Sociedad

16 años y ocho meses de cárcel para el joven jerezano que asesinó a su amigo en plena calle

El jurado ha declarado culpable a Cristóbal R. por matar a puñaladas a Ángel M. en la plaza de los bloques sociales de Tomás García Figueras

La Sección Octava de la Audiencia Provincial de Cádiz ha condenado a 16 años y ocho meses de prisión a Cristóbal R., el acusado de matar a puñaladas en los pisos sociales frente al Juzgado de Tomás García Figueras a su amigo Ángel M. Tras celebrarse la vista oral hace unas semanas, el jurado lo ha declarado culpable de asesinato, según adelanta La Voz de Cádiz.

Los hechos ocurrieron el pasado 27 de agosto de 2017 en torno a las 12:00 horas, cuando Cristóbal llegó a su residencia, en las 102 viviendas que Emuvijesa tiene en la avenida Tomás García Figueras, con su amigo Ángel, Samuel R. O y otras dos personas. Todos habían pasado la noche anterior de fiesta en varios locales de copas en Jerez. Al principio, se produjo una discusión en el domicilio por querer que el padre de Cristóbal abandonara la casa “para estar tranquilo con sus amigos”.

Tras abandonar el piso, la pelea continuó, al recriminarle Cristóbal a Ángel cómo había tratado este a su padre. En este sentido, todos decidieron abandonar la casa, pero la discusión prosiguió en el rellano. “En un momento dado, Ángel decide bajar solo por las escaleras, mientras Cristóbal vuelve a entrar en su domicilio, momento en que coge un cuchillo de la cocina de 20 centímetros de hoja que oculta entre sus ropas”.

Al parecer, su amigo Ángel se quedó en el patio del bloque esperando a Cristóbal, “al tiempo que le retaba a que bajara y saliera a pelarse con él”. Al poco tiempo, el acusado llegó al patio y se “encaró” con Ángel, “comenzando entre ambos un forcejeo con empujones y puñetazos”.

Fue durante el forcejeo, según fiscalía, cuando Cristóbal “movido por un ánimo de acabar con la vida de Ángel sacó el cuchillo que llevaba y apuñaló a Ángel en el costado izquierdo”. A continuación, continúa la Fiscalía, “antes de que llegaran los agentes de policía, el acusado puso el arma del crimen en la mano derecha de la víctima para así dificultar la investigación de los hechos”. En este sentido, Ángel sufrió una herida que le causó la muerte.

Cristóbal, apunta el fiscal, en virtud del informe médico forense, padece un trastorno mental y del comportamiento debido al consumo de cocaína, cannabis y benzodiacepinas que “no alteraban las capacidades volitivas e intelectivas respecto al delito cometido”, en contra de lo que dice la defensa. No obstante, la defensa del acusado sostiene que la narración de los hechos de la Fiscalía  “no se ajusta a la realidad” y pide la libre absolución para Cristóbal, quien sufre un “trastorno mental y del comportamiento debido al consumo importante de alcohol, cocaína, cannabis”.

Como recoge La Voz de Cádiz, “a juicio del magistrado Blas Rafael Lope Vega se trató de un asesinato ya que los integrantes del jurado declararon probado que el acusado aprovechó el momento en que la pelea entre él y Ángel parecía haber acabado, por la intervención de otros dos hombres para separarlos, y lo sorprendió al apuñalarlo con el cuchillo que llevaba oculto. Con ello consiguió anular cualquier posibilidad de defensa. Concurren por tanto los elementos necesarios para apreciar la concurrencia de alevosía y calificar los hechos como asesinato”.

Etiquetas

Más artículos en esta categoría:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *