VidaMis rincones favoritos

10 cosas que quizás no sabes del Zoo de Jerez

lavozdelsur.es descubre los entresijos de una de las instituciones más prestigiosas de la ciudad: su Zoobotánico. Conoce los logros y las peculiaridades del emblemático Tempul

Una fila de flamencos rosas nos saluda nada más entrar en el recinto. Es lo primero que nos encontramos cuando pasamos la pequeña barra de metal que nos separa de la reserva animal acoplada entre la zona Norte y uno de los barrios emblemáticos de la ciudad, Santiago. El Zoobotánico de Jerez se presenta como una de las grandes joyas de Jerez, un atractivo cultural, medioambiental y turístico, y como una zona de educación, ocio y esparcimiento para todo aquel que quiera pasearse entre flora y fauna. En lavozdelsur.es destacamos 10 curiosidades que quizás no sabías sobre el emblemático Zoo jerezano.

1. Es el único Zoo-jardín botánico en España

En España pocos zoológicos fomentan una dedicación a la preservación de las plantas. El Zoo de Guadalajara, por ejemplo, intenta crear un jardín botánico pero no llega a la gran colección que tienen las zonas de vegetación del Zoobotánico de Jerez, con más de 400 especies botánicas. Su propio nombre lo indica -aunque a nivel popular se omita a menudo- y es un diferenciador entre todas las demás instalaciones de este tipo de España.

2. Una clínica muy solicitada

En lo que se lleva de año, el Zoobotánico de Jerez se ha encargado ya de la crianza y recuperación de más de 130 ejemplares, algunos entregados por los viandantes de la ciudad y otras especies son recogidas por la Red de Recuperación de la Junta de Andalucía. En estos días se ha estado incubando a un polluelo aguilucho cenizo, -una especie amenazada, ya que crían en zonas de cultivo que son tratadas con cosechadoras, lo que termina con la vida de las crías– cuando haya pasado su parte más crítica pasará al centro de recuperación de El Puerto (Dunas de San Antón). Allí terminará la fase de crianza y finalmente la especie será devuelta a su hábitat. Escasos zoológicos se dedican a tratar con especies silvestres y sobre todo con especies amenazadas. El de Jerez, es uno de ellos.

3. Proteger y emparejar para generar vida

Al ser un zoo con una gran dedicación a la conservación de animales, Jerez acoge en sus instalaciones a distintas especies en vías de extinción para fomentar la creación de nuevos ejemplares y poder frenar su desaparición. Estas especies se encuentran en AREA (Área de Reproducción de Especies Amenazadas), algunas de ellas son: el alimoche, el famoso lince Ibérico –el Zoo de Jerez es el único que cría linces en cautividad y en abril de este mismo año nació Mosto, una cría nacida entre su padre Hidrógeno y su madre Castañuelas– la cerceta pardilla y el Ibis eremita, entre otras especies amenazadas que posteriormente serán puestas en libertad. Gracias al trabajo en la conservación de especies animales, este Zoológico es considerado de los más prestigiosos en España.

4. Súmate al club

El espacio de flora y fauna no deja de ser llamativo y curioso para sus habitantes, cerca de 6.000 personas son las que están abonadas al Zoo de Jerez. Los socios pagan una cuantía fija durante una anualidad, pudiendo asistir al recinto cualquier día del año sin tener que pagar más. Este Zoo, aun siendo uno de los más prestigiosos de toda España, es de los más económicos de cara al precio de las entradas que pagaba el público: 9,30 euros los adultos y 6,20 los niños (de más de 2 años) y mayores de 65. Si lo comparamos con otros parques similares, la diferencia salta a la vista: una entrada en el Zoo de Madrid sale más del doble (19,95 euros los adultos), al igual que en Barcelona (19,60 euros los adultos).

5. A la cabeza de los centros zoológicos de investigación

Una de las principales funciones que tienen los animales que están en cautividad no es el entretenimiento y el placer de ser contemplados por los visitantes (aunque también se desarrolle dicha función), sino que sirven para educar, para conservar a las especies amenazadas y también para investigar. Se trata además de que las especies que viven en un zoo guarden un sentido, y en su mayoría los animales y las plantas que se encuentran en el Zoo de Jerez sirvan para la investigación. Muchos investigadores llegan al Zoobotánico de Jerez para desarrollar proyectos peculiares, como es el caso de una investigación textil centrada en el pelo de bisonte. El año pasado se llevaron a cabo cerca de 20 proyectos de investigación, y un apoyo fundamental para ellos es la biblioteca especializada de la que dispone el zoo tanto para investigadores como para socios.

6. El ejemplar más grande de tortuga-caimán

Justo una de las investigaciones que se desarrollaron en el zoológico de Jerez fue el tamaño de los ejemplares de tortuga-caimán que hay en España. La ciudad dispone de un único ejemplar, pero da la casualidad que la tortuga-caimán que se encuentra en el Zoo de Jerez es la más grande de toda España en cuanto a dimensiones. Una peculiaridad de las que dispone el parque en un pequeño recinto de agua en la entrada del ‘reptilarium’.

7. Buba, una estrella y una leyenda

Corrió el rumor de que el nombre de ‘Buba’ pasó de elefante en elefante, que por el Zoo de Jerez pasó más de uno, pero que se le ponía el mismo nombre para que los niños no pensaran en el trágico desenlace de la anterior Buba. No obstante, esto es falso. La elefante Buba llegó al zoológico hace más de 25 años, se trajo desde Namibia al darse en aquel momento una caza selectiva, y desde Lisboa se repartieron los ejemplares por toda Europa, y entre ellos estaba Buba. Actualmente se encuentra en el Zoo de Sóstó (Hungría), con un grupo familiar de elefantes y machos reproductores para que tuviera la oportunidad de criar, ya que le quedan pocos años para procrear. Sin embargo, es una leyenda el hecho de que Buba falleciera, porque aún le quedan muchos años de vida aunque no esté fisicamente en Jerez.

8. Un guiño a Jurassic Park

El Zoo no solo cuenta con peluches de dinosaurios en su tienda principal, sino que hace unos meses decidieron instalar una zona más interactiva y atractiva para el público. El zoo creó una ‘pajarera de inmersión’ donde viven pájaros sin malla que separe el espacio del humano con el de las aves. Se ideó para dar más libertad al conjunto de pájaros inofensivos y para tener un mayor contacto con ellos. La pajarera se encuentra en el suroeste del parque, cerca de ‘naturaleza exótica’ o ‘reptilarium’,  y nos recuerda a las pajareras que se proyectan en la saga de ‘Jurassic Park’.
9. Animales que pasean contigo

El centro se caracteriza por la conservación y reproducción de las especies animales y ellos mismos se consideran un zoo pobre. “Zoo pobre, zoo bueno”, así catalogaba la relaciones públicas del centro, Mercedes Mateos, a su propio lugar de trabajo, ya que se busca la profesionalización y no el grueso de venta. El zoo guarda una filosofía y un criterio riguroso a la hora de tratar a los animales. Se niegan a usarlos como circo y acusan de negligente exponer a los animales al público en formato ‘photocall’, como es el caso cercano del Zoo de Castellar. En el zoo no se encuentran espectáculos, pero sí podemos ver animales silvestres que viven dentro del recinto, como es el caso de cigüeñas que anidan con gusto sin estar en cautividad, murciélagos, multitud de conejos, pavos reales, una gran diversidad de mariposas, abubillas…

10. Centro animal, vegetal y humano

El Zoobotánico de Jerez no se concibe únicamente como un sitio de ocio para niños o una labor de conservación e investigación. Uno de los biólogos conservadores y ex director del zoo, Íñigo Sánchez, nos explica que el zoo sirve como vivero de profesionales del medioambiente: “Pocos sitios habrá en la provincia de Cádiz que tengan a tanta gente de prácticas, de campos tan diversos; entonces, es una labor social importante”. Asegura que en el parque no solo trabajan alrededor de 40 empleados, sino que hay más grupos y círculos que ayudan en el día a día del zoo. Es una zona de integración social de inmigrantes y de apoyo a enfermos mentales, además de las personas que llegan por prácticas en educación, turismo, jardinería, veterinaria, biología… y una larga lista de voluntarios.

Etiquetas

Más artículos en esta categoría:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.