Un preso de Puerto III se quema el 60% de su cuerpo para "volver a intentar la fuga"

Un preso de Puerto III se quema el 60% de su cuerpo para "volver a intentar la fuga"

El interno fue trasladado a la enfermería con parada cardiorrespiratoria, siendo reanimado por el equipo médico y trasladado en un un helicóptero sanitario al Hospital Virgen del Rocío de Sevilla.

19-05-2017 / 13:05 h.
Publicidad

Uno de los internos del centro penitenciario Puerto III ha sufrido quemaduras en el 60% de su cuerpo tras incendiar prendiéndole fuego a sus enseres, según han informado los sindicatos con representación en el centro —CSIF, Acaip, APFP, CCOO y UGT—, que aseguran en un comunicado que los hechos ocurrieron en la tarde de este miércoles en el departamento de régimen especial "que alberga a los internos más conflictivos de España".

Así, sobre las 16:00 horas, un recluso catalogado como 91.3 —máxima peligrosidad posible en el régimen penitenciario— prendió fuego a sus enseres y pertenencias que, previamente, había apilado sobre el colchón de su celda, provocando una inmensa llamarada acompañado de un intenso humo, según han señalado los sindicatos.

Por su parte, los propios funcionarios de prisiones, "poniendo en peligro su propia integridad física", consiguieron acceder al interior de la celda, sofocar el incendio y rescatar al preso, "en medio de llamaradas y una intensa humareda". El preso fue trasladado a la enfermería con parada cardiorrespiratoria, siendo reanimado por el equipo médico y trasladado en un un helicóptero sanitario medicalizado del 061 a la unidad de quemados del Hospital Virgen del Rocío de Sevilla.

Los sindicatos han señalado que dado los antecedentes de intentos de fuga protagonizados por este recluso, "todas las sospechas apuntan a un plan premeditado para de nuevo volver a intentar la fuga, aprovechando su traslado a un centro hospitalario". Finalmente, han insistido en hacer un llamamiento a la secretaría general de instituciones penitenciarias sobre la "excesiva concentración de internos catalogados, por la propia secretaría general, como muy peligrosos", ya que "hasta el momento hace oídos sordos".

 
 
Publicidad