abuelo-pasea-nieta.jpg
abuelo-pasea-nieta.jpg

El Ministerio Público asegura que, aprovechando que la menor dormía por las noches con él, en un número indeterminado de ocasiones, le realizó distintos tocamientos.

La Sección Tercera de la Audiencia Provincial de Córdoba prevé celebrar a finales de septiembre el juicio a un abuelo, de unos 70 años de edad, acusado de abusar sexualmente de su nieta durante unos ocho años, desde los cinco a los 13 años de edad. La Fiscalía ha solicitado para él una pena de 12 años de prisión y diez años de orden de alejamiento. Así lo han confirmado a Europa Press fuentes judiciales, que han detallado que el juicio se suspendió en febrero de este año tras la incomparecencia del procesado.

La calificación del Ministerio Público recoge que la menor, que tiene unos 16 años, y su hermano "cuando eran pequeños vivían con su madre y su pareja, que no es padre de los menores", si bien debido a que la mujer y el hombre "trabajaban por la mañana y parte de la noche de lunes a sábado", ella dejaba a sus dos hijos al cuidado de sus padres en el domicilio de éstos. En este sentido, el fiscal relata que "la menor solía dormir con su abuelo en la misma habitación y su hermano dormía en otra habitación con su abuela". De este modo, el procesado, "desde fecha no determinada, pero al menos desde que su nieta tenía cinco años de edad, aprovechando que la menor dormía por las noches con él y se hallaban solos en la misma habitación, en un número indeterminado de ocasiones, cuando comprobaba que todos estaban dormidos, guiado por evidente ánimo libidinoso", supuestamente le realizó distintos tocamientos.

El fiscal explica que esta situación "se repitió prácticamente cada noche hasta que ella cumplió los ocho años", momento en que la pequeña junto con su madre y hermano, y la pareja de su madre, se trasladaron a vivir a una localidad cordobesa. Si bien, posteriormente el procesado y su esposa, al no poder seguir viviendo en la casa que habitaban "por problemas económicos", se trasladaron a vivir a dicho municipio a una casa que les alquiló su hija, pero como ella y su marido tenían un local, habían tenido otro hijo y trabajaban en el local hasta altas horas de la noche, el acusado y su esposa pasaban las noches en casa de su hija para quedarse con los nietos.

Así, el supuesto comportamiento del procesado continuó hasta junio de 2011, según apunta el Ministerio Público, que detalla que un día, a medianoche, la menor se fue a su cama para dormir y pasados unos minutos, "una vez más, guiado por igual ánimo, llegó a dicha habitación". Ella comenzó a llorar e insistentemente le dijo que la dejase, pero el acusado "hizo caso omiso hasta que oyó ruido", por lo que rápidamente se marchó a su habitación, relata el fiscal. En concreto, la madre de la niña llegó antes a casa y oyó pasos en la parte de arriba, y ante ello, "extrañada", subió al dormitorio de su hija, momento en el que vio a la menor "tumbada boca abajo en su cama y llorando", por lo que le preguntó qué le ocurría y le contó "todo lo que ocurría con el acusado".

En ese instante, la madre, "aterrada y enfurecida", toda vez que, "al parecer, también ella había vivido de niña situaciones similares, hechos por los que no se sigue este procedimiento", según aclara el fiscal, fue a la habitación de su padre, que "se hacía el dormido", y seguidamente llamó a su marido al que contó lo ocurrido, por lo que esa misma noche "echaron al procesado de casa y horas después la pareja de la madre llevó al acusado hasta el aeropuerto de Granada".

Archivado en:

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído