La oposición, incluido Vox, pide a la Junta que refuerce la atención primaria y acabe con las consultas por teléfono

El Gobierno andaluz dice que sobreactúan porque los socialistas causaron "un destrozo" cuando estaban en el poder

Varias personas esperan para entrar en el centro de salud de San Benito, en Jerez.
Varias personas esperan para entrar en el centro de salud de San Benito, en Jerez. MANU GARCÍA

El Pleno del Parlamento andaluz ha acordado con los votos a favor de PSOE-A, Unidas Podemos por Andalucía y los diputados no adscritos procedentes de Adelante Andalucía, el rechazo de PP-A y Ciudadanos (Cs), además de la abstención de Vox, reclamar al Gobierno andaluz las medidas oportunas para que la atención personalizada y presencial vuelva a ser la forma habitual de relación entre profesionales sanitarios y pacientes en los centros de salud de Andalucía, procediendo a la reapertura de aquellos centros que se encuentran actualmente parcial o totalmente cerrados.

Es una de las reivindicaciones de una proposición no de ley (PNL) que el Grupo Socialista ha defendido este jueves en el Pleno y que ha salido adelante casi en su totalidad con el apoyo de Unidas Podemos por Andalucía en todos sus puntos, y de Vox en algunos de ellos, mientras que PP-A y Cs han votado en contra de la misma, salvo en tres de sus apartados.

Así, por unanimidad, el Parlamento ha acordado con esta iniciativa mostrar su "apoyo a todos los profesionales del Sistema Sanitario Público de Andalucía (SSPA) por su compromiso, su esfuerzo titánico y por el gran trabajo realizado durante la pandemia ocasionada por el Covid-19, y por el que, sin duda, continuarán realizando hasta el final de la pandemia".

De igual modo, el Parlamento ha acordado, con los votos de PSOE-A, Unidas Podemos por Andalucía, Vox y los diputados no adscritos, instar al Consejo de Gobierno a que haga "efectivo el incremento de las plantillas de los centros sanitarios del sistema sanitario y, en concreto, en atención primaria, ejecutando las inversiones necesarias para consolidar nuestro sistema público de salud y restablecer la normalidad en la atención al paciente, tal como ha aprobado el Parlamento de Andalucía en reiteradas ocasiones".

"Poner en funcionamiento de inmediato todos los centros sanitarios que se encuentran construidos, dotándolos de equipamiento y personal suficientes para prestar asistencia sanitaria en su área de referencia", es otra reclamación dirigida a la Junta que ha salido adelante pese al rechazo de PP-A, Cs y Vox.

De igual modo, la iniciativa aprobada reclama a la Junta medidas en relación a las ofertas de empleo público de los trabajadores sanitarios, y para mejorar el sistema de telemedicina.

Las consultas telefónicas

En defensa de la iniciativa, la portavoz adjunta del Grupo Socialista, María Márquez, ha defendido que ponía voz con esta iniciativa a una reivindicación que "está en la calle", y en esa línea ha subrayado que "la relación personal y directa entre profesional sanitario y paciente es la base sobre la que tradicionalmente se sustenta una adecuada atención sanitaria" y tiene "consecuencias favorables para la salud".

Al respecto, ha recordado que, durante la pandemia de Covid-19, y como "medida preventiva" para disminuir los contagios, las consultas presenciales en la Atención Primaria en los centros de salud se han sustituido "por el contacto telefónico hasta el extremo de hacer de esta consulta telefónica la vía de enlace prioritaria y más habitual entre médicos y enfermeros con sus pacientes", y, "en la actualidad, el porcentaje de consultas presenciales apenas llega al 10% del total de consultas en Andalucía".

María Márquez ha sostenido que esto "ha supuesto una gran merma en la calidad de la atención sanitaria, precisamente en una época en la que la salud ha estado como nunca antes en la cima de las preocupaciones ciudadanas". Asimismo, ha reprochado al Gobierno andaluz de PP-A y Cs que "ha cerrado un número importante de centros de salud y consultorios de Andalucía, así como los dispositivos de urgencia y los turnos de tarde en los centros de salud, que aún permanecen cerrados".

Tras subrayar que "han transcurrido cuatro meses" desde la "promesa" del consejero de Salud y Familias, Jesús Aguirre, de que las citas presenciales con el médico de familia volverían a ser "una realidad" en Andalucía, la portavoz socialista ha sostenido que, "una vez que todo indica que la pandemia parece estar próxima a remitir, y que una gran mayoría de la población -sobre todo los mayores, que son precisamente los grandes demandantes de asistencia sanitaria-, así como el conjunto del personal sanitario está inmunizado frente al SARS-CoV-2, es hora de exigir que la consulta presencial en los centros de salud vuelva a ser la norma para una adecuada atención sanitaria".

La Junta dice que sobreactúan

En el turno de posicionamiento de los grupos, la parlamentaria del PP-A Beatriz Jurado ha acusado a los socialistas de incurrir con esta iniciativa en "una sobreactuación" en relación a la "preocupación" que tienen por la sanidad andaluza, a la que causaron un "destrozo" en sus años de gobierno, y ha defendido que los 'populares' están "de acuerdo" con lo que plantea el PSOE-A, pero "porque es lo que está haciendo el Gobierno de Juanma Moreno" ya, según ha apostillado.

El diputado de Cs Emiliano Pozuelo ha defendido que "jamás se ha hecho tanta obra pública", que ha enmarcado en el dato de una diferencia de 1.800 millones entre el último Presupuesto socialista y del actual Gobierno andaluz. Ha argumentado la continuidad de la atención en los centros de salud, posición sustentada en el dato de 1,5 millones de consultas presenciales, mientras que ha indicado que solo el 12,3% de los centros de salud cierra por las tardes.

El portavoz adjunto de Unidas Podemos por Andalucía, Guzmán Ahumada, ha afirmado que "el Gobierno (andaluz) ha errado en la gestión de la pandemia en las distintas olas", se ha lamentado de "las medidas precipitadas" en las diferentes desescaladas vividas durante la pandemia, y ha proclamado que "han mentido descaradamente" al apelar "dónde están esos miles de rastreadores; los centros de salud que se iban a abrir y siguen cerrados" y preguntarse "qué anticipación han mostrado". "Ninguna", ha respondido.

Por último, la diputada de Vox María José Piñero ha defendido que "la telemedicina es una herramienta de ayuda, y no una sustitución de la asistencia presencial como está ocurriendo actualmente", y en ese sentido ha lamentado que la pandemia de Covid-19 "ha venido a incrementar los problemas de la Atención Primaria", con el "cierre" de centros de salud, si bien ha acusado de "postureo" al PSOE-A por presentar una iniciativa así tras gobernar durante 37 años en Andalucía.

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído