), San Juan de Los Caballeros (1986) y la capilla de Los Remedios (1993). Bajo el epígrafe de adjudicacion están inscritas en el Registro de la Propiedad y no aparecen en la lista. Como tampoco aparecen la iglesia de la Victoria (1993), la ermita del Calvario (1980) y la iglesia de San Benito (1993). Está además registrada (1993) una casa rectoral en Guadalcacín por certificación del Arzobispado de Sevilla.

En la lista publicada aparece una casa en Jerez, sin más datos. "Desconocemos si se refiere a una casa en la calle Lealas, inscrita como adjudicación con certificación de 1980, fecha que no corresponde a periodo incluido en la lista publicada". "Algunas de estas inmatriculaciones —han abundado— son ilegales porque se inscribieron antes de la reforma de Aznar del 28 de octubre de 1998, cuando no podian inmatricularse las iglesias. "Podemos deducir que solo ha aflorado una pequeña parte de los bienes inmatriculados. Y en esto coincidimos con otras asociaciones de todo el Estado con las que concurrimos en la coordinadora Recuperando, que calcula que este inmenso escándalo inmobiliario supera los 100.000 inmuebles en toda España".

"Celebramos que, por fin y después de años de retraso, se haga pública una parte del inmenso patrimonio expoliado sin mas justificación que la palabra de un obispo de una religión concreta. No obstante, dar por buena la legalidad de este proceso de inmatriculaciones y obligar a que la Administración, o los particulares, aporten pruebas sobre su derecho a las propiedades inmatriculadas para pleitear de forma individual para recuperarlos nos parece un abuso que facilita este expolio", han incidido. Asimismo, "queremos dejar constancia de que con nuestra denuncia no discutimos en absoluto el posible uso religioso de los inmuebles —que estén dedicados a eso, porque en algunos sitios se han inmatriculado plazas públicas o frontones—, sino la apropiación, por parte de la Iglesia Católica, de bienes que frecuentemente han sido costeados y mantenidos por la ciudadanía y que por tanto deben volver al dominio público".

En última instancia, desde Laicistas Jerez, "consideramos además que los acuerdos que sustituyen al Concordato franquista firmados con la Iglesia Católica, deben ser derogados por ser una fuente de privilegios y estar en contra de la aconfesionalidad del Estado recogida en la Constitución Española".

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído