melania_avion.jpg
melania_avion.jpg

"Hace doce años tuve un accidente de moto cuando tenía tan sólo 16 años, en el cual me partí el cuello con lesión medular. Me quedé tetrapléjica y aparte de que no puedo mover de cuello para abajo tampoco puedo sujetar el cuello, no puedo respirar por mí misma por lo cual llevo marcapasos diafragmático, pero no puedo ir recta ya que no me entra el aire", cuenta Melania Rojas, una joven malagueña que es una de las socias fundadoras de la Asociación de personas con lesión medular y otras discapacidades físicas (Aspaym) de Málaga, que relata su experiencia cada vez que tiene que volar.

"Hace unos años viajé a Nueva York pero me vi obligada a comprar el billete en bussines para poder respirar y para estar con el cuello bien y fue mucho gasto para mí. Aparte de que necesito comprar otro para mi acompañante, ya que necesito ayuda para absolutamente todo. Después viajé a Londres supuestamente en primera, pero nada que ver, estuve todo el viaje sin apenas respirar, mareada y mi madre sujetándome el cuello, lo pasé fatal".

Melania cuenta que viaje en primera clase "por necesidad y no por gusto. Yo viajaría en primera sin sus lujos, solamente necesito ese asiento. Me gustaría viajar muchísimo porque desde mi accidente no me quiero poner límites pero en este caso me lo ponéis vosotros porque yo no me puedo permitir los billetes". La respuesta que le dan las aerolíneas, asegura, es que "ya colaboran con muchas ONG", por lo que pide a compañías como Delta, Emirates o Ryanair que recapaciten y la ayuden a hacer más llevaderos sus viajes.

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído