No me abandones

“Si precisas una mano, recuerda que yo tengo dos”. San Agustín de Hipona