Una andaluza recorre miles de kilómetros para poder ejercer su derecho al voto

Paula Velasco en un instante de su viaje
Paula Velasco en un instante de su viaje

Paula Velasco tiene 30 años y reside temporalmente en Vancouver con una beca de investigación posdoctoral que la Universidad de Sevilla le concedió para ir a la Universidad British de Columbia. El periodo de esta beca de investigación es de seis meses y concluye precisamente a finales de año, poco después de las elecciones andaluzas que acaba de convocar el ejecutivo andaluz para el 2 de diciembre. Es por ello que Paula, como miles de estudiantes y trabajadores andaluces en el extranjero, tendrá que iniciar un lento proceso burocrático para rogar el voto.

El procedimiento normal que debe seguir un residente en el extranjero es inscribirse en el CERA si va a residir permanentemente en el país de acogida, o en el ERTA, si lo va a hacer de forma temporal. En la actualidad, según los datos del INE y del Padrón de Españoles Residentes en el Extranjero a fecha de 1 de enero de 2018, hay 284.816 andaluces que aún inscritos en nuestra comunidad autónoma residen el extranjero, un 3,1 % más que hace un año, de los cuales 137.071 están en América y 135.782 en el resto de Europa. En Canadá, país donde reside temporalmente esta investigadora andaluza, el número de censados andaluces es de 1.581.

Estén temporal o permanentemente fuera, los españoles que quieran ejercer su derecho al voto desde el extranjero deben superar una serie de trabas burocráticas y administrativas cuya dificultad se ha incrementado a partir de la reforma del voto exterior que PP y PSOE materializaron en el año 2011. La creación en aquel momento del voto rogado es aplicar la fórmula que se utilizaba para las elecciones municipales al resto de comicios electorales. El motivo que se dio y se sigue dando para tal reforma política es la existencia de fraudes e irregularidades, excusándose algunos dirigentes políticos de que "antes votaban hasta los muertos".

Sin embargo, Marea Granate, colectivo de emigrantes españoles en el extranjero que ha sido parte muy activo en la reivindicación de la derogación del voto rogado, sostiene que no es sino una maniobra de ingeniería electoral utilizada no sólo en los últimos años por parte de los dos grandes partidos políticos sino en otras ocasiones a lo largo de la democracia española. Para Marea Granate, que Adolfo Suárez dejara votar a todos los emigrantes españoles en el extranjero el referéndum de reforma política con el que España inició su andadura democrática contemporánea y que después no se aprobara una ley de voto exterior garantista, ni se reconociera el derecho del voto emigrante hasta 1985 es significativo.

La viralizada odisea de la granadina Paula Velasco para votar en las próximas andaluzas

El hilo de Twitter de la granadina Paula Velasco en el que cuenta la odisea para poder ejercer su derecho al voto alcanza ya casi trescientos retweets. Con los hashtag #laaventuradevotar y #sinvoznivoto, Paula cuenta cómo ha tenido que viajar desde la ciudad de Vancouver, en la costa oeste, junto al Océano Pacífico, hasta Toronto, en la otra punta de Canadá, para poder hacer el tedioso procedimiento burocrático que el voto rogado requiere.

Afortunadamente y gracias al trato que ha recibido por parte de los trabajadores del Consulado de Toronto, la joven granadina concluye que ha conseguido su objetivo: inscribirse en el ERTA, es decir, como residente temporal en Canadá. Sin embargo, no sabrá si podrá ejercer su derecho al voto, ya que los plazos están bastante ajustados. Paula tendrá que recibir en unas semanas en su domicilio de Vancouver toda la documentación para poder votar y tendrá que enviar su voto por correo certificado, pagando los costes de este envío que el ejecutivo tendrá que reembolsarle, confiando en que llegue a tiempo para las elecciones del 2 de diciembre.

Afortunadamente, la investigadora tenía que acudir a la Costa Este de Cánada por otros motivos, pero su odisea y sus horas de espera son un retrato de las dificultades que tienen los electores españoles y andaluces en el extranjero.

224.966 emigrantes andaluces están llamados a votar, en 2015 sólo votaron el 3,8%

Según los datos que recoge el INE, de los residentes andaluces en el extranjero de forma permanente que son un total de 284.816 a fecha de 2018, 224.966 según los últimos datos del CERA son parte del censo electoral. Concretamente en las últimas elecciones andaluzas el número de electores fue de 210.306, de los que sólo votaron un 3,8%, es decir, 8.012 andaluces.

Uno de los países que acoge a más emigrantes andaluces y con mayor número de electores es Argentina, donde 48.278 andaluces tienen derecho al voto. De ellos sólo votaron 487, apenas poco más del 1%.

De existir una circunscripción exterior, sería la 'tercera provincia española' por población

Poco antes de reformar la ley del voto exterior, el gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero, contempló la posibilidad de modificar la Ley Orgánica del Régimen Electoral General y en esa reforma estudió la posibilidad de crear una circunscripción electoral propia para los residentes en el extranjero. Fue el por aquel entonces responsable de políticas migratorias y secretario de movimientos sociales del PSOE, Pedro Zerolo, quien anunció la idea para el programa electoral del PSOE con objeto de "hacer política también fuera del territorio", si bien "se trata de una línea novedosa que hay que cuidar mucho, ya que requiere un consenso a la hora de establecerla".

Sin embargo, tal posibilidad, que podría reducir algunos de los numerosos problemas que tienen los españoles censados en el extranjero con sus registros consulares, no solo no se planteó sino que pasó a mejor historia con la reforma del voto exterior unos años más tarde. El ejecutivo de Pedro Sánchez, por su parte, advirtió hace tan solo unas semanas que quería acabar con el voto rogado para las próximas elecciones municipales y autonómicas de 2019. La realidad es que en las próximas elecciones del 2 de diciembre, los andaluces residentes en el extranjero, de forma permanente o temporal, como la joven granadina Paula Velasco, tendrán que volver a rogar su voto en el extranjero. Y probablemente por ello vuelvan a ser una irrisoria minoría en el cómputo electoral.

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído