Me interesa el esfuerzo que el minoritario gobierno local socialista, con apoyo de Ganemos Jerez (ante el plan de ajuste), está haciendo por normalizar la situación laboral y económica del Ayuntamiento.

Me deja hundido. Uno de cada tres menores en España es pobre.

“Demos una oportunidad al cambio, somos 15 millones, 199 escaños y tres partidos políticos que compartimos un objetivo: el del cambio”. Pedro Sánchez, secretario general del PSOE, sigue con ilusión.

Vuelvo, y me ha costado lo suyo, a escribir unas líneas sobre asuntos que me ocupan y preocupan.

No habría aguantado nunca ser un número del SAE sin ella. Ahora empieza otro tiempo. Y sale el sol, aunque haga frio.

El equipo municipal socialista (7 ediles) afronta su primera crisis o algo parecido. 

Usar la ley del embudo es ofensivo, sobre todo para los millones de ciudadanos que deseamos cambios notables en el sistema.

Un mes. O tres semanas. Todo depende, porque la política, la nuestra, es así. Es el tiempo que ha solicitado al presidente del Congreso a Pedro Sánchez para asegurarse los votos que le permitan gobernar.

El que tiene miedo es el capital, lo tienen los banqueros, los poderes fácticos incrustados hasta el tuétano de quienes mandan y mandaron en este país.

De fondo tengo a Eagles (Long road out of Eden, de 2007), una pena la muerte de Glenn Frey, un buen tipo, guitarrista vacilón, grande.

Javier Arenas suelta amarras en Andalucía, deja el timón a Juan Manuel Moreno Bonilla y posiblemente emprende el camino a su jubilación y, antes, a la presidencia del Senado.

"¿Nunca os habéis cruzado con alguien a quien no deberíais haber puteado? Ese soy yo"

Nada es imposible, y menos en política. Los días pasarán y llegará el 13, jornada en la que se constituyen Las Cortes, y veremos si las propuestas sociales de Podemos (coherentes, sensatas y necesarias) son compartidas por la mayoría del arco parlamentario.

España ha entrado en una nueva fase y Mariano Rajoy se enfrenta a la misión ¿imposible? de gobernar.

El trabajito que le cuesta a Carmen Castilla, secretaria general de UGT-A, administrar los marrones heredados de su antecesor Pastrana, más los asuntos judiciales, la bronca mediática y el proceso interno de renovación nacional del sindicato, sin mencionar alguno

De verdad que es emocionante todo lo que se avecina en 2016, cambios globales y, sobre todo, nacionales, tras un 2015 que podríamos ir mandando a tomar por saco (siendo fino).

Hoy me he encontrado con una razón más, un duro argumento para meditar más que nunca mi voto. Fue a primera hora, muy temprano, cuando iba a comprar el pan. Mientras aparcaba se fue acercando a mi ventanilla, no me di cuenta de ello hasta que tuve su rostro en el cristal.