Jerez

70 años de apartheid en la tierra prometida: “Palestina se desangra”

Un centenar de personas se concentran en la plaza del Arenal contra el estado sionista de Israel, puramente racista, discriminatorio y excluyente

“El hospital huele a sangre”, lee una de las portavoces que pone voz a los muchos palestinos o activistas extranjeros que perdieron la vida durante la guerra israelí-palestino. Con motivo del 70 aniversario del comienzo de la Nabka (la expulsión masiva y cruel del pueblo palestino en el momento en el que se declaró el Estado de Israel, el 15 de mayo de 1948), casi un centenar de personas se reúnen en la plaza del Arenal para mostrar su rechazo al estado sionista de Israel y a su política de apartheid contra Palestina.

Este año, 24 horas antes de la conmemoración de este hito catastrófico, que provocó una concatenación de vulneraciones, irregularidades, incumplimientos de resoluciones de la ONU e injusticias sobre la población palestina que persisten a día de hoy, el Ejército israelí, durante unas protestas en contra de que la Embajada de EEUU fuese trasladada de Tel-Aviv a Jerusalén, bombardeó la Franja de Gaza causando la muerte de 57 personas, entre ellos menores, y dejando unos 3.000 heridos. “No al exterminio del pueblo palestino”, reivindica la única pancarta de la concentración en la plaza mayor jerezana. A su alrededor, a medida que avanza la lectura, empiezan a aparecer diferentes rostros que han sido asesinados durante el conflicto israelí-palestino.

“La posibilidad de que haya un acuerdo de paz razonable y justo entre Israel y el pueblo palestino es nula, debido a que las grandes potencias no han obrado con rectitud y honradez. Al contrario, tanto Estados Unidos como sus socios europeos han celebrado la ocupación desde 1948 en adelante, y además la han impulsado en los foros internacionales, unas veces activamente y otras veces pasivamente. Hay una vergonzosa complicidad de las grandes potencias, especialmente de EEUU, en la catástrofe que se abate sobre Palestina”, pronuncia una miembro de la Plataforma de Jerez con Palestina y el Sáhara.

Marius Von Der Fehr leyendo una de las historias de las personas asesinadas en la guerra israelí-palestino. FOTO: MANU GARCÍA.

“Prueba de ello es el apartheid a la que está sometida la población, la presencia y ampliación progresiva de asentamientos ilegales colonos israelíes en territorios ocupados, la construcción ilegal del muro de separación en Cisjordania, la impunidad en las agresiones que comete el ejército israelí, especialmente dirigida a jóvenes, niñas y niños, la apropiación ilegal de recursos básicos para la vida y con especial urgencia e impacto sobre las posibilidades de supervivencia, el bloqueo al que está sometida la población en Gaza”, continua. Desde el inicio de las movilizaciones, son más de 12.000 personas las que han resultado heridas, y 109, asesinadas. Desde la plataforma también recuerdan a los 400 pueblos destruidos tras la ocupación israelí de la Tierra Palestina y las 7 millones de personas refugiadas desde hace 70 años.

“Desde la sociedad civil no nos sentimos ajenas a la grave situación de la población palestina, condenamos las agresiones y atrocidades que comete el Estado de Israel bajo un modelo de gobierno sionista, puramente racista, discriminatorio y excluyente. Igualmente rechazamos cualquier colaboración con la institución israelí, la inmediata suspensión del comercio de armas, así como la eliminación de acuerdos comerciales que a través del saqueo de la ocupación convierten en beneficios económicos el dolor del pueblo palestino. Exigimos el posicionamiento de los gobiernos, junto a la justicia y los derechos humanos”, dice así el manifiesto.

Presentes durante la concentración pidiendo una Palestina libre de la opresión israelí. FOTO: MANU GARCÍA.

Como expresa Marius Von Der Fehr, natural de Noruega y residente en Jerez desde hace cinco años, el cambio de la situación que hoy todavía continúa en Palestina, “es un cambio que se tiene que hacer desde fuera, internacionalmente”. Es por ello que desde aquí incitan a que la gente lleve a cabo “un boicot cultural a Israel”. Sobre todo, a raíz de que el Estado israelí ganase Eurovisión el pasado sábado 12 de mayo, con un mensaje antibullying y feminista. “Toda una estrategia de pinkwashing (lavado rosa)”, murmuran.

“Hoy Palestina se desangra, la herida atraviesa además otros territorios que van sucumbiendo al efecto que la impunidad, el silencio, y la colaboración, tienen sobre las vidas y los derechos de todas las personas, en Palestina y más allá. Alzamos nuestras voces, nuestro dolor, y hoy aquí en Jerez, decimos que estamos con Palestina y contra el estado sionista de Israel y su política de apartheid. Nosotras y nosotros gritamos no contra la impunidad que permite que se repita y se perpetúe el crimen”, termina el manifiesto.

Etiquetas
Ver más

Más artículos en esta categoría:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Close