Medio millar de agresiones a sanitarios en seis meses: los aplausos no frenan la violencia en los centros andaluces

Imagen de archivo de unas enfermeras trabajando con mascarillas.  FOTO: SATSE
Imagen de archivo de unas enfermeras trabajando con mascarillas. FOTO: SATSE

Los reconocimientos diarios a los sanitarios durante la cuarentena no han servido para nada. Las agresiones a profesionales del Servicio Andaluz de Salud (SAS) durante el primer semestre de 2020 en Andalucía han ascendido a 494, de las cuales 81 de ellas son físicas y 413 de otra índole. El Sindicato de Enfermería Satse en Sevilla ha denunciado los actos violentos que se producen con frecuencia en los centros de salud de la comunidad, sobre todo a las mujeres. En el 70,8% de los casos, los ataques han sido a mujeres, un total de 350 agredidas, frente a los 144 hombres.

Esta lacra social se acentúa en las provincias de Sevilla, que ha contabilizado 143 casos, y en la de Málaga, con 108, las cuales encabezan el ranking de la violencia contra el personal del servicio sanitario. Medio millar de afectados que preocupa a la Satse que ha resaltado que estas cifras "son de extrema gravedad si se tiene en cuenta que incluyen la etapa de confinamiento de los meses de marzo a principios de junio y, por tanto, en los que descendió sensiblemente la atención presencial en los centros sanitarios".

El colectivo de enfermería ha destacado que, además, se ha detectado un aumento de la conflictividad en los centros de salud durante los meses de verano en los que los usuarios están pagando "las deficiencias del sistema con los profesionales que les atienden en primera línea". No solo se han producido medio millar de agresiones en seis meses pese a la bajada en la atención presencial por la pandemia, un hecho que alerta al sindicato.

La mayoría de los ataques se han producido debido a que los usuarios, descontentos con la asistencia, responsabilizan a los profesionales de las carencias que sufren en la atención. Según ha denunciado la Satse, el servicio ha sido "nefasto, con cierre de centros en horario de tarde, la falta de cobertura por vacaciones con contrataciones tardías y precarias en el caso de las enfermeras o los fisioterapeutas,el aumento de las funciones a desarrollar por la misma plantilla sin personal de refuerzo contratado para ello, el cierre de más de 550 camas en los hospitales o la disminución de la actividad quirúrgica, todo ello como si fuera un verano normal a pesar de la crisis sanitaria sin precedente que se está viviendo". .

Las situaciones de tensión en los centros hospitalarios se producen por "las largas colas para ser atendidos en los centros, las demoras de más de 14 días para obtener una cita o la imposibilidad de contactar por teléfono con los mismos", según ha explicado el sindicato, que ha manifestado que los principales perjudicados son los enfermeros y las enfermeras "al ser el primer profesional con que el usuario se encuentra".

La Satse ha reclamado que la administración ponga en marcha todas las medidas preventivas pertinentes para evitar estas agresiones porque, los "problemas y carencias que pueden llegar a sufrir pacientes y familiares no son responsabilidad del profesional", que según ha recordado, "en muchas ocasiones es la primera víctima de esas deficiencias".

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído