Una campaña electoral entre capillas, incienso y cirios

La coincidencia de la Semana Santa con la contienda previa al 28A es para algunos partidos como el PP "una falta de respeto". Dos analistas, uno de Metroscopia y otro experto en redes sociales, afirman a lavozdelsur.es que la coyuntura será usada por la derecha para "reafirmarse", si bien "no será determinante"

Unos hosteleros observan una procesión. FOTO: MANU GARCÍA.
Unos hosteleros observan una procesión. FOTO: MANU GARCÍA.

Pocas horas antes de hacerse oficial el día de las próximas elecciones generales, el candidato del Partido Popular a la Presidencia del Gobierno, Pablo Casado, ya alertaba sobre su posición. El líder popular quería que todas las elecciones —autonómicas, municipales, europeas y generales— coincidieran el 26 de mayo, entre otros motivos, para “ahorrar gastos”. Sin embargo, Pedro Sánchez confirmó el pasado viernes 15, lo que algunos medios ya daban casi por seguro: el 28 de abril los españoles elegirán a sus representantes en el Senado y en el Congreso de los Diputados.

“Prefiero celebrar el Viernes de Dolores como Dios manda”. Así de tajante fue el secretario general del Partido Popular, Teodoro García Egea, pregonero de la Semana Santa de Murcia, una de las localidades en las que el PP se manifestó desde un primer momento en contra de hacer campaña en los días de coincidencia de esta con la Semana Santa. "Es una falta de respeto ver a los políticos en las farolas", añadió el dos de Casado. El líder popular andaluz y presidente de la Junta de Andalucía, Juanma Moreno, se ha posicionado también en esta línea, por “respeto a las tradiciones de nuestra tierra”. Una circunstancia atípica en la política española —hay que anticiparse a las elecciones municipales de 1979— que condicionará de una forma u otra los comicios, ya que gran parte del periodo de campaña electoral —más de la mitad, en la que en algunas partes del país se sumará el lunes e pascua— se desarrollará en esta festividad, iniciándose el 12 de abril.

juanma_moreno_jerez.jpg Juanma Moreno con Antonio Saldaña en una ofrenda

Es precisamente ese día, el Viernes de Dolores, en el que debería iniciarse la tradicional pegada de carteles por los grupos políticos. Una pegada que probablemente no se produzca en algunas partes de España para formaciones como el PP y Vox. Ciudadanos, por su parte, que mantiene como consejera de Igualdad, Políticas Sociales y Conciliación de la Junta de Andalucía a Rocío Ruiz, quien calificó a la festividad de “rancio populismo cultural” hace unos años, no se ha manifestado con claridad al respecto. El líder de la formación naranja en Andalucía y vicepresidente de la Junta, Juan Marín, cree que la campaña se relajará durante la Semana Santa porque muchas personas “estarán de vacaciones”, lo que motivará una precampaña más intensa y unos días de campaña más “frenéticos”.

Sin embargo, Ciudadanos, en palabras de su líder nacional, Albert Rivera, cree que la mejor noticia posible era una convocatoria de elecciones cuanto antes, como prometió en un principio el presidente del Gobierno, para “situar a Pedro Sánchez en la oposición”. La formación ultraderechista Vox, por su parte, se suma al discurso del Partido Popular y en algunas ciudades —como Arcos de la Frontera— ya ha afirmado que no colocará propaganda electoral en las calles. Una preocupación que incuso ya ha trascendido al PSOE, quien está valorando no celebrar mitines políticos en Semana Santa pero sí “tener presencia en las calles”. La revista Qué, en esa línea, sostiene que se están dando conversaciones entre populares y socialistas para realizar algún tipo de pacto para no politizar la fiesta.

Lo que parece evidente, es que las calles de toda España y de Andalucía en particular, se encontrarán pegatinas electorales en las farolas y paredes, sea de uno u otro partido, pese a las palabras de García Egea. Sobre la influencia o no en el electorado de esta coincidencia, lavozdelsur.es ha querido coger el testimonio de dos especialistas, como el doctor en Ciencias Sociales y analista de Metroscopia, Francisco Camas, y el especialista en marketing digital, Javier López Menacho. Para Camas, las elecciones de 2019 “son excepcionales por muchos motivos” pero, sin embargo, cree que “no por su coincidencia por la Semana Santa” pese al revuelo mediático suscitado a ese respecto. “La coincidencia de la Semana Santa en campaña electoral no va a ser lo suficientemente importante a menos que algún partido cometa algún tipo de error, como colocarse en contra de la Semana Santa o apropiarse de este elemento cultural”, sostiene en declaraciones a este medio.

Abascal, candidato de Vox, en una foto de archivo.

Sin embargo, Camas sí cree que va a influir en la campaña electoral de ciertos partidos políticos, como los de un prisma más conservador. “Las principales personalidades políticas van a querer tener mucha presencia en un momento en el que la identidad nacional es muy importante”, comenta, ya que “cuestiones con tanta tradición e impacto cultural como la Semana Santa, y más en Andalucía, constituyen una oportunidad para sacar rédito electoral”.

El analista de Metroscopia cree que afectará fundamentalmente a la campaña de los partidos de derechas, que aprobarán el fenómeno para reafirmarse. “Obtendrán un poco más de repercusión o de éxito, pero quizá en otras comunidades más que en la propia Andalucía, donde la cuestión de la Semana Santa es transversal”. A ese respecto, el especialista sostiene que “el ciudadano medio andaluz cuando está en Semana Santa va a ser capaz de desvincularse de la política para disfrutar de su fiesta”, por lo que tampoco vislumbra “un impacto excesivo”.

Por su parte, el social media manager Javier López Menacho, y especialista en comunicación digital, tampoco prevé una influencia excesiva en los comicios del 28 de abril. “Para la derecha es una excusa más, y puede ser un motivo para movilizar a su electorado”, declara a lavozdelsur.es, como ya ha manifestado el Partido Popular. No obstante, lo ve como algo “de cara a la galería” y lo que va a haber es una “reafirmación identitaria”. En esa línea, cree que a la izquierda no le va a afectar, ya que es un tema que no le incumbe, ya que debe centrarse en “movilizar a la gente que no vota”. “Eso va más allá la Semana Santa, porque esta no es un vehículo para movilizar al electorado de la izquierda”, que reconoce, que “lo tiene bastante complicado” para vencer al gran enemigo que constituye la propia abstención. Una abstención acrecentada en los últimos comicios andaluces, que propició la victoria de la derecha y la constitución de un ejecutivo PP-Cs con el apoyo de Vox, y sobre la que no se sabe a ciencia cierta cómo afectará la coincidencia de 9 de los 14 días de campaña electoral con una de las fiestas católicas más importantes en Andalucía y en España.

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído