Jerez

40 años de aquel sueño de Pepe ‘El Guardia’

La Agrupación Musical San Juan, de Jerez, cumple cuatro décadas tras su fundación en 1978 por parte de José Reganzón. Hoy día suma 117 componentes y ha creado un estilo propio y muy "jerezano"

Verano de 1977. A José Reganzón Cosme, Pepe El Guardia, hermano del Cristo de la Viga, costalero en varias hermandades de Jerez y corneta en la extinta Banda de la Cruz Roja de Jerez, le llega el ofrecimiento de la hermandad del Amor de formar una banda para que acompañara con sus sones al crucificado que por entonces procesionaba todos los Martes Santo desde la iglesia de San Juan de los Caballeros. José, un enamorado de la música y del rostro de la Virgen de los Remedios, no pudo decir que no. Empieza a buscar entre los niños de la barriada, reúne a un buen número y empieza a inculcarles el amor por la música. La joven formación, nacida con el nombre de Banda de Cornetas y Tambores del Cristo del Amor, que sufraga sus instrumentos en tómbolas y vendiendo papeletas, comienza tocando en fiestas y cabalgatas hasta estrenarse en la Semana Santa de 1978. De eso hace ya 40 años.

Este pasado Martes Santo, si había dos componentes felices en la Agrupación Musical San Juan, esos eran Mamé y José Reganzón, hijos del fundador de la banda hace cuatro décadas. Por su cabeza pasaron decenas de recuerdos, muchos de ellos con su padre, ya fallecido, de protagonista. Además, en este 2018 se cumplía otra bonita efeméride: 10 años acompañando al Cautivo del Amor, que a su vez, significó el reencuentro con la hermandad que los vio nacer y de la que se desvincularon en 1981, tras la caída de aquel rayo en San Juan de los Caballeros que tanto daño hizo a la corporación del Martes Santo. Fue entonces cuando Pepe Reganzón decide cambiar el nombre de la banda, para renombrarla con el del barrio que la vio nacer, San Juan.Sin embargo, el gran cambio en la banda no fue el nombre. En los años 90 se produce un gran cambio musical en la Semana Santa no solo de Jerez, sino de gran parte de Andalucía. Las agrupaciones musicales, que aglutinan mayor cantidad de instrumentos, empiezan a resurgir. Es entonces cuando Mamé y José, hijos de Pepe, le hacen ver a su padre la posibilidad de que la banda tome ese nuevo camino. El guardia duda, pero acaba declinando ante la insistencia de sus hijos. Sus miradas se fijan en la llamada madre de todas las agrupaciones musicales, la de Santa María Magdalena, del Arahal, pero pronto San Juan empieza a crear un sello propio y jerezano en el que no faltan marchas clásicas, fúnebres o aflamencadas. “Hoy día, el que nos oiga desde lejos sabe, solo por cómo suenan nuestros tambores, que somos nosotros”, presume el actual director de la banda, Mamé, que durante unos años, y precisamente buscando otros sones, se marchó de San Juan para tocar en la también jerezana banda de Santa Marta, cuando ésta era Agrupación Musical y no banda de cornetas como lo es actualmente, en esa especie de camino inverso que han hecho estas dos formaciones musicales a lo largo de su historia.

Desde entonces, la banda de San Juan no ha dejado de crecer, tanto en calidad como en cantidad de componentes, alcanzando en la actualidad los 117. Y si bien en los primeros años de 2000 llegó a tener poca presencia en la Semana Santa jerezana —“algo que no llegamos a entender”, señalan los hermanos Reganzón— ya pueden considerarse profetas en su tierra, acompañando en Jerez al señor de Bondad y Misericordia el Jueves de Pasión, al de San Rafael el Sábado de Pasión, al Cautivo del Amor el Martes Santo, al Ecce-Homo el Jueves  Santo, al Cristo de la Expiración el Viernes Santo y al Resucitado el Domingo de Resurrección, además de a la Borriquita de El Puerto el Domingo de Ramos y al Ecce Homo de San Fernando el Lunes Santo.Desde septiembre, la banda ensaya de cara a la Semana Santa, si bien es a partir de enero cuando intensifican sus ensayos, una hora al día, y dos un mes antes. “Esto no está pagado con nada. Pero lo mejor es la labor social que hacemos de quitar a los chavales de la calle”, señala Mamé, que explica que algunos de los miembros de su formación no son siquiera cofrades, pero el amor por la música les lleva a tocar cinco, seis o siete horas diarias durante una semana detrás de un paso de misterio.

40 años de historia han dado para mucho. En San Juan, Mamé y David recuerdan dos momentos especialmente. El primero, durante la procesión Magna del año 2000, cuando, tras acompañar a la Sagrada Cena recibieron la invitación de un miembro de la junta de gobierno del Amor de tocar detrás del misterio de vuelta a su capilla, desde la plaza Plateros. “Fue un sueño hecho realidad”, recuerda David. “Fue un momento muy grande”, añade su hermano. Tendrían que pasar ocho años para que la banda volviera a acompañar, esta vez de manera oficial, a uno de los titulares de la hermandad del Amor, el Cautivo. “En 2004, el año en que salió por primera vez, ya nos hicieron el ofrecimiento, pero por entonces teníamos contrato con los Judíos”, recuerdan. “Verte salir en la hermandad que te vio nacer nos trae grandes recuerdos”, indica David.

Aquellos niños que reunió Pepe El Guardia en 1978 pasan ya del medio siglo y han sido sustituidos por nuevos jóvenes que mantienen el mismo espíritu de ilusión, y sacrificio. Cuatro décadas de amor por la música que desde la Agrupación Musical San Juan esperan revalidar, al menos, otros 40 años más.

Etiquetas

Más artículos en esta categoría:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.