OpiniónNo es ciudad para jóvenes

15 años no es nada

Lo más cachondo no es que dos sindicalistas no hayan ido a trabajar en dos años al Ayuntamiento de Jerez. Lo desternillante —los jerezanos deben tener calambres en el estómago de la risa…

Lo más cachondo no es que dos sindicalistas no hayan ido a trabajar en dos años al Ayuntamiento de Jerez. Lo desternillante —los jerezanos deben tener calambres en el estómago de la risa— es que se les requiera para que clarifiquen su situación y digan “sí, qué pasa, llevo así 15 años y nadie me ha dado por culo hasta ahora”. La noticia es de ésas que trascienden nuestras fronteras y dan la vuelta al país y quién sabe si al globo terráqueo, como aquella según la cual un empleado, en este caso gaditano, llevaba catorce años cobrando de las arcas públicas sin dar palo al agua (se da la circunstancia de que “trabajaba” en Aguas de Cádiz).

En el caso de Jerez, se trata de dos sindicalistas de CGT, que como se puede comprobar han hecho de la defensa de los derechos de sus compañeros y del arte del escaqueo un auténtico modus vivendi. Uno de ellos ha decidido reincorporarse (por decir algo) a su puesto, ya que tres lustros son mucho y bueno, si le han pillado, pues qué se le va a hacer. Como en el tango de Gardel, (casi) veinte años no es nada. El otro, que no tenía pensado regresar probablemente para los restos, le ha echado más morro y ha respondido al Ayuntamiento que se le han acumulado horas sindicales de compañeros o no sé qué rollo patatero, la verdad es que de estas cosas no entiendo demasiado. Vamos, que no piensa pisar su puesto ni para fichar.

Otra historia es la del Sindicato de la Policía Local (SIP), donde parece que ciertos agentes trabajan menos que algunos diputados del Congreso. Aunque cierto es que el asunto no deja de oler a vendetta, habida cuenta de que se trata de los dos sindicatos enfrentados con el gobierno local.

Y para colmo de males, en el otro extremo de la balanza, tenemos a los empleados de Onda Jerez, que denuncian que tienen que llevar hasta el papel higiénico de casa. Al menos, deben pensar algunos, están mejor que en Venezuela, donde no tienen ni con qué limpiarse el…

Más artículos en esta categoría:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *